Planificación familiar

Exposición general

El acceso a una planificación familiar segura y voluntaria es un derecho humano. La planificación familiar es fundamental para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer y es un factor clave para reducir la pobreza. Sin embargo, unos 225 millones de mujeres que quieren utilizar métodos de planificación familiar seguros y eficaces no pueden hacerlo porque carecen de acceso a la información, los servicios o el apoyo de sus parejas o comunidades. La mayoría de estas mujeres con una necesidad de anticonceptivos no cubierta viven en 69 de los países más pobres del mundo.

El UNFPA apoya la planificación familiar promoviendo políticas al respecto; garantizando un suministro constante y fiable de anticonceptivos de calidad; reforzando los sistemas nacionales de salud; y recopilando datos para respaldar esta labor. El UNFPA también desempeña una función mundial de primer orden en la mejora del acceso a la planificación familiar reuniendo a los asociados —incluidos los gobiernos— para elaborar datos empíricos y políticas, y ofreciendo asistencia programática, técnica y financiera a los países en desarrollo.

La planificación familiar salva vidas

Los anticonceptivos evitan embarazos no deseados, reducen el número de abortos y disminuyen la incidencia de la mortalidad y la discapacidad relacionadas con complicaciones del embarazo y el parto. Si todas las mujeres con una necesidad no cubierta de anticonceptivos pudiesen utilizar métodos modernos, se evitarían 24 millones de abortos (14 millones en condiciones de riesgo), 6 millones de abortos espontáneos, 70 000 muertes maternas y 500 000 muertes de lactantes.

El derecho de las mujeres y los adolescentes a recibir información y servicios de anticoncepción se basa en los derechos humanos básicos. El Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) reconoció “el derecho del hombre y la mujer a obtener información y de planificación de la familia de su elección […] y acceso a métodos seguros, eficaces, asequibles y aceptables”. Este acuerdo sienta las bases de una gran parte del trabajo del UNFPA.

Además, los preservativos masculinos y femeninos, cuando se utilizan de forma correcta y continua, ofrecen doble protección contra el embarazo no deseado y las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH.

Aumentar el acceso de las adolescentes a la anticoncepción moderna es un punto de partida fundamental para mejorar su salud a largo plazo. También es esencial para mejorar la salud materna y neonatal. En los países de ingresos bajos y medianos, las complicaciones derivadas del embarazo y el parto son una de las principales causas de muerte entre las adolescentes (entre los 15 y los 19 años). Sus bebés también se enfrentan a un mayor riesgo de muerte que los bebés de las mujeres de mayor edad. Sin embargo, los adolescentes se topan con enormes obstáculos para acceder a la información y los servicios de salud reproductiva.

El UNFPA trabaja para mejorar el acceso a los servicios de salud reproductiva, incluso entre los jóvenes marginados. En 2013, por ejemplo, más de 80 000 jóvenes accedieron a siete centros juveniles que reciben apoyo del UNFPA en Haití, y el número de centros de salud adaptados a los jóvenes y apoyados por el UNFPA en Burundi aumentó de 4 a 18, los cuales atendieron a 631 266 personas.

La planificación familiar empodera a la mujer

El acceso a información sobre anticoncepción es fundamental para lograr la igualdad de género. Cuando se empodera a las mujeres y las parejas para que planifiquen si quieren tener hijos y cuándo, las mujeres están en mejores condiciones de terminar su educación; su autonomía en el hogar aumenta; y su poder adquisitivo mejora. Esto refuerza su seguridad económica y su bienestar y el de sus familias.

Sumados, estos beneficios contribuyen a la reducción de la pobreza y al desarrollo.

La planificación familiar aporta beneficios económicos

La inversión en planificación familiar tiene beneficios económicos claros. Por cada dólar invertido en anticoncepción, el costo de la atención relacionada con el embarazo se reduce 1,47 dólares

El costo de oportunidad a lo largo de la vida relacionado con el embarazo adolescente —una medida de los ingresos anuales que pierde una madre durante toda su vida— oscila entre un 1% anual del producto interno bruto en un país de grandes dimensiones como China y un 30% del PIB anual en una pequeña economía como Uganda. Si las adolescentes de Brasil y la India pudiesen esperar hasta los veintipocos años de edad para tener hijos, el aumento de la productividad económica equivaldría a más de 3500 millones de dólares y 7700 millones de dólares respectivamente.

La planificación familiar también puede ayudar a los países a lograr un “dividendo demográfico”, un impulso en la productividad económica que se produce cuando cada vez hay más personas en la fuerza de trabajo y menos a cargo.

En 2013, el UNFPA proporcionó 57,7 millones de “años de protección por pareja”, la protección anticonceptiva frente al embarazo no deseado estimada proporcionada durante el periodo de un año, mediante sus adquisiciones totales de anticonceptivos. El UNFPA adquirió más de 1000 millones de preservativos masculinos y 21 millones de preservativos femeninos. Otros métodos anticonceptivos que se adquirieron fueron implantes, dispositivos intrauterinos, anticonceptivos inyectables y orales (la “píldora”) y anticonceptivos de emergencia. El UNFPA nunca promueve el aborto como método de planificación familiar.

Las regiones con mayor necesidad de anticonceptivos modernos —África Subsahariana y Asia Meridional— experimentarían una enorme mejora de la salud y el bienestar si se cubriese esta necesidad desatendida.

Superar los obstáculos a la planificación familiar

Entre las razones habituales por las que las mujeres no utilizan anticonceptivos están los problemas logísticos, como la dificultad de viajar a los centros de salud o el agotamiento de los suministros en las clínicas de salud. Otra razón son los obstáculos sociales, como la oposición de las parejas, familias o comunidades. El desconocimiento también está relacionado, puesto que muchas mujeres no entienden que pueden quedarse embarazadas, no saben qué métodos anticonceptivos existen o tienen una percepción equivocada de los riesgos para la salud de los métodos modernos.

Existen varias dificultades para mejorar el acceso a la información y los servicios de planificación familiar. Las iniciativas para mejorar este acceso deben tener en cuenta los contextos culturales y nacionales, y también las disparidades económicas, geográficas y de edad dentro de los países.

Las mujeres más pobres y las de las zonas rurales suelen tener menos acceso a los servicios de planificación familiar. Determinados grupos —entre ellos los adolescentes, las personas solteras, los pobres urbanos, las poblaciones rurales, los trabajadores sexuales y las personas que viven con el VIH— también se encuentran con varios obstáculos a la planificación familiar, lo que puede dar lugar a índices más elevados de embarazos no deseados, un mayor riesgo de contraer el VIH y otras ITS, una limitada opción de métodos anticonceptivos y mayores niveles de necesidad de planificación familiar no cubierta. Debe prestarse una atención especial a la promoción de sus derechos reproductivos, al acceso a la planificación familiar y a otros servicios de salud sexual y reproductiva.

La labor del UNFPA

El UNFPA trabaja a todos los niveles para mejorar el acceso a la planificación familiar y empoderar las decisiones individuales, en colaboración con gobiernos, ONG, organizaciones de servicios comunitarios, organizaciones confesionales, grupos de jóvenes y el sector privado. El UNFPA ayuda, junto con sus asociados, a reforzar los servicios de salud reproductiva comunitarios y adaptados a los jóvenes y a prestar estos servicios durante las crisis humanitarias.

A través del Programa mundial para mejorar la seguridad del abastecimiento de suministros de salud reproductiva, el UNFPA trabaja con asociados y gobiernos para garantizar el acceso a un suministro fiable de anticonceptivos, preservativos, medicamentos y equipos de planificación familiar, prevención de ITS y servicios de salud materna. El UNFPA también trabaja para integrar los servicios de planificación familiar en la atención primaria de la salud, a fin de que las mujeres y las niñas pueden acceder a la información y los anticonceptivos en cualquier centro sanitario al que acudan.

Actualizado 18 de noviembre 2014

Vídeos seleccionados

See more