Para vivir más intensamente lo que se narra, activa el sonido
cursor gradient

Japón

Japón
© Liam Burnett

Hana Kimura aparecía en Terrace House: Tokyo, un programa de telerrealidad donde seis personas desconocidas, hombres y mujeres, conviven en la misma casa. Hana era luchadora profesional, y se incorporó al programa en septiembre de 2019. En marzo de 2020 discutió con otro participante porque había estropeado uno de sus trajes de lucha. Después de la retransmisión de las escenas en las que expresaba su indignación, recibió una avalancha de ataques en las redes sociales. Ese mes publicó imágenes de autolesiones y mensajes de odio que la gente le había enviado por Internet. En mayo de 2020 fue encontrada sin vida. Hana se había suicidado. Su madre, Kyoko Kimura, que creó la página rememberhana.com, una fundación para ayudar a las víctimas de ciberacoso, explica la historia de Hana.

Hana fue calumniada y vilipendiada desde todos los lugares del mundo. Después de subir a las redes sociales una foto de sí misma cortándose la muñeca, Hana recibió todavía más mensajes de odio, insultos y comentarios violentos. “Es culpa tuya”, “no vayas de víctima”, etc. Esas palabras fueron las que colmaron el vaso. Se sentía acorralada. Hana ya no está con nosotros.

“El ciberacoso o las calumnias no tardan en destrozar a una persona.”

Hana no podía hablar de nada. En el caso del programa de telerrealidad, había un contrato de confidencialidad... Poco antes de su muerte divulgó hechos concretos sobre el programa a sus amistades y familiares. “No tratan a los actores como seres humanos”, me dijo. “No tienen corazón”.

Existía, como digo, un contrato de confidencialidad, pero, si Hana hubiera decidido demandar a los organizadores por incumplimiento, probablemente habría desencadenado más calumnias. Nos seguimos preguntando cómo podríamos haberla ayudado.

Un joven me envió un correo electrónico de disculpa. Me dijo cuál era el nombre de su cuenta, su nombre y su dirección. Era la cuenta que la policía había estado investigando. Asimismo, los equipos de investigación de los Estados Unidos identificaron el nombre y la dirección de otra persona. La policía los investigó y los procesó a ambos. Uno fue declarado culpable de injurias [un delito] y multado con 9.000 yenes [80 dólares de los Estados Unidos].

Cuando esta noticia se volvió viral, la gente se sorprendió de lo barato que salía acosar a alguien. Fueron muchas las personas que dijeron que se podía decir cualquier cosa y luego tan solo pagar una multa.

Ciberacoso

Desplazar hacia abajo
© Jeremy Goldberg
Phone frame
broken glass
Recibía hasta 100 mensajes de odio al día
@HanaKimura Eres repugnante
@HanaKimura Vuelve al zoológico
@HanaKimura Me asqueas
@HanaKimura Vete al diablo
@HanaKimura Eres basura
@HanaKimura En serio, que te den
@HanaKimura Puedes hacer daño a la gente sin pensar y pisotear su dignidad
@HanaKimura Estúpida gorila… vuelve a las montañas
@HanaKimura La he dejado de seguir en redes sociales
@HanaKimura Vete del programa
@HanaKimura La peor temporada de todo el programa y todo por tu culpa
@HanaKimura Una mujer desequilibrada
@HanaKimura Asquerosa y cobarde
Fotografía utilizada solo con fines de representación y que
no representa el personaje de la historia

Ciberacoso

Forma de acoso en línea, daños infligidos de manera constante e intencionada mediante tecnologías digitales con el fin de menoscabar la autoestima de la persona a la que van dirigidos.

Etsuo Hara/Getty Images
© Etsuo Hara/Getty Images

Después de todo lo ocurrido, creo firmemente que se necesitan leyes estrictas contra las calumnias que disuadan de forma definitiva este tipo de comportamientos. Actualmente recojo firmas de todo el mundo a favor de una petición que exige la instauración de penas más severas en el Japón.

Me gustaría que los líderes de todo el mundo tomaran las siguientes medidas:

  • Leyes y reglamentos para los medios de comunicación que inducen a las calumnias.
  • Más educación sobre cómo utilizar las redes sociales.
  • Penas severas para las acciones difamatorias.
  • El fortalecimiento del sistema de organizaciones y métodos de investigación que se encarga de los casos de difamación.
  • Una simplificación del procedimiento de revelación de la información sobre quien envía los mensajes.
  • Mayor responsabilidad por las violaciones de los derechos humanos o los daños a la salud mental.
  • Claridad respecto a la responsabilidad jurídica, como, por ejemplo, la obligación de eliminar una plataforma.
  • Programa de apoyo a las víctimas.
  • Programa de rehabilitación para los perpetradores.

Todos los días rezo para que algún día podamos tener un mundo seguro y apacible en Internet. Tengo mucho miedo y estoy profundamente indignada [por lo que representa Internet]. Sin embargo, teníamos que utilizar Internet para restaurar el honor de Hana. Ahora veo que el problema es cómo la utiliza la gente. Si se utiliza Internet de manera amable, no se hace daño a nadie, sino que uno se relaciona con los demás y surgen debates positivos. Depende de nosotros.

Tengamos cuidado con la información que hay en Internet. Investiguemos, seamos críticos. Pensemos bien a quién decidimos seguir. Y, sobre todo, no nos olvidemos de mostrar cariño y respeto a las personas que están al otro lado de la pantalla.

Mi corazón murió con la muerte de Hana. Ahora tengo la sensación de vivir tiempo prestado. Por honrar el último mensaje de Hana [en las redes sociales], “Mamá, vive una vida feliz”, no tengo más opción que seguir viviendo. Quiero pasar el resto de mi vida trabajando para lograr un mundo con empatía, tal y como Hana deseaba.

46%

Niñas japonesas de secundaria “fingían ser hombres [en Internet] para expresar cualquier opinión por temor a la reacción”.
– Girl Scouts de Japón
Historia siguiente
Woman Woman

Tu cuerpo te pertenece, incluso en Internet

Bodyright

Las mujeres y las niñas tienen el derecho inequívoco de vivir libres de violencia en todos los espacios, incluidos los espacios en línea. Obtenga más información sobre la campaña bodyright y aumente la conciencia sobre la violencia digital.

Reclama tus bodyrights Reclama tus bodyrights
Más acciones para acabar con la violencia digital

Comprométete

Para todas las personas

haz más haz más

Para las empresas tecnológicas

hacedlo mejor hacedlo mejor

Para los legisladores y las fuerzas del orden

haced lo correcto haced lo correcto
Cerrar BodyRight
BodyRight

¿Necesitamos un símbolo de copyright para el cuerpo humano? Conciénciate sobre la violencia digital

Reclama tus Bodyrights
contra la violencia digital

Actúa

Un mundo virtual libre de violencia es posible. El UNFPA, la agencia de las Naciones Unidas para la salud sexual y reproductiva, apoya el derecho de todas las mujeres y niñas a vivir sin temor a la violencia de género o el abuso en todos los espacios, incluso en Internet. Todas y todos desempeñamos un papel para lograr que esto deje de ser una esperanza y se convierta en una realidad.

Tu cuerpo te pertenece, incluso en Internet
Woman Woman
Bodyright

La campaña bodyright del UNFPA afirma que las mujeres y las niñas son dueñas de sus cuerpos y de las imágenes de sus cuerpos, y que compartirlas en cualquiera de sus formas sin su consentimiento es una violación de sus derechos humanos y de su privacidad, dignidad y autonomía corporal.

Firma la petición de la campaña bodyright del UNFPA y de Global Citizen por la que se pide a las empresas de tecnología y contenido que garanticen a los cuerpos de las mujeres y niñas la misma protección y el mismo respeto que a una entidad jurídica con copyright. Comparte el símbolo de bodyright para mostrar tu apoyo a los derechos irrenunciables de las mujeres y las niñas.

Reclama tus bodyrights Reclama tus bodyrights
Más acciones para acabar con la violencia digital

Comprométete

Para todas las personas:

Haz más

Cualquier persona que comparta las imágenes íntimas de una mujer sin su consentimiento (incluso si quien las comparte no es el autor original) está cometiendo violencia contra las mujeres. Haz que la interrupción de esa cadena comience contigo. Si ves a alguien atacando, intimidando o amenazando a alguien en línea, no te unas a la cadena. Publica mensajes positivos que contrarresten lo negativo. Informa el abuso a la plataforma tecnológica. Una sobreviviente de ciberturba aseguró que se sintió apreciada y respaldada por personas que la defendieron.

PARA LAS EMPRESAS TECNOLÓGICAS:

HACEDLO MEJOR

El UNFPA se unió al llamado que hace la Fundación World Wide Web a Facebook, Google, TikTok y Twitter para que den prioridad a la seguridad de las mujeres en línea, exigiéndoles el cumplimiento de los compromisos asumidos durante el Foro Generación Igualdad 2021 llevado a cabo en París. Pero hay muchas plataformas más. En palabras de Thorn, una organización que trabaja para eliminar el abuso sexual infantil, “no lograremos el objetivo de crear una Internet segura hasta que cada plataforma en la que se pueda subir información haya adoptado medidas de detección proactivas”.

Para los legisladores y las fuerzas del orden:

HACED LO CORRECTO

Según The Economist Intelligence Unit, “en 64 de 86 países, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los tribunales parecen no estar tomando las medidas correctivas adecuadas para hacer frente a la violencia contra las mujeres en línea”. Protejan a las mujeres y niñas en línea con una reforma que haga responsables a los perpetradores. Estar físicamente en una jurisdicción distinta (una sin legislación que enfrente la violencia en línea) de la de la víctima no debería ser un pase libre; los organismos transfronterizos deberían trabajar de manera conjunta para castigar a los agresores. Buscar justicia no debe ser otra experiencia traumática.