Fondos y financiación

Todos los fondos del UNFPA son voluntarios. El UNFPA moviliza recursos financieros procedentes de gobiernos y otros asociados para apoyar los programas que procuran lograr los "tres ceros": cero necesidades insatisfechas de planificación familiar, cero muertes maternas evitables, y cero prácticas nocivas y violencia de género, y para acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

Los recursos básicos son las contribuciones sin restricciones. Cada éxito y cada resultado comienzan con la financiación básica. El UNFPA, con una experiencia singular y amplia presencia en más de 150 países, incluso en situaciones de crisis, utiliza la financiación básica para proporcionar eficazmente servicios de salud sexual y reproductiva esenciales a los más necesitados.

Los recursos básicos permiten lograr un alcance mundial y reducir los costos de transacción. Permiten al UNFPA centrarse en el impacto programático, aprovechar recursos adicionales para obtener más resultados y mantener la capacidad de una presencia universal, incluso en contextos frágiles como zonas de conflicto o en situaciones de refugiados. Cada año, el UNFPA lanza una campaña para movilizar recursos básicos de un diverso grupo de donantes.

Movilización de recursos básicos de 2020 

Los recursos no básicos incluyen los siguientes instrumentos de financiación y recaudación de fondos:

Otros recursos incluyen mecanismos de financiación mundial consolidados y modelos e instrumentos de financiación innovadores tales como financiación combinada, bonos para inversiones de impacto, productos financieros y de seguros, emprendimiento social, canjes de deuda y garantías.

El desarrollo sostenible exitoso requiere también alianzas estratégicas dinámicas e inclusivas.

Contenido relacionado

Una partera integrante de un equipo sanitario móvil presta servicios de salud en una comunidad remota. © ARCS Afganistán
Noticias
En el primer trimestre de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 recién llegaba a Afganistán, las inundaciones repentinas estaban causando desplazamientos masivos en todo el país.
Una embarazada recibe un kit de SALAMA en un centro sanitario. © UNFPA Marruecos
Noticias
Cuando la pandemia de la COVID-19 llegó a Marruecos, en marzo, se produjo una alarma en todo el territorio. "Al iniciarse la pandemia, nos preocupamos mucho por nuestra salud", admitió al UNFPA Halima*, una migrante de Madagascar.
Kabita Bhandari imparte una sesión informativa sobre planificación familiar a hombres albergados en un centro de cuarentena en el distrito de Baitadi. © UNFPA Nepal
Noticias
Cuando Kabita Bhandari llegó a un centro de cuarentena de la COVID-19 en el distrito de Baitadi, en el extremo oeste de Nepal, los residentes pensaron que traía alimentos. Pronto se dieron cuenta de que traía otro tipo de suministros esenciales: anticonceptivos.

Pages