Noticias

En Yemen las inundaciones agravan la vida de decenas de miles de personas que ya huyen de un conflicto brutal

Para las actividades de socorro de emergencia por inundaciones en Al Jawf (Yemen) se han organizado entregas de kits que contienen artículos básicos de higiene y salud, ropa y comidas listas para el consumo. © UNFPA Yemen
  • 06 Septiembre 2022

SANA’A, Yemen – “El cielo estaba muy nublado, y de repente una fuerte lluvia arrasó nuestros refugios. Todo lo que poseíamos (documentos personales, mantas, alimentos) quedó destruido”. 

Qubool, de 42 años, es la única sostén de sus seis hijos. Cuando estallaron los combates cerca de su aldea a principios de enero, huyó con su familia en busca de seguridad. 

Desde entonces han estado viviendo en el campamento de desplazados de Baga, en la gobernación de Al Dhale, en el sudoeste del Yemen. Pensando en esa traumática llegada, Qubool dijo: “Lo abandonamos todo. No tenía nada conmigo que pudiera satisfacer las necesidades más importantes de la vida, como comida o medicamentos”.

No obstante, además de quedar desarraigados y privados de sus pertenencias, la precaria situación de la familia pronto iba a recibir otro golpe: se cuentan entre las decenas de miles de personas ya desplazadas por el agotador conflicto en Yemen que han perdido sus hogares y sus posesiones debido a las lluvias torrenciales que azotan vastas zonas del país.

Desde abril, las inundaciones repentinas han asolado la infraestructura crítica, incluidas las carreteras, las fuentes de agua y los centros de atención de la salud. De las más de 300.000 personas afectadas por la emergencia, más de la mitad son mujeres y niñas, muchas de las cuales ya han sido desplazadas varias veces y se encuentran en un estado físico y psicológico vulnerable.

Haciendo frente a las crisis

Una mujer habla con los trabajadores humanitarios.
Una mujer desplazada por las inundaciones repentinas de agosto habla con el personal del UNFPA fuera de su refugio temporal en Marib, Yemen. © UNFPA Yemen

Para llegar a las personas desplazadas por las inundaciones, el UNFPA está dirigiendo un Mecanismo de Respuesta Rápida multiinstitucional de carácter humanitario junto con el UNICEF y el PMA. Los equipos están distribuyendo kits con ropa para las mujeres y artículos esenciales de higiene, como jabón y toallas sanitarias, junto con bidones y alimentos listos para comer. Cada kit está diseñado para cubrir las necesidades básicas de una familia durante cinco a siete días y ayudar a aliviar su terrible experiencia.

Eman, de 28 años, es de la gobernación occidental de Al Hudaydah y recibió un kit después de que las lluvias destruyeran el techo de la casa abandonada donde ella y su familia se habían refugiado de la violencia.

Describió sus vidas antes del conflicto como simples pero felices: le apasionaba su trabajo como modista, y su esposo, Mohammed, dirigía una pequeña pero exitosa tienda de verduras; pero a medida que los combates se acercaban a su aldea, la familia se vio obligada a huir a la gobernación de Amran, más al norte.

“No tuve otra opción que vender mi preciosa máquina de coser para ayudarnos a pagar el transporte. Fue un momento difícil. Perdí mi única fuente de ingresos”, se lamenta Eman.

El cambio de lugar y en sus vidas los sacudieron. De repente, desempleados, aislados y preocupados por la salud de sus hijos, sin un techo seguro, dejó a los padres jóvenes con una opción imposible.

“Tuve que decidir entre dar de comer a mi familia o gastar el dinero para evitar que la lluvia inundara nuestra casa”, explicó Mohammed.

Eman señaló que los equipos de respuesta rápida ayudaron a su familia durante un período desgarrador. “Este kit llegó a tiempo y nos ha ayudado a comer y vestirnos, ya que perdimos todo lo que teníamos. Esperamos que con el tiempo podamos volver a ser autosuficientes”, dijo al UNFPA.

Las mujeres y las niñas sufren las consecuencias más rudas

Tiendas de campaña en una zona inundada.
Tiendas instaladas en un campamento para personas que perdieron sus hogares a causa de las inundaciones en Al Jawf, Yemen. © UNFPA Yemen

Después de casi ocho años de conflicto y con el aumento de los desastres climáticos, unos 23 millones de personas en Yemen necesitan asistencia humanitaria inmediata. Millones de personas han perdido sus hogares, la economía se ha derrumbado y el sistema de salud apenas funciona.

De los 4,3 millones de personas desplazadas dentro de Yemen, más de las tres cuartas partes son mujeres y niños. En la actualidad, unos 1,3 millones de mujeres están embarazadas, de las cuales casi 200.000 corren el riesgo de desarrollar complicaciones que pongan en peligro la vida, pero tienen un acceso precario a los servicios de salud reproductiva (si es que tienen alguno).

El Mecanismo de Respuesta Rápida dirigido por el UNFPA se ha activado en 16 gobernaciones afectadas por las inundaciones y en más de 100 distritos de todo Yemen. Desde mediados de julio, más de 50.000 personas han recibido ayuda gracias a los aportes económicos de la Unión Europea, USAID y el Fondo Humanitario de Yemen, y miles de personas han sido remitidas a servicios de salud y protección.

Sin embargo, una grave escasez de fondos significa que incluso los programas esenciales se han reducido, poniendo en peligro las vidas especialmente de las embarazadas, los recién nacidos y las sobrevivientes de la violencia de género, ya que los servicios se reducen y el personal de atención no puede llegar a quienes necesitan apoyo urgentemente. Hasta septiembre de 2022, el UNFPA había recibido sólo un tercio de los 100 millones de dólares necesarios para garantizar la asistencia en materia de salud reproductiva y protección a millones de mujeres y niñas de Yemen.

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X