Noticias

En la catástrofe provocada por los humanos en Yemen, las mujeres y las niñas pagan el precio más alto

26 Febrero 2021
Author: UNFPA
La partera Lena al-Shurmani sostiene a la recién nacida de Abia poco después del parto. Abia perdió mucha sangre durante el parto. © UNFPA Yemen

IBB, Yemen – La partera Lena al-Shurmani recuerda cuando conoció a Abia* en el campamento Al Mawa, en Ibb. Abia tenía 15 años y ocho meses de embarazo. "Estaba muy preocupada", recordó la Sra. al-Shurmani. "Tenía un útero prolapso y estaba gravemente desnutrida".

Abia también estaba preocupada.

"Desde que quedé embarazada, vivía con miedo constante", admitió al UNFPA. "He oído decir que muchas niñas de mi aldea perdieron la vida y sus bebés a mi edad".

El aumento de los combates había obligado a su familia a huir de Taizz al campamento. Allí, relató Abia, "no podíamos permitirnos viajar a un hospital, y no sabíamos dónde había uno".

Esas preocupaciones eran bien fundadas: cuando Abia entró en el labor de parto, comenzó a sangrar profusamente.

¿Parto o pena de muerte?

Seis años de implacable conflicto han convertido a Yemen en el sitio donde tiene lugar la mayor crisis humanitaria del mundo. Más de 20 millones de personas necesitan asistencia humanitaria.

El sistema de salud pende de un hilo: sólo la mitad de los centros sanitarios de Yemen funcionan y, entre los que aún funcionan, sólo el 20 % presta servicios de salud maternoinfantil. Una mujer muere en el parto cada dos horas.

La hambruna que se cierne sobre el país podría empeorar las cosas. Ya más de un millón de embarazadas y madres lactantes están gravemente desnutridas, una cifra que probablemente se duplique a medida que aumente la inseguridad alimentaria.

Sin embargo, la ayuda humanitaria vital ha sido insuficientemente financiada de manera crónica.

Midwife Lena Al-Shurmani looks at a newborn baby swaddled in a pink blanket. The baby is in her mother's arms. Both the midwife and mother are wearing niqab.
La Sra. al-Shurmani y su equipo de extensión visitan a Abia y a su recién nacida para entregarle suministros y restarle servicios. © UNFPA Yemen

En 2020, más de 80 de las 180 instalaciones de salud apoyadas por el UNFPA cerraron debido a las deficiencias de financiación, lo que provocó que más de 1 millón de mujeres perdieran el acceso a la atención crítica y parto seguro. Se han documentado muertes maternas prevenibles en distritos donde se han cerrado estas instalaciones. 

Para el 1.º de marzo, los Gobiernos de Suecia y Suiza, en conjunto con las Naciones Unidas, están convocando una Reunión de Alto Nivel sobre Promesas de Contribuciones para la Crisis Humanitaria del Yemen. El UNFPA está pidiendo más de USD 100 millones para prestar servicios de atención de salud reproductiva y servicios a las sobrevivientes de la violencia, así como socorro de emergencia hasta fines de 2021.

Un golpe de suerte

Al final, Abia tuvo suerte.

Después de que comenzó a sangrar durante el parto, su marido salió apresuradamente a buscar a la Sra. al-Shurmani. La partera llegó donde Abia alrededor de las 2 de la madrugada.

“Perdió la conciencia muchas veces durante el parto. Realmente temía por su vida", recordó la Sra. al-Shurmani.

Por suerte pudo controlar el sangrado.

Abia sobrevivió y dio a luz a una niña sana. "Estoy muy agradecida con la partera", manifestó después. "Ella viajó lejos en medio de la noche para salvar mi vida y la de mi bebé".

El año pasado, a pesar del enorme déficit de financiación, el UNFPA pudo llegar a 3 millones de personas con vitales servicios de salud reproductiva y de protección de las mujeres. Esos esfuerzos fueron apoyados por Canadá, el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia, la Unión Europea, Islandia, Japón, los Países Bajos, Noruega, Arabia Saudita, Suecia, Suiza, los Emiratos Árabes Unidos y Fondo Humanitario para el Yemen.

La violencia de género y el matrimonio infantil van en aumento

Midwife Al-Shurmani holds a baby swaddled in a pink blanket. The baby is crying.
Las necesidades de salud materna y protección de las mujeres y las niñas superan en gran medida los recursos disponibles. © UNFPA Yemen

Esos servicios sólo son posibles gracias a los extraordinarios esfuerzos de mujeres como la Sra. al-Shurmani que, capacitada por el UNFPA para identificar y ayudar a las sobrevivientes de violencia de género, trabaja en un equipo de extensión que presta servicios de salud, atención psicosocial y otros tipos de apoyo.

"Mi trabajo está dirigido a las familias desplazadas más vulnerables y pobres, que viven en campamentos y asentamientos espontáneos, especialmente porque no pueden acceder a los servicios sanitarios", explicó.

Su trabajo es a menudo agotador. "Uno de los principales desafíos que enfrento es salir de noche sin medios de transporte, lo que me obliga a caminar a pie con mis compañeras y compañeros".

El trabajo tiene además una carga emocional. La Sra. al-Shurmani ha visto cómo aumentan drásticamente las vulnerabilidades de las mujeres y las niñas. Las tasas de matrimonio infantil también van aumentando, a medida que las familias luchan contra la pobreza y la inseguridad. Un estudio reciente del UNFPA en tres gobernaciones mostró que 1 de cada 5 niñas desplazadas de entre 10 y 19 años estaban casadas. Entre las comunidades de acogida, la proporción era de 1 de cada 8.

Abia era una de esas niñas, pues se casó hace poco más de un año, a los 14 años. El equipo de extensión de la Sra. al-Shurmani pudo proporcionarle atención psicosocial, ropa cálida y remisiones a asistencia de emergencia con alimentos y dinero en efectivo. 

Lo lamentable es que ese equipo de extensión es el último que aún está operando. Otros tres equipos de divulgación apoyados por el UNFPA en Ibb y Taizz han dejado de prestar servicios debido a la escasez de fondos.

Unas 350.000 mujeres perdieron el acceso a los servicios de violencia de género en 2020, tras el cierre de 12 espacios seguros apoyados por el UNFPA. Se estima que 6,1 millones de mujeres y niñas necesitan esos servicios.

“No solo necesitamos financiación para mantener los servicios, sino que además necesitamos urgentemente ampliar nuestra capacidad para salvar las vidas de las mujeres y las niñas”, recalcó Néstor Owomuhangi, Representante del UNFPA en Yemen.

*Se ha cambiado el nombre para fines de privacidad y protección

Contenido relacionado

Noticias
Casi todas las mañanas durante los últimos seis años, Gabriela Gonzales acude al Centro de Salud Mental Comunitario (CSMC) Honorio Delgado, en el barrio de Jesús María. La doctora Gonzales es una psiquiatra que trata a sobrevivientes de violencia de género,  población que se ha...
Noticias
Fatima Mujawash tuvo una vida muy distinta. Fue bien educada, tiene un diploma en ciencias de laboratorio clínico, estaba felizmente casada y tiene tres hijos. 
Acontecimientos
Entre las innumerables víctimas de los conflictos armados no hay ganadores, sobre todo las mujeres y las niñas víctimas de militantes que han utilizado la violencia sexual como táctica de guerra, tortura y terrorismo. 

Pages

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookies policy.

X