FGM Annual Report 2018

Acelerar el cambio

Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina del UNFPA y UNICEF

Informe Anual 2018

desplazarse abajo
Icon

Descargar el informe: Inglés Francés

La práctica de la mutilación genital está disminuyendo en todo el mundo. Hoy día, en los 30 países donde todavía es habitual, aproximadamente 1 de cada 3 niñas de 15 a 19 años ha sufrido la mutilación genital femenina (MGF). Esto representa una reducción desde mediados de los años ochenta, cuando la cifra era de 1 de cada 2 niñas. Sin embargo, el crecimiento demográfico en algunos de los países más pobres del mundo conlleva que aumente el número de niñas que sufren la mutilación a menos que se acelere el ritmo de abandono de la práctica. Así, en 2030, habría 68 millones de niñas en situación de riesgo.

Con el fin de proteger los progresos y acelerar la desaparición de la MGF, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) presentaron el año pasado la fase III (2018-2021) del Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina: Acelerar el Cambio.

El Programa Conjunto, la iniciativa mundial más amplia y completa dirigida a eliminar la MGF, desempeña un papel importante en la consecución de la meta 5.3 del Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 sobre la eliminación de las prácticas nocivas, incluida la MGF.

En 2018, el Programa Conjunto continuó aplicando un enfoque integral al cambio de las normas sociales nocivas; la creación de entornos propicios a través de las políticas y la legislación; el apoyo al acceso a servicios integrales; y el empoderamiento de las comunidades para que impulsen el cambio social.

2455 comunidades

que representan 2,8 millones de personas,
declararon públicamente el abandono de la MGF

Icon

560.271

mujeres y niñas se beneficiaron de los servicios de salud relacionados con la MGF

Icon

231.375

accedieron a
servicios sociales

Icon

83.812

a servicios
jurídicos

83.068 niñas

People
Icon

en 4.258 comunidades

adquirieron competencias y conocimientos para defender sus derechos y convertirse en agentes del cambio social

Background

Un compromiso renovado

El Programa Conjunto se basa en la experiencia acumulada a lo largo de un decenio para fortalecer las intervenciones mediante:

  • Reduce la pobreza

    La exigencia de responsabilidades a los gobiernos con relación al cumplimiento de sus obligaciones en materia de eliminación de la MGF

  • Salva vidasSaves lives

    El fortalecimiento de las intervenciones que fomentan la autonomía de las mujeres y las niñas

  • Hace posible la igualdad de género

    Una mayor interacción con los hombres y los niños con el objeto de promover la igualdad de género

  • Estimula el crecimiento económico

    La mejora de la vigilancia comunitaria tras las declaraciones públicas de abandono de la MGF

  • Promueve el desarrollo sostenible

    El desarrollo de un marco para medir el cambio de normas sociales

  • Promueve el desarrollo sostenible

    La atención a tendencias alarmantes, como la medicalización de la MGF y su práctica transfronteriza

El Programa Conjunto actúa en 17 países.

Estos se dividen en tres niveles, de acuerdo con sus necesidades y prioridades. En 2018, las restricciones financieras limitaron las intervenciones del programa a los países del nivel 1. Uganda y Malí recibieron apoyo técnico y financiero a mediados de año.

Nivel 1

Burkina Faso, Djibouti, Egipto, Etiopía, Kenya, Nigeria, Senegal y Sudán

Nivel 2

Eritrea, Gambia, Guinea y Mauritania

Nivel 3

Guinea-Bissau, Malí, Somalia, Uganda y Yemen

=

Resultado 1 Creación de un entorno propicio para la eliminación de la MGF

© Luca Zordan para UNFPA
Photo
Photo
Photo
Photo
 
 

La creación de un entorno propicio para la eliminación de la MGF requiere que, además de promulgar leyes y elaborar políticas, éstas se apliquen.

En 2018, el Programa Conjunto colaboró con los gobiernos a fin de asegurar que disponían de los presupuestos y conocimientos técnicos necesarios para poner en práctica las leyes y políticas, y hacer un seguimiento de su eficacia. El Programa Conjunto promovió la cooperación entre los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y las redes comunitarias en el desarrollo de las políticas y los programas, así como la rendición de cuentas en el plano regional.

Icon

Más de 400 participantes de 33 países se reunieron en la Conferencia de la Unión Africana y el Programa Conjunto de 2018 en Burkina Faso con el propósito de impulsar la acción política en favor de la eliminación de la MGF

Photo
© Luca Zordan para UNFPA

El aumento de la medicalización de la MGF en Egipto

“Mi madre fue mutilada dos veces. Fue algo muy traumático, así que, cuando llegó mi turno, se enfrentó con mi padre”.
Dra. Eman Hashim, Egipto

Gracias a la insistencia de su madre, la Dra. Eman Hashim, que hoy tiene 37 años, se libró de sufrir la MGF. En la actualidad, la MGF, que en su día fue una práctica generalizada, está disminuyendo en Egipto. Se promulgaron penas más duras contra la práctica tras la muerte en 2013 de una niña de 13 años sometida a la MGF en un hospital rural.

Aunque la mayoría de las mujeres de más edad han sufrido la mutilación, sólo el 61 % de las niñas de 15 a 17 años han pasado por ella. No obstante, está aumentando la medicalización del procedimiento, y, en la actualidad, más del 80 % de las intervenciones las realizan profesionales sanitarios de manera clandestina.

El Programa Conjunto ha venido trabajando para cambiar la situación. En 2017, tras una labor de promoción de años, se aprobó la integración de la información sobre el daño causado por la MGF en el plan de estudios de los programas de educación médica. “Es un punto de partida”, comenta la Dra. Hashim, que ha colaborado con el UNFPA en cuestiones de violencia por razón de género.

Del compromiso político a la aplicación y la rendición de cuentas

Introducir y aplicar legislación que penalice la mutilación genital femenina

 

Número de arrestos relacionados con la práctica de la MGF, de casos presentados ante los tribunales, y de condenas y sanciones en todos los países del nivel 1; tendencia desde 2015

A fin de eliminar la MGF, los países deben promulgar y aplicar leyes que prohíban esta práctica. En 2018 se hicieron 131 arrestos, se presentaron 123 casos ante los tribunales y se impusieron 30 condenas y sanciones.

Las leyes que especifican claramente que la MGF es inaceptable pueden contribuir a la eliminación de la práctica. Si bien todos los países del nivel 1, a excepción de Sudán, cuentan con una legislación que penaliza esta práctica, en algunos de ellos la aplicación de la ley presenta deficiencias. En otros, el temor a las penas ha llevado la práctica de la MGF a la clandestinidad.

 

Desarrollar la capacidad para aplicar las leyes y las políticas

 

Número de países del nivel 1 que disponen de planes de acción nacionales con base empírica e indicación de costos para eliminar la mutilación genital femenina, 2018.

Número de países del nivel 1 que cuentan con partidas presupuestarias destinadas a poner fin a la mutilación genital femenina, 2018.

Número de países del nivel 1 que disponen de datos nacionales sobre mutilación genital femenina, 2018.

Número de países del nivel 1 que cuentan con organismos nacionales de coordinación, 2018.

Número de países del nivel 1 que llevan a cabo un examen anual de los programas sobre mutilación genital femenina, 2018.

Las leyes y las políticas deben estar respaldadas por planes, presupuestos, datos, y labores de coordinación y seguimiento de ámbito nacional.

El compromiso político no es suficiente para acabar con la MGF. La elaboración y aplicación de las leyes y las políticas, así como la coordinación de los interesados nacionales —incluidas las comunidades destinatarias— requiere presupuestos, apoyo técnico y promoción.

 

Fortalecer los mecanismos regionales de rendición de cuentas

 
Photo

El Programa Conjunto colaboró con la Unión Africana para reunir a los gobiernos, la sociedad civil y los asociados para el desarrollo en Burkina Faso en octubre de 2018.

La conferencia culminó con una serie de compromisos de los Estados Miembros de la Unión Africana relativos a la adopción de una iniciativa para toda la Unión sobre la eliminación de la MGF; la condena de todas la prácticas nocivas, incluidas las realizadas por profesionales sanitarios; la elaboración de planes nacionales de acción con indicación de costos para apoyar los servicios y la aplicación de la ley; el fortalecimiento de la coordinación con miras a hacer frente a las causas fundamentales de la MGF; y la inversión en medios de subsistencia alternativos para las personas encargadas tradicionalmente de llevar a cabo la mutilación.

“Nosotros, ministros de 22 Estados Miembros de la Unión Africana, junto con Indonesia y Yemen [...], constatamos con urgencia la necesidad de impulsar la acción política y comunitaria, fortalecer y aplicar los marcos jurídicos, movilizar e invertir recursos, y fortalecer la rendición de cuentas y las alianzas con el fin de acelerar la eliminación de la MGF”.

– Llamamiento de Uagadugú a la eliminación de la MGF

 

Aumentar la interacción con la sociedad civil y los jóvenes

 
Photo

Como parte de su crucial papel de convocación, el Programa Conjunto apoya el contacto entre los gobiernos y la sociedad civil, en especial las organizaciones que representan a los jóvenes.

La red de jóvenes Y-PEER (red de educación entre jóvenes) utiliza la educación entre pares y actividades como el teatro y los juegos para educar y fomentar el interés de adolescentes y jóvenes, como los de este grupo en Egipto, en materia de salud sexual y reproductiva, violencia por razón de género y prácticas nocivas, incluida la MGF. © Luca Zordan para UNFPA

 

Fuente de todas las figuras: Base de datos del Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina de UNFPA y UNICEF, 2018.

Resultado 2 Transformar las normas sociales y de género con el fin de eliminar la mutilación genital femenina

© Luca Zordan para UNFPA
Photo
Photo
Photo
Photo
 
 

La eliminación de la MGF requiere una transformación de las normas sociales y de género en favor de los derechos humanos de las mujeres y las niñas. En 2018, el Programa Conjunto siguió con las labores de educación, fomento del diálogo, participación en la formación de consenso, y asistencia en la movilización de las comunidades con el fin de que abandonen la práctica de manera pública y colectiva, con medidas de seguimiento para garantizar un cambio duradero. Se hizo hincapié en afrontar los papeles asignados tradicionalmente a cada género y las relaciones de poder que contribuyen a perpetuar la práctica de la MGF.

Photo
© Campaña © #EndCuttingGirls

Los nigerianos ponen mala cara a la MGF

“Es como una herida abierta que frotas con sal o picante... Tienes un bloqueo psicológico porque lo único asociado con esa parte de ti misma es dolor”.
Akande Adeola, Nigeria

Akande Adeola, superviviente de la MGF, participó en la campaña “Frown Challenge” (Ponle mala cara a la MGF) en Nigeria, donde 20 millones de niñas y mujeres han sufrido la práctica, el equivalente a la décima parte del total mundial.

Esta campaña anima a las y los nigerianas a publicar en Twitter o Instagram una foto de sí mismas con el ceño fruncido, junto con sus observaciones y experiencias respecto de la MGF. Seis meses después de su lanzamiento, la campaña había llegado a más de medio millón de nigerianos y atraído a personas famosas y participantes de todo el mundo. Los mensajes más populares durante su primer año fueron galardonados en una ceremonia especial en 2018, donde también se reconoció a las organizaciones de servicio comunitario que trabajan en torno a esta cuestión.

Los organizadores comentaron que la campaña permite a las personas compartir sus ideas sobre la MGF. “Cuando la gente empieza a manifestarse públicamente, más personas se dan cuenta de que la MGF todavía se practica. Los progenitores ingenuos toman conciencia de por qué deben proteger a sus hijas contra esta práctica”.

De la sensibilización y el diálogo al consenso

Difundir el mensaje

 

© Pacovibs

La televisión, la radio, la prensa, las redes sociales y las artes escénicas pueden transmitir mensajes que den pie a un cambio de comportamiento. La campaña #TouchePasAMaSoeur (No Toques a mi Hermana) en Senegal, desarrollada en colaboración con la organización Parole Aux Jeunes (Los Jóvenes Hablan) —que está dirigida por jóvenes—, utilizó las redes sociales para interesar a personas de todo tipo en la lucha contra la MGF y el matrimonio infantil. En Egipto se produjeron una serie de docudramas que ofrecen a los líderes religiosos una herramienta educativa y de entretenimiento para promover la eliminación de la MGF.

“El lenguaje es un arma”, afirma el rapero senegalés Baaba Maal, cuya canción “Cri de Coeur” (Grito del corazón) denuncia la MGF y la violencia contra las mujeres y las niñas. “No lo uso para destruir, sino para tender puentes y unir a la gente”.

 

Empoderar a las mujeres y a las niñas

 
Photo

Número de niñas que se han beneficiado de un paquete de medidas para el desarrollo de la capacidad, y número de comunidades en las que las niñas se convirtieron en agentes del cambio tras completar el paquete, países del nivel 1.

Más de 83.000 niñas de unas 4.200 comunidades adquirieron conocimientos y habilidades para defender sus derechos y convertirse en agentes del cambio en sus comunidades.

El Programa Conjunto apoyó los clubes de niñas, los diálogos comunitarios, los programas con base en las escuelas, las mentorías y los programas de ritos de iniciación alternativos, así como otras oportunidades de participación de las niñas en sesiones de educación sexual integral, capacitación en derechos humanos, preparación para la vida y desarrollo profesional. Estas iniciativas permitieron que las niñas adquirieran competencias y conocimientos para construir su vida y generar cambio en sus comunidades.

 

Hacer partícipes a los hombres y a los niños

 
Photo

Hombres y niños de Senegal participan en una conversación comunitaria sobre la MGF. © UNFPA Senegal

El Programa Conjunto cuenta con los hombres y los niños para que defiendan la igualdad de género y la eliminación de la MGF mediante el cuestionamiento de las dinámicas de poder en sus propias vidas, en sus comunidades y en la sociedad.

A través de una asociación con la MenEngage Alliance, se introdujeron y ampliaron una serie de redes y coaliciones orientadas a promover la masculinidad positiva y mejorar la salud en Burkina Faso, Etiopía, Kenya, Nigeria y Senegal.

 

Movilizar a las comunidades para eliminar la FGM

 

Número de comunidades en las que los líderes religiosos hicieron declaraciones públicas desvinculando la mutilación genital femenina de las obligaciones religiosas; países del nivel 1.

Número de comunidades en las que los líderes comunitarios o tradicionales denunciaron públicamente la mutilación genital femenina; países del nivel 1.

Número de comunidades en las que se han establecido mecanismos de vigilancia comunitarios tras las declaraciones públicas de abandono de la mutilación genital femenina; países del nivel 1.

Número de comunidades en las que se han establecido mecanismos de vigilancia comunitarios tras las declaraciones públicas de abandono de la mutilación genital femenina; países del nivel 1.

La aceptación de los líderes religiosos, comunitarios y tradicionales es fundamental para cambiar las normas sociales.

En 2018, más de 2.400 comunidades declararon públicamente su abandono de la MGF, lo cual representa un total acumulado de más de 24.000. Tras el abandono de la práctica, los mecanismos de vigilancia de la comunidad respaldan el cambio duradero.

El Programa Conjunto apoya las intervenciones que facilitan un espacio para que las comunidades reflexionen de manera crítica sobre la MGF como violación de los derechos y, en última instancia, declaren de manera colectiva el abandono de la práctica. Así mismo, el Programa Conjunto respaldó el establecimiento de mecanismos de vigilancia tras la declaración con el fin de asegurar que las comunidades no vuelven a practicar la MGF.

 

Fuente de todas las figuras: Base de datos del Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina de UNFPA y UNICEF, 2018.

Resultado 3 Ofrecer servicios de prevención, protección y atención de calidad relacionados con la MGF

© Luca Zordan para UNFPA
Photo
Photo
Photo
Photo
 
 

A través de una labor extensa con los gobiernos y la sociedad civil, el Programa Conjunto asegura que las niñas y las mujeres en situación de riesgo o afectadas por la MGF acceden a servicios de prevención, protección y atención integrales y de calidad.

Los servicios integrales comprenden los de atención de la salud, educación, policía y justicia, junto con los servicios sociales, dentro de un sistema con capacidad para coordinar la prestación de servicios intersectoriales. Los servicios pueden contribuir a promover las normas sociales positivas que protegen la salud e integridad de las niñas y las mujeres, como, entre otras formas, a través de la creación de un grupo de defensores del abandono de la MGF entre los proveedores de servicios de los que dependen las mujeres y las niñas.

Icon

Más de 560.000
mujeres y niñas
se beneficiaron de los servicios de salud relacionados con la MGF; más de 231.000 accedieron a servicios sociales; y cerca de 84.000, a servicios jurídicos.

Photo
© UNFPA/Georgina Goodwin

Los centros de acogida promueven la vuelta segura al hogar

“Durante la temporada de mutilación, la comunidad no ofrece protección. Las niñas que han recibido educación buscan refugio en los centros de acogida”.
Rhobi Samwelly, Tanzania

La defensora de los derechos humanos Rhobi Samwelly, superviviente de la MGF, dirige dos centros de acogida en la región predominantemente rural de Mara, en Tanzania. No quiere que otras niñas sufran la terrible experiencia que ella vivió con 13 años, cuando estuvo a punto de morir desangrada tras sufrir una mutilación.

En Tanzania, Kenya y Uganda, donde la mutilación suele practicarse durante la pubertad, las niñas son lo bastante mayores como para entender el daño que causa la MGF, y a menudo oponen resistencia. Cuando las familias y las comunidades no transigen, los centros de acogida, como los de la Sra. Samwelly, ofrecen refugio.

Además, realizan una labor de persuasión con los progenitores para que respeten los deseos de sus hijas de permanecer intactas, evitar el matrimonio infantil y seguir con sus estudios. “No vamos a parar”, comenta la Sra. Samwelly. “Seguiremos visitando a las familias y hablando con ellas hasta que logremos una reconciliación”.

En Kenya, país vecino, alrededor de 1.000 albergues y centros de acogida desempeñaron un papel fundamental a la hora de proteger a unas 5.030 niñas contra la MGF en 2018.

A través del Programa Conjunto, mujeres y niñas recibieron servicios de calidad para poder cubrir sus necesidades en materia de salud sexual y reproductiva y proteger sus derechos humanos.

Desde el inicio de la fase I, en 2013, cerca de 4,3 millones de mujeres y niñas han recibido servicios.

Número de niñas y mujeres que accedieron a los servicios de salud relacionados con la mutilación genital femenina, incluidos los servicios de prevención; países del nivel 1.

Fuente Base de datos del Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina de UNFPA y UNICEF, 2018.

Número de niñas y mujeres que accedieron a los servicios sociales relacionados con la mutilación genital femenina; países del nivel 1.

Fuente Base de datos del Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina de UNFPA y UNICEF, 2018.

Número de mujeres y niñas que accedieron a los servicios jurídicos relacionados con la mutilación genital femenina; países del nivel 1.

Fuente Base de datos del Programa Conjunto para Eliminar la Mutilación Genital Femenina de UNFPA y UNICEF, 2018.

Crear un grupo de defensores

La capacitación de los proveedores de servicios los empodera para convertirse en modelos de conducta, asesores y defensores comunitarios en favor de la eliminación de la MGF.

Outcome Conclusion Image

El Dr. Yohannes y su equipo prestan servicios de salud reproductiva a las mujeres y niñas de una región de Etiopía donde la mayoría ha sufrido infibulación, una forma extrema de MGF que acarrea altos riesgos de complicaciones durante la mutilación y a lo largo de la vida. Su hospital se ha asociado con profesionales sobre el terreno en las comunidades rurales para identificar a las mujeres y las niñas en situación de riesgo, ofrecerles apoyo local y encontrar la manera de llevar a las pacientes al hospital. © Luca Zordan para UNFPA

Resultado 4 Fortalecer las pruebas y los datos en favor de la mejora de las políticas y la programación

© Georgina Goodwin para UNFPA
Photo
Photo
Photo
Photo
 
 

En 2018, el Programa Conjunto colaboró con los gobiernos a fin de asegurar que disponían de los presupuestos y conocimientos técnicos necesarios para poner en práctica las leyes y políticas, y hacer un seguimiento de su eficacia. El Programa Conjunto promovió la cooperación entre los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y las redes comunitarias en el desarrollo de las políticas y los programas, así como la rendición de cuentas en el plano regional.

Photo
© UNFPA/Tara Milutis

Elaborar mapas de las zonas críticas para proteger a las niñas contra la MGF

“Estamos desarrollando una red mundial con el fin de unir a personas de todo el mundo”.
Janet Chapman, Crowd2Map Tanzania

Los centros de acogida como los dirigidos por Rhobi Samwelly en Tanzania ayudan a proteger a las niñas de la MGF y trabajan para cambiar la opinión sobre esta práctica. No obstante, el traslado de las niñas a los centros de acogida suele representar todo un desafío. En la Tanzania rural, por ejemplo, todavía hay grandes extensiones sin cartografiar. Cuando se recibe un pedido de auxilio, es posible que el personal del centro de acogida tenga dificultades para encontrar a la niña.

Crowd2Map Tanzania trabaja para cambiar esta situación. Desde 2015, la organización ha coordinado con una red de voluntarios para rellenar los espacios en blanco de los mapas de las zonas rurales del país. Los mapas creados mediante colaboración pública muestran a las niñas el camino hacia los servicios que necesitan, al tiempo que indican a los proveedores de servicios, como los trabajadores de los centros de acogida, el modo de llegar a las niñas y las mujeres en situación de riesgo o afectadas por la MGF.

Además, estos mapas elaborados mediante colaboración pública están permitiendo subsanar carencias de datos cruciales que ayudan a orientar la programación relacionada con la MGF.

A medida que aumenta el número de comunidades que abandonan la MGF, la programación debe concentrarse en las zonas críticas restantes. Dado que, en el mejor de los casos, las encuestas de hogares ofrecen datos regionales, los datos de distrito generados a través de este proyecto son indispensables para identificar a las comunidades que todavía practican la MGF. De este modo, es posible dirigir los programas de extensión y los servicios a las mujeres y las niñas que más los necesitan.

Medir los progresos y compartir el conocimiento

Icon 1

Mejora de la presentación de informes mundiales

En 2018, el Programa Conjunto elaboró la Guía de aprendizaje y gestión basada en los resultados con el fin de facilitar la presentación de informes sobre los progresos mundiales que tengan en cuenta el contexto sociopolítico y cultural local, la capacidad de prestación de servicios y el cambio en las normas sociales en aras del abandono de la práctica de la mutilación genital femenina.

Icon 2

Medición del cambio de normas sociales

Con el propósito de contar con un método unificado que permita medir el cambio en las normas sociales, se está desarrollando el marco de medición ACT en colaboración con la Universidad Drexel de los Estados Unidos. Durante 2019, este marco se halla en proceso de prueba en Etiopía y Guinea.

Icon 3

Una base de datos mejorada

En 2018 se mejoró la plataforma Data for All (Datos para Todos) (DFA) —la base de datos del Programa Conjunto, mediante la inclusión de diversas funciones, como la presentación de informes financieros por resultados y un panel de información con resultados por país. Todos los países del nivel 1 utilizaron la DFA para especificar las bases de referencia, planificar las metas e informar sobre los logros.

Icon 4

El intercambio de conocimientos entre países y sectores

A través de la comunidad de intercambio de prácticas sobre la MGF —dirigida en colaboración con la Associazione italiana donne per lo sviluppo (AIDOS), Equilibres & Populations, y el Grupo para la Abolición de la Mutilación Genital Femenina en Bélgica— profesionales de África y Europa pueden acceder a materiales, herramientas e información; identificar las buenas prácticas; y compartir información con los encargados de la formulación de políticas.

La gestión en favor de los resultados

La propuesta de valor del Programa Conjunto incluye cuatro elementos: economía, eficiencia, eficacia y equidad

Outcome Conclusion Image

En la remota región de Afar, en Etiopía, el predominio de la MGF ha descendido drásticamente en las zonas de actividad del Programa Conjunto, con un 31 % registrado en algunos distritos, frente al 91 % de la región en general. © Luca Zordan para el UNFPA © Luca Zordan para UNFPA

Estos elementos se ofrecen a través de intervenciones dirigidas a las poblaciones más marginadas; la planificación y coordinación común de las intervenciones entre el Programa Conjunto y las partes interesadas clave, como los gobiernos, la sociedad civil y los donantes; y la tasa elevada de uso del presupuesto y ahorro lograda.

En los países del nivel 1, el Programa Conjunto utilizó criterios como los indicadores de pobreza, el predominio de la MGF, el número de niñas en situación de riesgo y otros indicadores sociales, para examinar quién se estaba quedando atrás y por qué, y dirigir los esfuerzos a las comunidades que registraban los niveles de privación más altos entre los niños y las mujeres, junto con un predominio de la MGF por encima de la media nacional.

Todos los países del nivel 1 llevaron a cabo actividades conjuntas de planificación, seguimiento, examen e información. Se están estudiando los sistemas de vigilancia habituales, y el Programa Conjunto sigue fortaleciendo las capacidades de los gobiernos para coordinar las acciones orientadas a la eliminación de la MGF. Al mismo tiempo, la coordinación entre UNICEF y UNFPA aumentó la capacidad de convocatoria e influencia de las dos organizaciones, y redujo los gastos asociados con la administración y la programación.

© GBELL for UNFPA Tanzania

Desafíos y puntos para la acción

Con la puesta en marcha de la fase III, el Programa Conjunto continúa haciendo frente a dos desafíos mundiales:

  • El rápido crecimiento demográfico de los países en los que se practica la MGF está dando pie a un aumento significativo en el número de niñas en situación de riesgo ante esta práctica.

  • La dificultad de medir la reducción en el predominio de la MGF, ya que las encuestas nacionales no reflejan las realidades locales. El trabajo del Programa Conjunto suele dirigirse a zonas más pequeñas, y su repercusión no queda reflejada en las encuestas nacionales.

El Programa Conjunto hizo frente a la vez a una serie de desafíos específicos del programa:

Presupuestos nacionales insuficientes para apoyar una aplicación significativa del programa

La campaña de la Unión Africana para la eliminación de la MGF creará un mecanismo de rendición de cuentas que controle la asignación nacional de recursos

Sistemas de gestión de datos deficientes que carecen de bases de datos para la recopilación y registro de datos en tiempo real

Promover y fortalecer la capacidad de los sistemas de datos nacionales para integrar los indicadores de la MGF

La denuncia y el procesamiento de casos siguen siendo reducidos a pesar de las políticas y la legislación que prohíben la MGF

Evaluar los obstáculos para el acceso a servicios jurídicos y fortalecer los mecanismos de vigilancia comunitarios

Sistemas de remisión deficientes que conectan a los miembros de la comunidad con los servicios relacionados con la MGF

Definir intervenciones estratégicas para institucionalizar y mantener los servicios como parte del enfoque del fortalecimiento de los servicios