Noticias

5 cosas que no sabías sobre la mutilación genital femenina

5 Febrero 2019
Author: UNFPA
Asha organiza los instrumentos que utiliza para realizar la mutilación genital femenina en Somalia. © UNFPA/Georgina Goodwin
Asha organiza los instrumentos que utiliza para realizar la mutilación genital femenina en Somalia. © UNFPA/Georgina Goodwin

NACIONES UNIDAS, Nueva York – Con demasiada frecuencia, el primer mensaje que una niña recibe sobre su cuerpo es que es imperfecto: que es demasiado gordo o demasiado delgado; que ella es demasiado oscura o demasiado pecosa. Sin embargo, para algunas niñas el mensaje es que, para ser aceptadas por la comunidad, sus cuerpos deben ser cortados, alterados e incluso reformados a través de una práctica conocida como mutilación genital femenina (MGF). 

En lo que a menudo se considera un rito de iniciación, la MGF puede dar lugar a graves complicaciones de salud, incluidas infecciones, dolor crónico e infertilidad. Puede incluso llegar a ser mortal.

A pesar de ser reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos, unos 200 millones de niñas y mujeres vivas hoy en día han sido sometidas a la MGF y, si persisten las tasas actuales, se estima que 68 milliones más serán sometidas a esta práctica entre 2015 y 2030.

A continuación cinco cosas que usted debe saber acerca de la MGF:

Niñas en una escuela en Kenya en que muchas alumnas están recibiendo apoyo después de escapar
de casa para evitar la MGF y el matrimonio infantil.. © UNFPA Kenya/Douglas Waudo 

1. La MGF se presenta en formas distintas.

Se considera mutilación genital femenina todo procedimiento que involucre la extirpación total o parcial de los genitales externos femeninos u otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. Existen cuatro tipos de MGF:

Tipo I, también llamada clitoridectomía, implica la extirpación parcial o total del clítoris y/o el prepucio.

Tipo II, también llamada escisión, es la extirpación parcial o total del clítoris y los labios menores. 

Tipo III, también llamada infibulación, es el estrechamiento del orificio vaginal con un sello cobertor. El sello se forma cortando y recolocando los labios menores y/o los labios mayores. Más adelante en la vida, a las mujeres con infibulación pueden cortarlas en la noche de bodas y/o antes del parto. 

Tipo IV es cualquier otro procedimiento nocivo para los genitales femeninos con fines no médicos, como pinchazos, perforaciones, incisiones, raspado o cauterización.

Los tipos I y II son más frecuentes, pero varían entre los distintos países y comunidades. El tipo III —la infibulación— lo sufre alrededor del 10 % de todas las mujeres afectadas.

Latifatou Compaoré, de 14 años, en Burkina Faso, fue inspirada por su madre para hacer un
llamamiento en favor del abandono de la MGF. Grabó una popular canción acerca de poner fin
a esa práctica. Luca Zordan para el UNFPA

2. La MGF surge de la desigualdad de género y la perpetúa.

Allí donde se practica, la MGF cuenta con el apoyo de hombres y mujeres, generalmente sin cuestionamiento, pero las razones de la práctica a menudo están arraigadas en la desigualdad de género

En algunas comunidades, se usa para controlar la sexualidad de las mujeres y las niñas. A veces es un prerrequisito para el matrimonio, y está estrechamente vinculada con el matrimonio infantil. En algunas sociedades, la MGF tiene como base mitos acerca de los genitales femeninos, por ejemplo, que un clítoris sin extirpar crecerá hasta el tamaño de un pene, o que la MGF aumentará la fecundidad. Otras consideran a los genitales externos femeninos algo sucio y feo.

Cualquiera que sea la razón, la MGF viola los derechos humanos de las mujeres y las niñas y las priva de la oportunidad de tomar decisiones críticas e informadas acerca de sus cuerpos y sus vidas.

"Las niñas deben crecer tal como vinieron al mundo," asegura Marinela Panchi Cortés, mujer la
cultura emberá en Colombia. Algunos miembros de su comunidad practican la MGF.
© UNFPA/Daniel Baldotto 

3. La MGF no es un problema "allí".

La práctica precede el surgimiento del cristianismo y el Islam. Se dice que algunas momias egipcias muestran características de MGF. Historiadores como Herodoto afirman que, en el siglo V A. de C., los fenicios, los hititas y los etíopes practicaban la circuncisión.

También se ha informado que se adoptaron ritos de circuncisión en las zonas tropicales de África, en las Filipinas, que los adoptaron algunas tribus en el Alto Amazonas al igual que mujeres de la tribu Arunta en Australia, e incluso los antiguos romanos y árabes. Incluso en época tan reciente como la década de 1950, la clitoridectomía se practicaba en Europa occidental y los Estados Unidos para el tratamiento de ciertas dolencias, entre ellas los trastornos mentales y sexuales. 

Hoy en día, la práctica se encuentra en comunidades de todo el mundo, y aunque a menudo se piensa que está relacionada con el Islam, este no la refrenda, en tanto que muchas comunidades no islámicas la practican. Sin embargo, ninguna religión promueve o tolera la MGF, y muchos líderes religiosos la han denunciado.

En Indonesia, una partera explica que la MGF no es recomendable. Captura de pantalla de
la película Sunat Perem, de 2015.

4. No existe la MGF "segura".

Independientemente de dónde se realice y quién la lleve a cabo, la MGF tiene serias implicaciones para la salud sexual y reproductiva de las mujeres y las niñas.

Los efectos de la MGF varían en función del tipo de intervención, la experiencia del profesional y las condiciones en que se realice. Las complicaciones pueden abarcar dolor grave, conmoción, hemorragia, infección, retención de orina y mucho más. En algunos casos, la hemorragia e infección pueden ser lo suficientemente graves como para causar la muerte. Los riesgos de largo plazo comprenden complicaciones durante el parto y efectos psicológicos.

Tradicionalmente, la MGF la lleva a cabo un miembro de la comunidad designado a tal efecto, a veces utilizando instrumentos rudimentarios, como hojas de afeitar, a menudo sin anestesia ni antisépticos, pero también pueden realizarla médicos, en lo que se conoce como "MGF medicalizada". Sin embargo, incluso en esos casos, puede haber consecuencias graves para la salud

Además, el hecho de que personal médico realice la MGF erróneamente pueden transmitir el mensaje de que la práctica es médicamente saludable, lo que contribuye a consolidarla aún más.

Las comunidades pueden elegir colectivamente abandonar la MGF. Como resultado del compromiso
impulsado por la comunidad con el Programa Mundial Conjunto del UNFPA y el UNICEF para
Poner  Fin a la Mutilación Genital Femenina, más de 20 000 comunidades han hecho declaraciones
públicas en que abandonan la práctica. Lucas Zordan para el UNFPA.

5. Se puede abandonar la práctica de la MGF.

Para las familias puede ser difícil negarse a mutilar a sus hijas. Quienes rechazan la práctica puede enfrentar una condena o incluso el ostracismo, y sus hijas podrían ser consideradas inadmisibles para el matrimonio. 

Sin embargo, hay maneras de poner fin a la MGF.

El abandono colectivo, mediante el cual toda una comunidad decide no practicar la MGF, es una manera eficaz de poner fin a la práctica, y garantiza que ninguna niña o familia se vean perjudicadas por la decisión. 

En 2008, el UNFPA y el UNICEF establecieron el Programa Mundial Conjunto para Poner Fin a la Mutilación Genital Femenina, el mayor programa mundial para acelerar el abandono de la MGF y ofrecer atención a las mujeres y niñas que viven con sus consecuencias. Hasta la fecha, el programa ha ayudado a que más de 3 millones de niñas y mujeres reciban servicios de atención y protección contra el MGF. Más de 30 millones de personas en más de 20 000 comunidades han hecho declaraciones públicas de abandono de la práctica. 

Con el apoyo del UNFPA y otros organismos de las Naciones Unidas, muchos países han aprobado leyes que prohíben la MGF y han elaborado políticas nacionales dirigidas a lograr su abandono, pero las leyes no tendrán éxito por sí solas. Hay que hacer más para poner fin a esta práctica nociva, y cada persona puede emprender acciones en ese sentido. Únase al movimiento para poner fin a la mutilación genital femenina.