Noticias

Cómo ser un hombre: los hombres y los niños bolivianos juntos por la erradicación de la violencia de género

Cómo ser un hombre: los hombres y los niños bolivianos juntos por la erradicación de la violencia de género
Los niños y los hombres están desafiando las ideas preconcebidas sobre la masculinidad y la dominación de las mujeres para ayudar así a frenar las altas tasas de violencia contra ellas. © UNFPA Bolivia
  • 22 December 2014

LA PAZ, Bolivia – «Ser mejores hombres puede erradicar el maltrato», dijo Marco Antonio Barrero, Alcalde de Camargo, una pequeña localidad andina de Bolivia. La violencia contra las mujeres –una de las violaciones de los derechos humanos que más prevalecen en el mundo– es un problema especialmente grave en Bolivia. Sin embargo, un programa desarrollado por el UNFPA, las autoridades locales, los activistas y los jóvenes está ayudando a cambiar la mentalidad acerca del valor de las mujeres y de lo que significa ser hombre.

Según un estudio de 2013 realizado por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, Bolivia registra una de las tasas más altas de violencia contra la mujer de Sudamérica. De acuerdo con los datos de 2010 ofrecidos por el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades, aproximadamente 8 de cada 10 bolivianas han sufrido alguna forma de violencia.

La violencia de género suele considerarse un asunto de mujeres. Sin embargo, las ideas arraigadas sobre la masculinidad son parte importante del problema. Las pruebas ponen de manifiesto que las mujeres se enfrentan a una mayor violencia en lugares donde las normas sociales aceptan la dureza, la dominación y el control de las mujeres por parte de los hombres.
Por eso el UNFPA no solo trabaja con mujeres, sino también con hombres y niños, con el propósito de abordar las normas que contribuyen a perpetuar la violencia de género.

 

Replantearse cómo ser un hombre

En 2013, el UNFPA empezó a trabajar con 150 líderes juveniles –incluidos los de comunidades indígenas marginadas– con objeto de concienciar sobre estos temas. Los líderes juveniles organizan talleres, a veces en las escuelas, donde los adolescentes y los jóvenes hablan sobre sus propias vidas e ideas con respecto a la masculinidad.

Un grupo de chicos asiste a un taller sobre masculinidad en Coroico, Bolivia. © UNFPA Bolivia

A lo largo de los talleres, los asistentes debaten acerca de cómo la expectativa de que los hombres sean dominantes y controladores puede tener efectos negativos tanto en mujeres como en hombres.

Muchos de los adolescentes que participan en estos talleres se sienten inspirados para participar en iniciativas que acaben con la violencia de género en sus propias comunidades.

«Estamos aprendiendo a ser mejores hombres y mejores padres», afirmó un chico de 18 años que participaba en una de las sesiones.

«Nunca creí que ser un hombre significara… pensar tanto en lo que haces y en cómo respetas a hombres y mujeres», añadió.

Las autoridades locales toman medidas

El programa también trabaja de cerca con las autoridades locales. «Invertiremos en sensibilizar a los padres, a los profesores y a la policía para que comprendan la importancia de este tema y también invertiremos en mejorar los servicios para las mujeres víctimas de la violencia», le aseguró el Alcalde Barrero al UNFPA.

En el municipio de Viacha, por ejemplo, el UNFPA está trabajando con las autoridades locales con objeto de construir en 2015 un refugio para las supervivientes de la violencia de género. El UNFPA también ha colaborado con los Servicios Legales Integrales Municipales de Viacha para ampliar y ofrecer una gama de servicios de asistencia, que incluyen el asesoramiento jurídico a las supervivientes.

Además, el UNFPA está fomentando la ampliación de los servicios psicológicos para las supervivientes de la violencia en los municipios de Punata, Coroico, Camargo y Viacha.
Y también se desarrollan medidas preventivas. En la ciudad de Tupiza se está poniendo en marcha una escuela para padres. La escuela, que comenzará su andadura en 2015, enseñará a los padres a disuadir y a abstenerse de la violencia.

El UNFPA también fomenta la formación de los periodistas para ayudarles a que entiendan mejor los temas relacionados con la igualdad de género y los derechos humanos y a que informen de ellos con mayor conocimiento de causa.

«Invertir para prevenir, ese es el modelo que queremos fomentar en nuestra localidad», afirmó el Alcalde Barrero.

 

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X