Argentina

El nombre y los datos de identificación se han modificado por motivos de privacidad y protección.

Fotografía utilizada solo con fines de representación y que no representa el personaje de la historia

Argentina
© Unsplash

[Un acosador] se hizo pasar por mí en las redes sociales y envió fotografías íntimas a otros hombres en chats virtuales donde se hablaba de sexo de manera agresiva.

Les facilitó indicaciones sobre mi domicilio y mi horario, y compartió con ellos información personal, de mi trabajo y mi familia. Tuve que cambiar de número de teléfono después de recibir mensajes de hombres a todas horas.

Les hizo creer que yo quería encontrarme con ellos y que me gustaba hacer ver que me estaban violando. Al creer que era yo quien hablaba con ellos en Facebook, esos hombres comenzaron a buscarme en los lugares a los que yo acudía diariamente. Otros me reconocían mientras andaba por la ciudad. Me abordaban con intenciones sexuales. Esto sucedió unas 50 veces en un par de años.

Cuando se produjo el primer encuentro, no entendía cómo alguien que veía por primera vez conocía tantos detalles sobre mi vida. Una vez un hombre estaba en una esquina cerca de mi casa, y me dijo cosas acerca de lamerme el cuello y hacérmelo por detrás... Tuve mucho miedo y me fui corriendo a casa.

Temía que los hombres me secuestraran, me violaran, me mataran. Durante un año y medio apenas salí de casa. Trabajaba de forma remota. Me distancié de amistades que bromeaban sobre mi situación o la banalizaban. La mayoría de mis amigos hombres han visto mi perfil falso; algunos incluso han recibido fotos. Me sentía como una muerta en vida cuya única misión diaria era ver qué podía hacer para salir de esa situación.

“Pensé en irme a vivir a otro sitio, pero sabía que el problema me perseguiría a todas partes; era inútil escapar. ”

DOXXING

desplácese hacia abajo
© Juri Gianfrancesco
Natalia
Vamos a quedar.
Natalia
Si me resisto, es parte de la fantasía. No pares ni aunque te lo pida.
Natalia
Quedamos a las 5:00 PM en mi casa
Natalia
Quiero verte.
Natalia
Denunciar cuenta falsa
Denunciar cuenta falsa
Fotografía utilizada solo con fines de representación y que <br> no representa el personaje de la historia
Doxing

Publicar información personal y confidencial sin autorización, lo que incluye la dirección del domicilio y del trabajo, números de teléfono, direcciones de correo electrónico y apellidos sin permiso.

Unsplash/Nestor Barbitta
© Unsplash/Nestor Barbitta

Ninguno pensaba que la situación fuese preocupante. Decían que, si sucedía en las redes sociales, tampoco era para tanto.

Casi dos años después del primer incidente, el perfil falso se puso en contacto con un vecino, quien me advirtió sobre ello. Grabamos la conversación y la llevamos a la unidad encargada de las denuncias, que luego las presenta a los tribunales.[Se identificó a una persona a través de los mensajes enviados a otros hombres].Me concedieron una orden de alejamiento y un botón de pánico.

Mi vida cambió por completo. Me dediqué plenamente al estudio de la violencia digital hacia las mujeres. Me hice abogada para ayudar a otras mujeres.

Todavía me asusta el contacto con hombres que no conozco, por si es alguien que ha visto mis fotos y pueda querer extorsionarme o pedirme favores sexuales. Me agobia cualquier fallo en mis ordenadores o equipos, porque creo que alguien puede estar tratando de jaquearlos. No publico fotografías con amistades o familiares. Investigo en profundidad a cualquiera que no conozca que empiece a seguirme en las redes sociales. Nunca acepto solicitudes sin identificación. Las alertas de intentos de acceder a mi correo electrónico me generan un estado de pánico total.

“los agresores no descansan cuando ven que pueden controlar a sus víctimas desde la comodidad de sus hogares.”

La violencia digital evoluciona a la misma velocidad que las innovaciones tecnológicas. Se trata de un trabajo ininterrumpido, todos los días de la semana, porque se producen constantemente nuevos ataques en todas partes, y

El mensaje principal para los agresores es: la violencia no es menos violencia solo porque se lleve a cabo de forma digital. Y el mensaje para las sobrevivientes de este tipo de violencia: merecemos vivir en libertad. Si la vida nos lo impide, debemos luchar para romper las cadenas.

1 de cada 6

mujeres de ocho países que sufrieron acoso o abuso en línea publicaron sus datos personales en línea. En Estados Unidos la proporción es 1 de cada 3.
– Amnistía International
Historia siguiente
Woman Woman

Tu cuerpo te pertenece, incluso en Internet

Bodyright

La campaña de derechos corporales del UNFPA declara que las mujeres y las niñas son propietarias de sus cuerpos e imágenes de sus cuerpos y tienen derecho a decidir si se comparten y cómo se comparten. Obtenga más información sobre bodyright y aumente la conciencia sobre la violencia digital.

Reclama tus bodyrights
Más acciones para acabar con la violencia digital

WHAT ELSE CAN I DO?

Para todos

Hacer más

Para las compañías tecnológicas

Hacer lo mejor

Para los legisladores y las fuerzas del órden

Hacer lo justo
CERRAR BodyRight
BodyRight

¿Necesitamos un símbolo de copyright para el cuerpo humano? Aumente la conciencia sobre la violencia

Reclama tus Bodyrights
Perturbar la violencia digital

Actúa

Un mundo virtual libre de violencia es posible. El UNFPA, la agencia de las Naciones Unidas para la salud sexual y reproductiva, apoya el derecho de todas las mujeres y niñas a vivir sin temor a la violencia o el abuso basados en el género en todos los espacios, incluso en Internet. Todas y todos desempeñamos un papel en el proceso de lograr que esto pase de ser una esperanza para convertirse en una realidad.

Tu cuerpo te pertenece, incluso en Internet
Woman Woman
Bodyright

La campaña bodyright del UNFPA afirma que las mujeres y las niñas son dueñas de sus cuerpos y de las imágenes de sus cuerpos, y que compartirlas en cualquiera de sus formas sin su consentimiento es una violación de sus derechos humanos y de su privacidad, dignidad y autonomía corporal.

Firma la petición de la campaña bodyright del UNFPA y de Global Citizen por la que se pide a las empresas de tecnología y contenido que garanticen a los cuerpos de las mujeres y niñas la misma protección y el mismo respeto que a una entidad jurídica con derechos de autor. Comparte el símbolo de bodyright para mostrar tu apoyo a los derechos irrenunciables de las mujeres y las niñas.

Reclama tus bodyrights
Más acciones para acabar con la violencia digital

WHAT ELSE CAN I DO?

Para todos:

Haga más

Cualquier persona que comparta las imágenes íntimas de otra persona sin su consentimiento (incluso si quien las comparte no es el autor original) está cometiendo violencia contra las mujeres. Haga que la interrupción de esa cadena comience con usted. Si ve a alguien atacando, intimidando o amenazando a alguien en línea, no se una a la cadena. Publique mensajes positivos que contrarresten lo negativo. Informe el abuso a la plataforma tecnológica. Una sobreviviente de cibermafia aseguró que se sintió apreciada y respaldada por personas que la defendieron.

Para las compañías tecnológicas:

Mejoren

El UNFPA se unió a la Fundación World Wide Web en su llamamiento a Facebook, Google, Tiktok y Twitter para dar prioridad a la seguridad de las mujeres en línea, exigiendo que cumplan las promesas hechas en ese orden durante el Foro de la Generación Igualdad de 2021 en París. Pero hay muchas plataformas más. En palabras de Thorn, una organización de material contra el abuso sexual infantil, “no lograremos el objetivo de crear una Internet segura hasta que cada plataforma con un botón de carga de información haya adoptado medidas de detección proactivas”.

Para los legisladores y las fuerzas del órden:

Hagan lo correcto

Según The Economist Intelligence Unit, “en 64 de 86 países, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los tribunales parecen no estar tomando las medidas correctivas adecuadas para hacer frente a la violencia contra las mujeres en línea”. Protejan a las mujeres y niñas en línea con una reforma que haga responsables a los perpetradores. Estar físicamente en una jurisdicción distinta (una sin legislación que enfrente la violencia en línea) de la de la víctima no debería ser un pase libre; los organismos transfronterizos deberían trabajar de manera conjunta para castigar a los agresores. Buscar justicia no debe ser otra experiencia traumática.