Noticias

En esta comunidad comorana, la sirena de la ambulancia es un sonido que satisface

3 Septiembre 2019
Author: UNFPA
La ambulancia, suministrada en 2011, ha reducido el costo y la dificultad de recibir atención materna y pediátrica de emergencia. © UNFPA/Nasser Youssouf
La ambulancia, suministrada en 2011, ha reducido el costo y la dificultad de recibir atención materna y pediátrica de emergencia. © UNFPA/Nasser Youssouf

OUZIOINI, Comoros – ¿Quién no ha oído la sirena de la ambulancia de Ouzioini? El vehículo transporta a mujeres y niños hasta cinco veces a la semana a unos 50 kilómetros, desde el distrito rural de Ouzioini a la capital, Moroni, para atención materna y pediátrica urgente.

El singular tono bajo de la sirena de la ambulancia es un sonido de satisfacción para los residentes de Ouzioini, quienes, hasta el 2011, tenían que encontrar sus propios medios de transporte para acudir a la atención de emergencia, lo cual significaba un gran gasto. 

"Ya no estamos en la situación que antes enfrentábamos, cuando los pacientes se veían obligados a pagar más de 50.000 francos comoranos para alquilar un vehículo que los evacuara a Moroni. A veces los pacientes morían porque no encontraban un vehículo a tiempo", rememoró la partera Assiata Chissi. 

La mayoría de los pasajeros de la ambulancia son mujeres con complicaciones del embarazo. "Ahora, en cuanto vemos que un paciente debe ser evacuado, usamos directamente nuestra ambulancia", indicó.

"La primera vez que acompañé a la esposa de mi hermano mayor a dar a luz, tuvo complicaciones y no había ambulancia", recordó Mariam Abdou, residente local. "Tuve que alquilar un vehículo por 40.000 francos comoranos. Cuando llegamos al Hospital Elmaarouf, en Moroni, el bebé y su madre ya habían sufrido mucho". 

La segunda vez que su cuñada necesitó atención de la salud materna urgente, el costo ya no era motivo de preocupación. Con la ambulancia, "la llevamos a Moroni," afirmó la Sra. Abdou.

Ahora los servicios de partería están disponibles las 24 horas del día, los siete días de la semana. © UNFPA/Nasser Youssouf

Mejorar la atención en Ouzioini

Hasta hace poco tiempo, el Centro de Salud de Distrito Ouzioini, que abarca 19 aldeas y miles de personas, no estaba totalmente equipado para ayudar a mujeres y niños con necesidad de atención. La ambulancia suministrada por el UNFPA ha sido "un gran paso de avance para el Centro", reconoció Abdoulhwahabi Mohamed Youssouf, jefe médico del Centro. 

Se están realizando otros esfuerzos para mejorar la atención sanitaria. "Esperamos reducir las evacuaciones al ofrecer servicios de buena calidad en el centro. Tenemos que capacitar a más personal y motivar al personal a superar todos los desafíos del presente", añadió el Dr. Youssouf.

El UNFPA está ayudando a mejorar el Centro de Salud al proporcionar "equipos médicos, equipos para la sala de maternidad y todos los productos anticonceptivos," indicó Allaouia, la partera principal.

El UNFPA también ha subvencionado el costo de kits de parto estériles que contienen suministros para garantizar un parto seguro, tales como láminas de plástico, guantes, navajas de afeitar y una manta. 

Los ahorros han permitido que el Centro de Salud adquiera una máquina de ultrasonido para que las madres embarazadas ya no tengan que viajar a Moroni para esos servicios. 

Las parteras salvan vidas

Desde 2016, el UNFPA ha ayudado también a pagar los salarios de dos de las parteras del equipo de maternidad del Centro de Salud, permitiendo así que el centro funcione las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

"En la sala de maternidad prestamos atención a las mujeres embarazadas. Prestamos atención prenatal, de parto, y planificación familiar", explica la Sra. Chissi.

Las parteras son muy queridas por la comunidad. De hecho, la Sra. Chissi (que es ampliamente conocida por el apodo de madre Amina) se retiró de su papel como partera del estado, pero regresó a tiempo parcial por solicitud de los residentes locales. 

Su dedicación ha cambiado la vida de sus pacientes. "Cuando empecé a sentir contracciones de parto, fui al Centro de Salud de Ouzioini. La partera me examinó y me dijo que mi situación requería la evacuación a Moroni", recordó Hassanati Hamadi. "Tomamos la ambulancia y, a pesar de la distancia, todo fue muy rápido y no sufrí demasiado. Di a luz por cesárea. Me acompañó Assiata Chissi, quien cuidó de mí todo el camino".

Hoy en día, el equipo de la maternidad puede manejar casi todo lo que recibe.

"En una semana llevamos a cabo un promedio de siete partos, a veces normales y otras con complicaciones," precisó la Sra. Chissi.

El Centro no ha registrado ninguna muerte materna desde 2012.