El enfoque basado en los derechos humanos

Los derechos iguales e inalienables de todos los seres humanos establecen las bases para la libertad, la justicia y la paz en el mundo, según la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948.

El Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD), en el cual se basa nuestro trabajo, también se fundamenta en el logro de la igualdad y la dignidad de todos.

La prioridad de aplicar los principios de los derechos humanos fue la piedra angular de las iniciativas de reforma de las Naciones Unidas que comenzaron en 1997. El UNFPA fue uno de los organismos que en 2003 adoptó el Entendimiento común de las Naciones Unidas sobre un enfoque basado en los derechos humanos para la cooperación para el desarrollo, el cual clarifica la forma en que deben ponerse en práctica las normas y los principios de derechos humanos en la programación.

El enfoque basado en los derechos humanos se centra en los grupos de población que son objeto de una mayor marginación, exclusión y discriminación. Este enfoque a menudo requiere un análisis de las normas de género, de las diferentes formas de discriminación y de los desequilibrios de poder a fin de garantizar que las intervenciones lleguen a los segmentos más marginados de la población.

Elementos de buenas prácticas propios del enfoque basado en los derechos humanos

  • Los programas ven en el pleno ejercicio de los derechos humanos el fin último del desarrollo.

  • Las personas son consideradas agentes principales de su propio desarrollo, en lugar de receptores pasivos de productos y servicios.

  • La participación es a la vez un medio y un objetivo.

  • Las estrategias proporcionan empoderamiento, en lugar de negarlo.

  • Tanto los resultados como los procesos son supervisados y evaluados.

  • Los programas se centran en grupos de la población marginados y excluidos.

  • El proceso de desarrollo es de titularidad local.

  • Los programas tienen como objetivo reducir las desigualdades y empoderar a quienes se han quedado atrás.

  • El análisis de situación se utiliza para identificar las causas inmediatas, subyacentes y fundamentales de los problemas de desarrollo.

  • El análisis incluye a todos los grupos de interés, entre ellos, las capacidades del Estado como principal garante de derechos y el papel de otros agentes no estatales.

  • Las normas de los derechos humanos dirigen la formulación de objetivos, metas e indicadores medibles en la programación.

  • Los sistemas nacionales de rendición de cuentas deben ser reforzados con el objetivo de garantizar una revisión independiente del desempeño del gobierno así como el acceso a vías de recurso para los sujetos agraviados. 

  • Se promueve el desarrollo y el mantenimiento de alianzas estratégicas. 

Fuente: El Enfoque basado en los derechos humanos para la cooperación para el desarrollo

Derechos frente a necesidades

Antes de 1997, la mayor parte de los organismos de desarrollo de las Naciones Unidas adoptaban un enfoque basado en las necesidades básicas: identificaban las exigencias básicas de los beneficiarios y, o bien apoyaban iniciativas para mejorar la prestación de servicios, o bien fomentaban su cumplimiento.

Ahora, el UNFPA y sus asociados trabajan en pro del cumplimiento de los derechos de las personas, en lugar de la satisfacción de las necesidades de los beneficiarios. Es importante hacer esta distinción porque las necesidades no atendidas conducen a la insatisfacción, mientras que los derechos que no se respetan derivan en su violación. Legalmente es posible reclamar la compensación o la reparación.

Un enfoque basado en los derechos humanos también busca reforzar las capacidades de los garantes de derechos (normalmente, los gobiernos) de respetar, proteger y garantizar estos derechos. El objetivo de este enfoque es abordar las complejidades del desarrollo desde una perspectiva holística, teniendo en cuenta las conexiones entre las personas y los sistemas de poder o influencia. Por otra parte, también pretende crear una dinámica para la rendición de cuentas.

Titulares de derechos y garantes de derechos

Habría que destacar aquí una doble necesidad: por un lado, las personas y las comunidades requieren que se las informe acerca de sus derechos y se les permita participar en aquellas decisiones que las afectan; y, por otro, los gobiernos y otros garantes de derechos a menudo requieren asistencia para desarrollar la capacidad, los recursos y la voluntad política necesarios para poder cumplir sus compromisos respecto a los derechos humanos.

El enfoque basado en los derechos tiene que ver no solo con los resultados sino también con el modo en que se lograrán estos resultados. Reconoce a las personas como agentes que intervienen en su propio desarrollo, en lugar de como meros receptores pasivos de servicios. Informar, educar y empoderar a estos agentes es fundamental. Por otra parte, su participación es esencial, no solo para garantizar su titularidad en el programa, sino también para mantener el progreso.

Un enfoque basado en los derechos, por un lado, desarrolla la capacidad de los garantes de derechos para cumplir con sus obligaciones; por otro, alienta a los titulares de derechos a reivindicarlos. Los gobiernos tienen tres niveles de obligación: respetar, proteger y hacer cumplir cada derecho. Respetar un derecho significa abstenerse de interferir en el disfrute de ese derecho. Proteger un derecho significa evitar que otras partes interfieran en el disfrute de ese derecho. Hacer cumplir un derecho significa adoptar medidas activas para poner en práctica leyes, políticas y procedimientos, incluida la asignación de recursos, que permitan a las personas disfrutar de sus derechos.

Mecanismos para la protección de los derechos humanos

Una serie de mecanismos de órganos creados en virtud de tratados de las Naciones Unidas ayudan al UNFPA en la promoción de los derechos humanos, entre ellos:

  • Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer

  • Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

  • Titulares de mandatos especiales de la Comisión de Derechos Humanos (expertos en derechos humanos con mandatos para informar y asesorar en materia de derechos humanos desde una perspectiva temática o específica de país)

Recientemente ha surgido con mucha fuerza el mecanismo del examen periódico universal. Este proceso basado en el Estado examina el cumplimiento de las obligaciones y los compromisos en relación con los derechos humanos por parte de los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas cada cuatro años y medio. El examen periódico universal está prestando una atención especial a la salud y los derechos sexuales y reproductivos, que comprenden el 27% de todas las recomendaciones emitidas durante el primer ciclo del mecanismo (de 2008 a 2012). 

El UNFPA también proporciona apoyo técnico a instituciones nacionales de derechos humanos, entre ellas, comisiones de derechos humanos y oficinas del Ombudsman para vigilar la salud y los derechos sexuales y reproductivos y prestar especial atención a la situación que afrontan determinados grupos de la población, como las poblaciones indígenas, las personas con discapacidades y los migrantes, que a menudo sufren violaciones de sus derechos humanos.

 

Publicaciones relacionadas

Recursos relacionados