Violencia de género

PANORAMA

La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más prevalentes en todo el mundo. No conoce fronteras sociales, económicas ni nacionales. Se calcula que una de cada tres mujeres en todo el mundo sufrirá maltrato físico o abusos sexuales a lo largo de su vida.

La violencia sexista mina la salud, la dignidad, la seguridad y la autonomía de sus víctimas y, aun así, sigue cubierta por un velo de silencio. Las víctimas de la violencia pueden sufrir consecuencias relacionadas con la salud sexual y reproductiva, incluidos embarazos forzados y no deseados, abortos peligrosos, fístulas traumáticas, infecciones de transmisión sexual, como el VIH, e incluso la muerte.

El UNFPA es uno de los principales organismos de las Naciones Unidas que trabaja para profundizar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, así como para abordar las consecuencias físicas y emocionales de la violencia de género. Los programas del UNFPA ofrecen asistencia psicosocial, tratamiento médico y materiales para la atención posterior a las violaciones a las supervivientes, además de promover el derecho de todas las mujeres y niñas a una vida sin violencia ni abusos.

 
La violencia comienza en una fase temprana en la vida de las mujeres
Prevalencia de violencia en que el agresor es la pareja de la víctima a lo largo de toda la vida en mujeres que han tenido pareja en algún momento (OMS, 2013)

GRUPO DE EDAD (AÑOS)

PREVALENCIA (%)

15-19

29.4

20-24

31.6

25-29

32.3

30-34

31.1

35-39

36.6

40-44

37.8

45-49

29.2

50-54

25.5

55-59

15.1

60-64

19.6

65-69

22.2

Amplitud del problema

La cuestión de la violencia de género llega a todos los rincones del mundo. La cantidad de mujeres y niñas afectadas por este problema es escalofriante. Según datos de 2013 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada tres mujeres ha sido golpeada, obligada bajo coacción a entablar relaciones sexuales o maltratada de alguna otra manera, con mucha frecuencia por alguien que ella conoce. Una de cada cinco mujeres ha sido víctima de maltrato sexual en su infancia, según un estudio de 2014.

Los datos de la OMS también indican que las mujeres víctimas de maltrato físico o abuso sexual tienen un 16% más de probabilidades de tener un niño con bajo peso al nacer; tienen más del doble de posibilidades de sufrir un aborto y, en algunas regiones, un 50% más de probabilidades de contraer el VIH, según un informe de 2013 del ONUSIDA.

La violencia sexista no solo constituye una violación de los derechos individuales de las mujeres y las niñas afectadas. La impunidad de la que gozan los agresores y el miedo que generan sus acciones tiene un efecto sobre todas las mujeres y niñas. También pasa factura a escala internacional, ya que congela la contribución que ellas podrían aportar a la paz, el progreso y el desarrollo internacional.

Apoyo a las víctimas y supervivientes

A pesar del amplio trabajo que llevan a cabo las organizaciones de mujeres, los gobiernos y otros socios, muchas mujeres y niñas sujetas a la violencia siguen careciendo de acceso a servicios esenciales en apoyo a su seguridad, su salud y su acceso a la justicia. En respuesta a esas necesidades, el UNFPA y ONU Mujeres iniciaron el Programa Mundial Conjunto de las Naciones Unidas sobre Servicios Esenciales para las Mujeres y las Niñas Víctimas de la Violencia. En colaboración con socios de las Naciones Unidas, el programa está elaborando guías para mejorar el acceso de las víctimas a estos servicios y asegurar la calidad de estos, en particular en lo referente a los servicios de salud y de acceso a la justicia (incluidos el acceso a la protección policial y a la asistencia jurídica), a los servicios sociales (como asesoramiento sicosocial, líneas directas de ayuda y casas de seguridad), así en las esferas de coordinación y gobernanza.

El UNFPA aborda la violencia de género desde distintos frentes, incluidos programas que se centran en la salud sexual y reproductiva. Los servicios de salud se encuentran entre los primeros lugares a los que acuden las víctimas de violencia en busca de ayuda. El UNFPA es el principal organismo de las Naciones Unidas en el ámbito de los derechos y la salud sexual y reproductiva, lo que le concede oportunidades inestimables para llegar hasta las mujeres y niñas víctimas. Además, la mayoría de las mujeres, también en las áreas remotas, tienden a buscar servicios de planificación familiar o de asistencia materna al menos una vez en la vida, lo que hace que los servicios de salud reproductiva sean un punto de entrada fundamental para la asistencia e información relacionada con la violencia. 

Los programas de salud apoyados por el UNFPA ofrecen información a las mujeres y las niñas sobre sus derechos, incluido el derecho a una vida sin violencia. Los programas del UNFPA también proporcionan suministros y materiales esenciales relacionados con la salud, incluidos materiales para la atención posterior a una violación, para ayudar a las supervivientes de la violencia sexista. Asimismo, el UNFPA apoya el asesoramiento psicosocial y jurídico. En Rwanda, por ejemplo, el UNFPA trabaja con otros organismos de las Naciones Unidas en centros de atención integral para cubrir todas las necesidades de las supervivientes. Estos servicios suelen ser particularmente esenciales en áreas afectadas por crisis humanitarias, en que la violencia contra las mujeres suele empeorar. En Haití, Uganda, Sierra Leona y Nepal, las respuestas humanitarias del UNFPA incluyen la satisfacción de las necesidades las víctimas de la violencia de género.

Los esfuerzos del UNFPA para abordar la violencia se centran principalmente en las mujeres y las niñas, porque las pruebas apuntan a que están expuestas a un mayor riesgo y tienen menos capacidad para evitar o escapar de los abusos. No obstante, los niños y los hombres también pueden sufrir agresiones sexuales y otras formas de violencia. Mediante la promoción de políticas, la concienciación y las iniciativas juveniles, el UNFPA hace participar a los hombres y los niños no solo en la cuestión de los derechos de las mujeres y las niñas, sino de todos los derechos humanos.

Erradicar la violencia contra las mujeres

La respuesta a la violencia contra las mujeres en entornos humanitarios y de desarrollo es una prioridad estratégica del UNFPA que comprende la eliminación de prácticas nocivas tales como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.  El UNFPA trabaja en 135 países en el combate de la violencia contra las mujeres, y en solo 2015 invirtió más de USD 93 millones en eliminar la violencia de género y las prácticas nocivas. El Fondo también recopila datos para documentar de manera precia incidentes de violencia, y ayuda a elaborar, hacer cumplir y reformar leyes y políticas nacionales sobre violencia sexista. En Mauritania, por ejemplo, el UNFPA apoyó un programa en el que las parteras trabajaban con los imanes para fomentar la movilización contra las violaciones. Esto dio pie al desarrollo del primer conjunto de estadísticas nacionales en la materia y al establecimiento del primer centro de supervivientes.

El UNFPA y otros organismos asociados de las Naciones Unidas llevan las riendas del cambio mundial para acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas. El UNFPA copresidió el Equipo de Tareas Interinstitucional sobre la Violencia contra la Mujer y es un asociado fundamental en la campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres, un esfuerzo internacional encabezado por el Secretario General de las Naciones Unidas. También es miembro de No Más Violaciones: Iniciativa de las Naciones Unidas contra la Violencia Sexual en los Conflictos. Además, el UNFPA preside con frecuencia los Grupos Temáticos de las Naciones Unidas sobre el Género y codirige la coordinación de las respuestas a la violencia sexista, en particular en contextos humanitarios. Asimismo, codirige desde 2007 el Programa conjunto para eliminar la mutilación genital femenina junto con el UNICEF, a través del cual trabaja con las comunidades para fomentar el abandono de la MGF, una práctica nociva que causa lesiones a mujeres y niñas.

Actualizado el 18 de septiembre 2017

Vídeos seleccionados