El matrimonio infantil es una violación de los derechos humanos. No obstante, a pesar de que existen leyes que lo prohíben, su práctica sigue siendo muy extendida. A escala mundial, una de cada cinco niñas se casa o vive en una unión libre antes de cumplir 18 años. En los países menos desarrollados la cifra se duplica, con el 36 % de las niñas casadas antes de cumplir 18 años, en tanto que el 10 % de las niñas se casa antes de cumplir 15 años.

El matrimonio infantil pone en riesgo la vida y la salud de las niñas, además de limitar sus perspectivas futuras. Las niñas que son obligadas a contraer matrimonio a menudo quedan embarazadas siendo aún adolescentes, lo que aumenta el riesgo de que se presenten complicaciones durante el embarazo o el parto. Estas complicaciones son la principal causa de muerte entre las adolescentes de mayor edad.

El UNFPA promueve el diseño de políticas, programas y legislación orientadas a poner fin al matrimonio infantil. Asimismo, apoya la inversión en estudios con base empírica centrados en las niñas que las empoderen mediante la información, las aptitudes y los servicios necesarios para que puedan gozar de buena salud, recibir una educación y sentirse seguras, para que de esa forma superen con éxito la transición a la edad adulta. El UNFPA también respalda las necesidades de las niñas casadas, especialmente en las esferas de la planificación familiar y la salud materna.

Topic summary

Denegación de derechos

El matrimonio infantil niega el derecho de las niñas de elegir con quién y cuándo quieren casarse, la cual es una de las decisiones más importantes de su vida. La elección de la pareja es una decisión muy importante que debe tomarse con total libertad, sin influencia de miedo o coacción. En torno a esto cabe señalar que prácticamente todos los países están de acuerdo.

Muchos acuerdos internacionales prohíben el matrimonio infantil, entre ellos la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. La Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, que tuvo lugar en 1994, también pidió a los países que eliminaran el matrimonio infantil.

A pesar de los compromisos casi universales para poner fin al matrimonio infantil, el 19 % de las niñas contrae matrimonio antes de cumplir 18 años, lo que supone un promedio de miles de niñas al día. El 5 % de las niñas se casa antes de cumplir 15 años.  A las niñas casadas o que entran en uniones informales a edad temprana se les niega el derecho a la igualdad, a la educación y a un nivel de vida adecuado para su salud y bienestar y para la salud y bienestar de su familia.

Repercusión sobre la salud, el futuro y la familia de las niñas

El matrimonio infantil supone un riesgo directo para la salud y el bienestar de las niñas. Es frecuente que al matrimonio le siga un embarazo, aun cuando la niña no esté física ni mentalmente preparada. En los países en desarrollo, la mayoría de los nacimientos en los que la madre es una niña adolescente se producen dentro del matrimonio o de una unión libre. En estos países, las principales causas de muerte entre las niñas de 15 a 19 años son las complicaciones derivadas del embarazo y el parto.

Las niñas casadas también tienen mayores probabilidades de quedar expuestas a infecciones de transmisión sexual, entre ellas el VIH. Al contraer matrimonio, las niñas son forzadas a menudo a abandonar la escuela para que puedan hacerse cargo de las responsabilidades del hogar. Las niñas que abandonan la escuela gozan de peor salud y situación económica que las que continúan sus estudios, y esto a la larga repercute negativamente sobre sus hijos.

Factores que contribuyen al matrimonio infantil

El matrimonio infantil es el resultado nocivo de la pobreza y la desigualdad de género. Las niñas que contraen matrimonio a una edad temprana tienden a recibir un menor nivel de educación y a vivir en zonas rurales. Muchos padres en situación de pobreza creen que el matrimonio asegurará el futuro de sus hijas por el simple hecho de garantizarles otra familia que se ocupe de sus cuidados. Esta creencia también es frecuente en situaciones de crisis humanitaria, en que muchos padres temen no poder ofrecer protección a sus hijas ni cuidar de ellas. Algunos creen erróneamente que el matrimonio protegerá a sus hijas del embarazo fuera del matrimonio y de la violencia sexual, una práctica que se acentúa en períodos de crisis.

Otros padres consideran a sus hijas una carga o una mercancía, una percepción que se acentúa en períodos de crisis. En aquellos lugares donde la familia de la novia paga una dote a la familia del novio, esa dote es típicamente de menor cuantía en el caso de las novias más jóvenes, lo que genera un incentivo para que los padres casen a sus hijas a edad temprana. Por el contrario, en aquellos lugares donde la familia del novio paga por la novia, los padres que atraviesan dificultades económicas ven en el casamiento de sus hijas una fuente de ingresos.

Cada vez es más frecuente que el matrimonio infantil sea el resultado de una situación donde se cuenta con pocas opciones.  Cuando las niñas tienen alguna opción, se casan más tarde.

Cómo poner fin al matrimonio infantil

Los índices mundiales de matrimonio infantil se van reduciendo lentamente.  Los datos recientes dan cuenta de que en la última década se evitaron 25 millones de matrimonios de este tipo. Hacia el año 2000, una de cada tres mujeres de entre 20 y 24 años informó que se había casado cuando aún era niña. La cifra en 2021 era de alrededor de una de cada cinco mujeres.

No obstante, el progreso ha sido desigual y el matrimonio infantil no va disminuyendo lo suficientemente rápido. Debido al crecimiento de la población en las regiones en que prevalece el matrimonio infantil, así como a las repercusiones socioeconómicas de la COID-19, se prevé que para 2030 aumente el número de matrimonios infantiles en el mundo. Para cambiar esta tendencia debemos acelerar nuestras acciones para poner fin al matrimonio infantil.

El costo de poner fin al matrimonio infantil podría ser sorprendentemente razonable. En 2019, el UNFPA publicó un estudio conjunto con la Universidad Johns Hopkins, en colaboración con la Universidad Victoria, la Universidad de Washington y Avenir Health, en el que se evaluaba el costo para poner fin al matrimonio infantil en 68 países, que representan alrededor del 90 % de casos de ese tipo de matrimonio. La conclusión de los investigadores fue que poner fin a esta práctica en dichos países de aquí a 2030 supondría solo 35 mil millones de dólares de los Estados Unidos, lo que significa que evitar que una niña sea obligada a casarse cuesta unos 600 dólares. 

Deben aplicarse las leyes vigentes contra el matrimonio infantil, especialmente cuando las niñas en riesgo de contraer matrimonio infantil, o que ya están casadas, buscan protección y justicia. En todo caso, la edad legal para contraer matrimonio debería llevarse a 18 años sin excepciones. No obstante, las leyes sólo proporcionan el marco para la acción contra el matrimonio infantil. Es poco probable que las prácticas que las personas consideran aceptables desaparezcan sólo debido a la promulgación de leyes.

Los gobiernos, la sociedad civil y otros asociados deben aunar sus esfuerzos para garantizar que las niñas tengan acceso a educación de calidad, a fuentes de información y servicios en materia de salud, a educación sexual integral y a una preparación práctica para la vida. Las niñas que asisten a la escuela y permanecen en esta, y gozan de buena salud, tienen más opciones y es más probable que eviten el matrimonio infantil.  

También es muy importante que las niñas que ya están casadas reciban apoyo. A estas niñas se les deben ofrecer servicios de salud reproductiva con el fin de evitar embarazos precoces e infecciones de transmisión sexual, como el VIH. A aquellas que queden embarazadas se les debe facilitar el acceso a cuidados adecuados durante todo el período de gestación, alumbramiento y puerperio, y en caso de que así lo requieran, se les debe apoyar para que regresen a la educación formal o no formal

Todas estas medidas en su conjunto se traducirán en mayor autonomía corporal para las niñas, que ejercerán mayor control sobre sus vidas, así como en familias con mejor estado de salud y con mayores niveles de igualdad de género, lo que a su vez dará lugar a sociedades más fuertes y economías más dinámicas. Ninguna sociedad puede permitirse enfrentar la pérdida de oportunidades, el desperdicio de talento o la explotación personal a que conduce el matrimonio infantil.

 

El papel del UNFPA

El UNFPA asume el compromiso de ofrecer soluciones concretas al matrimonio infantil basadas en conocimientos con base empírica, haciendo hincapié en esfuerzos transformadores de género que puedan ampliarse, fomentarse y arrojar resultados medibles. El UNFPA colabora con gobiernos y asociados de la sociedad civil en todos los niveles con el propósito de promover y proteger los derechos humanos de las niñas, lo que incluye ofrecer asistencia en el desarrollo de la salud sexual y reproductiva, así como políticas, programas y servicios de género y orientados a las y los jóvenes, y a la transformación de las normas de género para poner fin a la práctica del matrimonio infantil. Muchos de estos esfuerzos, como el Programa Mundial del UNFPA y UNICEF para Acelerar las Medidas Encaminadas a Poner Fin al Matrimonio Infantil, empoderan a las niñas para que conozcan y hagan valer sus derechos humanos, en particular su derecho a elegir, como personas adultas, con quién quieren casarse.

Actualizado el 2 de febrero de 2022

Últimas Noticias

Matrimonio infantil

Porcentaje de mujeres de entre 20-24 años casadas antes de los 15 años

Filtro
Porcentaje de mujeres de entre 20-24 años casadas antes de los 15 años
Porcentaje de mujeres de entre 20-24 años casadas antes de los 18 años
Leyenda
  • 0% - 24.9%
  • 25% - 49.9%
  • 50% - 74.9%
  • 75% - 100%
Un conocimiento profundo significa saber que el uso constante de condones durante las relaciones sexuales y tener solo una pareja fiel no infectada puede reducir el riesgo de contraer el VIH, sabiendo que una persona de apariencia saludable puede infectarse con el VIH y rechazarlo. Los dos conceptos erróneos locales más comunes sobre Transmisión o prevención del VIH.
Sexualmente activo indica que las mujeres tuvieron la última relación sexual dentro de las 4 semanas anteriores a la encuesta

Adolescent Youth Dashboard

Porcentaje de mujeres de entre 20-24 años casadas antes de los 15 años

Leyenda
  • 0% - 24.9%
  • 25% - 49.9%
  • 50% - 74.9%
  • 75% - 100%
Fuente: Encuestas demográficas y de salud

Seleccione un país del mapa o de la lista desplegable. Mueva el ratón sobre las cifras y leyendas para explorar el contenido de datos interactivo.

Las designaciones utilizadas y la presentación de material en los mapas de este informe no entrañan la expresión por parte del UNFPA de ningún tipo de opinión con respecto a la situación jurídica de ningún país, territorio, ciudad o zona ni de sus autoridades, ni con respecto a la delimitación de sus fronteras.