Noticias

En mitad de la violencia y del colapso económico, las mujeres y niñas en Haití necesitan ayuda urgente

En mitad de la violencia y del colapso económico, las mujeres y niñas en Haití necesitan ayuda urgente
La distribución de kits de higiene personal y de maternidad comienzan en la zona de Cité Soleil de la capital, Puerto Príncipe, debido a que la violencia de bandas de los últimos meses ha puesto en peligro el ya de por sí limitado acceso a servicios sanitarios esenciales para las mujeres y niñas. UNFPA/Jhunie Laura Ganeme
  • 16 Agosto 2022

PUERTO PRÍNCIPE, Haití – Mientras que la economía de Haití se tambalea al borde del colapso y los servicios esenciales se desmoronan, los habitantes de la capital, Puerto Príncipe, están atrapados en un horrible fuego cruzado, el de la violencia emergente de bandas, con un número cada vez mayor de asesinatos, secuestros, violaciones y desplazamientos forzados.

El acceso a los pocos centros sanitarios y hospitales que todavía están en funcionamiento se ha vuelto peligroso, si no imposible. No poder recibir la atención sanitaria sexual y reproductiva fundamental pone en peligro las vidas de las mujeres y niñas que la necesitan, en especial las de las supervivientes de violencia sexual y las de alrededor de 85.000 mujeres embarazadas, de las cuales se espera que unas 30.000 den a luz en mitad de esta crisis a lo largo de los próximos tres meses.

Una mujer embarazada contó al UNFPA que había perdido todo cuando huyó de su hogar: su esposo fue asesinado por disparos en Cité Soleil y ahora depende completamente de la asistencia humanitaria para sobrevivir. Se ha reportado que mujeres y niñas de tan solo 9 años han sido violadas por bandas con el propósito de provocar terror y como forma de venganza en aquellos vecindarios controlados por rivales.

Haití ya cuenta con la mayor tasa de mortalidad materna en América Latina y el Caribe. Ahora, con una intensificación de los enfrentamientos en la capital y muchos servicios esenciales y centros sanitarios todavía dañados o destruidos en el sur del país tras el terremoto del pasado año, las necesidades humanitarias son muy elevadas: más de 4,9 millones de personas necesitan actualmente asistencia, incluidas alrededor de 1,3 millones de mujeres en edad reproductiva.   

El UNFPA distribuye suministros y ayuda 

La zona de Cité Soleil en la capital alberga a más de 250.000 personas y ha sufrido algunos de los enfrentamientos más violentos, con cientos de muertos, heridos o desaparecidos. Al menos 17.000 personas de la zona de Puerto Príncipe han sido forzadas a abandonar sus casas durante los últimos meses y se han refugiado en campamentos improvisados o con familiares; mientras tanto, la extrema inestabilidad se hace cada vez más fuerte.

Sin acceso a servicios esenciales, la salud, el bienestar y la supervivencia de mujeres y niñas se ven peligrosamente comprometidas. El personal del UNFPA sobre el terreno ayuda a las supervivientes de violencia de género a solicitar asistencia jurídica, psicosocial y médica, distribuye suministros médicos y lámparas solares en los campamentos de desplazados y asegura las opciones de evacuación para garantizar que las mujeres embarazadas con complicaciones reciban atención de emergencia obstétrica y al recién nacido.

A young girl carries a backpack with supplies.
Los kits de higiene personal del UNFPA contienen productos sanitarios y de higiene femenina, mientras que los kits de maternidad incluyen artículos de cuidado para mujeres embarazadas, madres recientes y recién nacidos. UNFPA/Jhunie Laura Ganeme

Se han distribuido cientos de kits de higiene personal y de maternidad en cuatro campamentos de desplazados en la capital, Puerto Príncipe, con el objetivo de ayudar a las mujeres y niñas más vulnerables que huyeron de sus hogares aterrorizadas y sin tiempo suficiente de recoger si quiera sus pertenencias más imprescindibles. Los kits de higiene personal contienen productos sanitarios y de higiene femenina, mientras que los kits de maternidad incluyen artículos de cuidado para madres y recién nacidos; el contenido de ambos kits está pensado para que a cada mujer le dure tres meses.

Un llamado a la solidaridad 

Para garantizar los servicios de salud sexual y reproductiva para mujeres y niñas atrapadas en zonas que de otro modo serían inaccesibles, se implementarán ocho clínicas móviles, que reciben el apoyo del UNFPA, y en colaboración con centros sanitarios locales. El UNFPA también prepara a defensores de la comunidad para que generen conciencia sobre los riesgos y las medidas de protección contra la violencia de género, así como para que informen sobre los servicios sanitarios y lugares seguros disponibles para la recuperación de las supervivientes.

Más allá de la respuesta inmediata, debe hacerse mucho más para evitar que la crisis escale de manera incontrolable. Se necesita urgentemente poder llegar de manera segura a los trabajadores sanitarios y financiación para prevenir las elevadas tasas de embarazos no intencionales y muertes maternas y proteger a las mujeres y niñas de la violencia sexual.

El Representante del UNFPA en Haití, Saidou Kaboré, dijo sobre la actual crisis: «Ninguna mujer debería morir dando vida. Ninguna mujer debería ser sometida a violaciones u otras formas de violencia de género. El UNFPA está comprometido con mejorar los servicios de salud y de protección y con salvar vidas».

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X