News

Mujeres que apoyan a otras mujeres: las cobradoras de autobuses combaten la violencia en Bhután

Mujeres que apoyan a otras mujeres: las cobradoras de autobuses combaten la violencia en Bhután
Kelsang Tshomo es cobradora de autobuses y consejera colaboradora que trabaja para erradicar la violencia de género entre las cobradoras y pasajeras del transporte público. © UNFPA Bhután/Sunita Giri
  • 01 March 2021

THIMPHU, Bhután – La pandemia ha puesto al descubierto muchas verdades dolorosas, sobre todo cuán duro y aislado es el camino cuando atravesamos tiempos difíciles en solitario. Hemos visto de qué modo trabajar de forma solidaria es la manera de llegar más rápido a nuestro destino. Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, homenajeamos a las mujeres que apoyan a otras mujeres, incluso cuando sus propias cargas son y siguen haciéndose cada vez más pesadas. Cuando las mujeres apoyan a otras mujeres, todas somos enaltecidas.

Kelsang Tshomo, cobradora de autobuses, es un ejemplo.

Aumento de las denuncias de violencia

Cuando la reina de Bhután, Su Majestad Gyaltsuen Jetsun Pema Wangchuck, expresó su preocupación por el número de casos de violencia doméstica denunciados durante el primer confinamiento de la pandemia de COVID-19 del verano pasado, la Sra. Tshomo empezó a llamar a sus colegas y amigas con frecuencia para comprobar que estuvieran bien. Si alguna sufría abuso, ella le daba información crucial para buscar ayuda. 

La Sra. Tshomo había participado en una sesión de información sobre la prevención de la violencia basada en el género, organizada por el UNFPA en colaboración con su asociada local sin fines de lucro RENEW (Respect, Educate, Nurture and Empower Women), en la que se le enseñaba que toda forma de abuso contra las mujeres es una violación de los derechos humanos. Para ella fue una revelación, ya que había crecido pensando que la violencia de género era algo normal.

La mayor de cuatro hermanos, la Sra. Tshomo había crecido con la creencia tradicional de que las niñas cuidaban del hogar mientras los niños buscaban oportunidades fuera del hogar. La Sra. Tshomo abandonó la escuela secundaria para ayudar a mantener a la familia y que sus hermanos pudieran completar sus estudios, y después pasó a ser cobradora en Thimphu City Bus Services, donde asumió el papel de consejera de pares de un personal de 87 integrantes.

"La capacitación del UNFPA me hizo comprender que cualquier forma de abuso, sea verbal, emocional, sexual o físico, es inaceptable", manifestó. Según RENEW, las denuncias de violencia de género en Bhután aumentaron casi un 37 % en 2020 con respecto al año anterior.


La Sra. Tshomo y sus colegas conversan sobre temas de violencia de género que una vez fueron temas tabú. Haga clic en la imagen para ver más mujeres apoyando a otras mujeres. © UNFPA Bhután/Sunita Giri

Como consejera, la Sra. Tshomo habla en las reuniones de trabajo para educar a sus colegas sobre las distintas formas de violencia de género y cómo denunciar casos y recibir apoyo psicosocial. "Era considerado un tabú. Tomó tiempo convencer a mis colegas de que la violencia de género afecta tanto a hombres como a mujeres, y de que se necesita que participemos todas y todos para ponerle fin", constató. “Las colegas, algunas de las cuales habían vivido vidas subyugadas, temerosas de sus maridos, ahora sienten confianza y participan en debates durante estas reuniones”.     

Llamamientos sobre ruedas

Ahora ella y su equipo están llevando su apoyo y promoción a sus propias rutas. El acoso y el abuso en los espacios públicos son demasiado comunes en Asia Meridional, según muestran los datos. Esto incluye el transporte público. 

En Bhután, los cobradoras y los conductores de autobuses urbanos interactúan con muchos pasajeros cada día, incluidas mujeres jóvenes vulnerables, y esto las convierte en las personas ideales para promover cambios en la sociedad bhutanesa. 

Las cobradoras (en su mayoría mujeres) y los conductores (todos hombres) reciben información sobre temas tales como abuso verbal o contacto inapropiado. En tales casos, las cobradoras enfrentan a los perpetradores y dan a las víctimas el número de una línea directa de ayuda al que llamar. Ante casos graves, las cobradoras se ponen en contacto directamente con los servicios de protección.

La asociación del UNFPA con Thimphu City Bus Services ha capacitado a 25 cobradoras y conductores de autobuses en torno a medidas de seguridad de la COVID-19, prevención basada en el género y educación sobre salud y derechos sexuales y reproductivos, y se ampliará a 20 autobuses más. También se ha entrenado a 47 taxistas para que busquen señales de abuso en los pasajeros. 

Si bien la respuesta a su promoción ha sido en gran medida positiva, las mujeres mayores con nociones tradicionales de superioridad masculina le dicen a la Sra. Tshomo que no se meta en la vida de las demás. No obstante, esto no le impide continuar difundiendo el mensaje. "Para lograr un cambio real, las mujeres tienen que proporcionarse unas a otras el espacio para compartir, aprender y crecer juntas", declaró. "El apoyo de las mujeres es crucial para garantizar una sociedad segura, equitativa y feliz tanto para hombres como para mujeres". Los autobuses transitan por las mismas rutas día tras día, pero actitudes como la suya pueden hacer que la comunidad llegue aún más lejos.

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X