Noticias

Las y los adolescentes con preguntas encuentran respuestas a través de la educación sexual transmitida en vivo en China

Las y los adolescentes con preguntas encuentran respuestas a través de la educación sexual transmitida en vivo en China
“Puberty, menstruation, sexuality – people won’t talk about it,” says Ms. Xiaohong Shi, an instructor on UNFPA’s pilot project on CSE. “But they want to learn. In their hearts, all of them are very curious.” Ms. Shi has taught sexuality education to more than 5,000 students and adolescents. She's been a certified mental health counsellor, social worker and supervisor in Qinghai province since 2015. ©UNFPA China
  • 28 Diciembre 2021

PROVINCIA DE QINGHAI, China – “Nunca hablé de sexo con mis amigas ni con mis padres”, adelantó Cairen, una niña de 15 años que cursa el 9º grado en la provincia china de Qinghai. “La sexualidad es un tema tabú”.
 
Su experiencia es compartida por muchas adolescentes de toda China que viven la crítica transición a la edad adulta. En la provincia de Yunnan, Tu, de 14 años, admitió que, de vez en cuando, habla con sus amigos sobre sexo, pero “la conversación termina” después de unas pocas palabras.
 
Sin embargo, debajo de ese silencio las preguntas sobre sexualidad y relaciones seguían latiendo tanto para Cairen como para Tu, y para muchos de sus amigos. Tu quería saber cómo evitar contraer el VIH. Cairen sentía necesidad de entender más acerca de la menstruación.
 
Cuando se les ofreció una oportunidad de aprender más, la aprovecharon. Ambos participaron en un innovador curso de ocho sesiones en directo sobre educación sexual integral. El curso, creado por el UNFPA en asociación con Marie Stopes International, abarca una serie de temas que las y los adolescentes de todo el mundo desean conocer, tales como cómo funciona la reproducción, cómo utilizar los anticonceptivos, cómo negarse a tener una relación y lo que significa si una persona se siente atraída por otra del mismo sexo.

Students raise their hands, interacting with a course on the large screen in their classroom.
El proyecto piloto ofreció un curso de ocho sesiones en vivo que siguió las normas internacionales y ayudó a las y los maestros y a las escuelas con el apoyo que necesitaban.  ©UNFPA China

“Todas nuestras preguntas fueron respondidas”, afirmó Cairen, quien apreció especialmente que el curso estaba en línea, ya que “no es tan embarazoso cuando el instructor aparece en una pantalla”.

Las lagunas de conocimiento refuerzan la desigualdad

A pesar de su rápido desarrollo, China, al igual que muchos países, no se ha mantenido a la altura cuando se trata de proporcionar a las y los adolescentes información precisa y completa sobre salud sexual y reproductiva y derechos conexos. Los tabúes que hablan abiertamente sobre estos temas son persistentes, y tienen consecuencias que incluyen altas tasas de embarazos no planificados, abortos, VIH e infecciones de transmisión sexual.
 
Las lagunas de conocimiento también refuerzan la desigualdad de género, por lo cual las niñas que no son conscientes de sus derechos son vulnerables a quedar atrapadas en relaciones abusivas. Las jóvenes que no cuentan con información precisa sobre sus cuerpos corren el riesgo de un embarazo no planificado.
 
Algunas de las disparidades más agudas en el acceso a la información se han registrado en las zonas rurales, lugares como en los que viven Cairen y Tu, pero el UNFPA vio una oportunidad en la rápida modernización de las escuelas rurales en China. Incluso antes de la COVID-19, ya estaba en marcha una campaña para hacer más común el aprendizaje en línea, y desde entonces se ha acelerado.
 
Esto hizo posible considerar un curso en vivo que pudiera llegar a zonas remotas y ofrecer materiales de alta calidad. Se creó a partir de un modelo diseñado y probado originalmente por jóvenes innovadores en un Campamento de Entrenamiento para la Innovación del UNFPA en Alemania. Posteriormente, el proyecto fue seleccionado para su ejecución en el marco de un desafío mundial de innovación patrocinado por el Fondo de Innovación del UNFPA, y se convirtió en parte de una iniciativa a nivel de toda la organización para repensar las formas de llegar a las y los jóvenes y poner fin a la necesidad insatisfecha de planificación familiar.

Girls in a classroom pay close attention to their instructor.
En la primera fase se impartió el curso en línea en cinco escuelas intermedias de las provincias de Qinghai, Sichuan y Yunnan. ©UNFPA China

Adaptado a las necesidades locales

No obstante, el programa no fue simplemente desplegado sin más en China, sino que fue adaptado cuidadosamente para adecuarlo a la dinámica social local en China, con consultas en profundidad con directores de escuela, maestras, maestros y estudiantes. Esto dio lugar a un curso médicamente preciso, localmente aceptable, culturalmente sensible y basado en los derechos humanos sobre educación sexual integral. Es el primero de su tipo en China, y se adhiere a las normas internacionales basadas en una investigación sólida. El curso pone énfasis en fomentar la igualdad de género y el desarrollo de habilidades prácticas relevantes, como la comunicación.
 
Un programa piloto inicial en 2020 involucró a más de 400 estudiantes de escuela intermedia en tres provincias de China Occidental. Las y los estudiantes que tomaron el curso informaron beneficios inmediatos en términos de conocimiento y confianza en torno a sus cuerpos y opciones.

Una niña de octavo grado expresó su alivio al tener finalmente una alternativa a la información en línea. “Mucha de la información en Internet es negativa”, lamentó. “En la clase, el tutor nos dice qué tipo de conocimiento es apropiado para qué edad… [según] un estándar científicamente confiable.”
 
Las y los maestros también han acogido adecuadamente el curso. Como profesora de biología, Xinzhi Hu había tenido problemas anteriormente con las lagunas en la educación sexual y había intentado enseñar el tema por su cuenta.
 
Ella también recibió con beneplácito la oportunidad de comenzar a responder preguntas que empoderarán a sus estudiantes ahora y por el resto de sus vidas. “Quiero ver impartir la educación sexual en todas las escuelas de China”, comentó. La razón es simple: “funciona”

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X