Acerca del UNFPA

El UNFPA, el Fondo de Población de Naciones Unidas, contribuye a un mundo donde cada embarazo sea deseado, cada parto sea sin riesgos y cada persona joven alcance su pleno desarrollo.

El UNFPA apoya: 
1. La atención a la salud reproductiva de mujeres y jóvenes en más de 150 países - donde vivemás del 80% de la población mundial. 
2. La salud de las mujeres embarazadas, especialmente de los 10-15 millones de personas que seenfrentan a complicaciones potencialmente mortales cada año.
3. El acceso fiable a anticonceptivos modernos susceptibles de beneficiar a 20 millones demujeres al año.
4. La capacitación de miles de trabajadores de la salud para asegurar que al menos el 80% detodos los partos sean supervisados por personal capacitado.
5. La prevención de la violencia de género, que afecta a 1 de cada 3 mujeres.
6. El abandono de la mutilación genital femenina, que afecta a 3 millones de niñas anualmente.
7. La prevención de los embarazos de adolescentes, cuyas complicaciones son una de lasprincipales causas de muerte entre las niñas de 15 a 19 años.
8. Los esfuerzos para poner fin al matrimonio infantil, que podría afectar a unas 70 millones deniñas en los próximos 5 años
9. La entrega de suministros seguros para el nacimiento, kits de dignidad y otros materiales quesalvan vidas para supervivientes de conflictos y desastres naturales.
10. Censos, recopilación de datos y análisis, que son esenciales para la planificación del desarrollo. 
Abril 2017
El UNFPA contribuye a que las mujeres y los jóvenes puedan llevar vidas sanas y productivas.

Desde que el UNFPA inició sus actividades en 1969, el número - y la tasa - de mujeres que muere por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto se han reducido a la mitad. Las familias son más pequeñas y más sanas. Las y los jóvenes están más conectados y empoderados que nunca.

Las personas más marginadas

Pero todavía quedan muchas personas marginadas. Cerca de mil millones de personas continúan viviendo en condiciones de extrema pobreza. Los problemas relacionados con la salud sexual y reproductiva están entre las principales causas de muerte y discapacidad en las mujeres en países en desarrollo. Las y los jóvenes enfrentan el mayor riesgo de contraer el VIH así como de embarazos no planificados. Más de cien millones de mujeres jóvenes se enfrentan a la posibilidad de un matrimonio infantil y de ser víctimas de otras prácticas dañinas para su salud, tales como la mutilación genital femenina.

Se necesita redoblar esfuerzos para garantizar un mundo en el que todas las personas puedan ejercer sus derechos humanos, incluyendo aquellos relacionados con los aspectos más íntimos y fundamentales de sus vidas.

Asegurando que cada embarazo sea deseado

Pocas cosas tienen mayor impacto en la vida de una mujer que el número y espaciamiento de sus hijos. Desde hace décadas, múltiples acuerdos internacionales han afirmado el derecho de las personas a decidir libremente si quieren, o no, formar una familia, al igual que definir el número de hijos que quieren tener, y han propiciado los medios necesarios para lograr estos objetivos. Sin embargo, en este nuevo siglo, unos 225 millones de mujeres que desean prevenir embarazos o retrasar la maternidad no cuentan con el acceso a servicios y suministros de calidad que les permitan ejercer ese derecho.

Apoyo a la salud materna

Sabemos cómo salvar a casi todas las mujeres que mueren dando vida. El primer paso es garantizar que puedan planificar sus embarazos y espaciar sus partos. También es crucial la atención cualificada en el parto a través del acceso a cuidados obstétricos de emergencia y del uso de suministros esenciales.

Quizás, el mayor desafío para reducir la muerte y discapacidad materna sea encontrar la manera de alcanzar a todas las mujeres, principalmente a aquellas en situación de pobreza, en las áreas más remotas, o en contextos de desastres naturales o causados por el hombre. Para lograr estos propósitos se requiere reforzar los sistemas de salud. También es esencial que las mujeres embarazadas tengan acceso a la atención que necesitan en un mismo centro de salud u hospital, desde pruebas del VIH previas al embarazo hasta el cuidado apropiado del recién nacido. Este enfoque reduce costes y salva vidas.

Apoyo a las personas jóvenes en alcanzar su pleno desarrollo

Los jóvenes entre 10 y 24 años constituyen una cuarta parte de la población mundial. Por ello, sus opciones reproductivas perfilarán las tendencias demográficas del futuro.

El UNFPA lucha por los derechos de los jóvenes, incluyendo el derecho a acceder a una información fiable y a servicios relacionados con la sexualidad y la salud reproductiva. Empoderados con conocimientos y capacidades para protegerse a sí mismos y tomar decisiones informadas, los jóvenes podrán desarrollar todo su potencial y contribuir a los procesos de transformación económica y social.

Invertir en los jóvenes, especialmente en las mujeres adolescentes, es una de las inversiones más inteligentes que un país pueda realizar. Como padres, maestros y líderes de la próxima generación, los jóvenes pueden ayudar a romper el ciclo de pobreza, fortaleciendo el tejido social y creando un futuro sostenible.

Publicaciones relacionadas

Recursos relacionados