Noticias

Los derechos humanos y la dignidad deben ser la piedra angular del desarrollo sostenible futuro

Los derechos humanos y la dignidad deben ser la piedra angular del desarrollo sostenible futuro
Una mujer embarazada descansa en el exterior de la salas de maternidad en el centro de salud de Kanungu IV, en Uganda Fotografía: Tadej Znidarcic
  • 22 September 2014

NACIONES UNIDAS (Nueva York) – Según el Dr. Babatunde Osotimehin, Director Ejecutivo del UNFPA, “no podemos hablar sobre desarrollo sostenible sin abordar el empoderamiento de las mujeres, la desigualdad de género y la discriminación y la violencia. No podemos hablar sobre desarrollo sostenible sin garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos de todos”.

Estos comentarios establecieron la tónica del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD), celebrado hoy en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

El período extraordinario de sesiones marca el 20.º aniversario de la CIPD, la conferencia celebrada en El Cairo en 1994, que abrió nuevos horizontes al reconocer que la salud y los derechos sexuales y reproductivos, la igualdad entre los géneros y la igualdad de acceso a la educación constituyen condiciones previas para el desarrollo sostenible.

El período extraordinario de sesiones de hoy reúne a jefes de estado y otros líderes mundiales para evaluar la aplicación del Programa de Acción de la CIPD y renovar su compromiso con la consecución de sus objetivos. Tras la intervención del Dr. Osotimehin, unos 120 presidentes, jefes de gobierno, ministros y otros altos funcionarios de todo el mundo afirmaron la continuidad de su apoyo al programa de la CIPD.

Avance, aunque no el suficiente

En palabras del Dr. Osotimehin, desde la CIPD se ha avanzado enormemente, “ya que la atención ha pasado de centrarse en los datos sobre la humanidad a hacerlo en las vidas humanas, el bienestar humano y los derechos humanos”.

El Director Ejecutivo del UNFPA, el Dr. Babatunde Osotimehin, se dirige a los jefes de estado y a los dignatarios en el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas relativo a la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD). Fotografía: UN Photo/Kim Haughto

En los últimos 20 años, las tasas de mortalidad materna se han reducido prácticamente a la mitad. Cientos de millones de personas han salido de la pobreza y las niñas nunca antes han tenido un mejor acceso a la enseñanza primaria.

Son más las mujeres que se han visto empoderadas para incorporarse a la fuerza de trabajo, adquiriendo cierta independencia económica y mejorando su estatus en sus comunidades.

“Estos avances demuestran lo poderoso que puede ser el desarrollo basado en la dignidad y los derechos humanos”, subraya el Dr. Osotimehin.

Pero a pesar de este avance, todavía persisten amenazas para los derechos y el bienestar de las poblaciones vulnerables de todo el mundo, incluidas las mujeres y las niñas, los pueblos indígenas y las personas que viven en condiciones de pobreza extrema.

“Todavía hay millones de personas que padecen hambre y pobreza, y mueren por causas prevenibles”, apela el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon a los líderes reunidos. “No pueden cubrir sus necesidades básicas, encontrar un trabajo significativo ni acceder a servicios de salud y educación. Son millones las personas que no disfrutan de sus derechos básicos”.

Y en las comunidades más pobres todavía deben abordarse el bajo estatus de las mujeres y las niñas, las elevadas tasas de mortalidad materna y las graves violaciones de los derechos, como el matrimonio infantil. “Debemos hacer frente al hecho de que cada día todavía mueren unas 800 mujeres por causas relacionadas con el embarazo o el parto”, según el Sr. Ban.

“Una de cada tres mujeres del mundo, de todos los países y de todo tipo de origen, sufrirá la violencia física o sexual a lo largo de su vida”, afirma el Dr. Osotimehin.

“La igualdad entre los géneros no se ha alcanzado plenamente en ninguna parte del mundo”, añade, “y en algunos lugares se corre el riesgo de retroceder lo avanzado”.

Acción para la sostenibilidad

La desigualdad de ingresos también está aumentando rápidamente y amenaza la sostenibilidad a largo plazo. En los últimos 20 años, el 53% de las ganancias han ido a parar a las manos del 5% más rico de la población —y no al 10% más pobre—.

El aumento de la desigualdad incrementa la dificultad para salir de la pobreza extrema. Y pese a que las emisiones causantes del calentamiento climático las provoca una pequeña y acomodada minoría de la población humana, los efectos del cambio climático recaerán de forma desproporcionada sobre las comunidades más pobres y vulnerables.

“El ritmo del cambio climático y la degradación ambiental demuestra que no podemos mantener un sistema en el que los que más tienen continúan extrayendo cada vez más de nuestros agotables recursos”, afirma el Dr. Osotimehin. “No podremos alcanzar el desarrollo sostenible hasta que exista una distribución equitativa para todas las personas y todas puedan desarrollar su potencial”.

Los líderes instaron a que los derechos humanos y la dignidad sigan jugando un papel fundamental en las iniciativas de desarrollo futuras. Mientras el mundo elabora sus planes de desarrollo para después de 2015, los responsables políticos deben recordar la importancia de invertir en la salud, la educación y los derechos de las comunidades vulnerables.

Estas inversiones no solo mejoran las perspectivas económicas de las personas, sino también su resistencia ante las consecuencias del cambio climático y su capacidad para actuar como agentes efectivos del avance.

“Estas cuestiones deben situarse en el centro de la agenda para después de 2015, a fin de garantizar que las generaciones actuales y futuras están formadas por personas resilientes, adaptables, innovadoras y creativas capaces de construir sociedades flexibles”, afirma el Dr. Osotimehin. “Si lo conseguimos podremos abordar cualquier reto al que se enfrente nuestro mundo, tanto en la actualidad como en el futuro”.
 

 

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X