UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia

Planificación de la familia y salud sexual
Acceso a los anticonceptivos y utilización
Necesidad insatisfecha
Elección de métodos
Infecciones de transmisión sexual
Calidad de la atención
Voces más fuertes en favor de la salud reproductiva
Obtención de suministros
Los hombres y la salud reproductiva

Las deficiencias en los servicios de salud reproductiva y salud sexual son causas de casi una quinta parte de la carga mundial de morbilidad y mortalidad prematura, y de una tercera parte de las enfermedades y defunciones de las mujeres en edad de procrear (1).

En la Conferencia de El Cairo, la comunidad internacional adoptó un nuevo concepto, más amplio, de salud reproductiva y derechos reproductivos, inclusive la planificación de la familia y la salud sexual. La Conferencia exhortó a integrar la planificación de la familia y la atención de la salud maternoinfantil en un conjunto más amplio de servicios, entre ellos los de lucha contra el VIH y las infecciones de transmisión sexual (ITS). Se consideró que la ampliación del acceso a los servicios y la satisfacción de las necesidades y los deseos expresados por las clientas eran condiciones esenciales para reducir el número de embarazos no deseados, mejorar la salud de las madres y frenar la pandemia de VIH/SIDA.

La CIPD fijó como objetivo asegurar el acceso voluntario y universal a una gama completa de servicios de salud reproductiva e información al respecto, antes de 2015. Los delegados también convinieron en que la salud sexual y reproductiva es un derecho humano y forma parte del derecho general a la salud.

A partir de 1994 se lograron importantes adelantos hacia el objetivo de la CIPD en cuanto al acceso universal a los servicios de salud reproductiva. La Encuesta Mundial realizada por el UNFPA en 2003 comprobó que los países, en su mayoría, han establecido o han ampliado políticas y programas de salud reproductiva. Muchos han cambiado sustancialmente las maneras en que se ofrecen los servicios de salud maternoinfantil y planificación de la familia(2), reorientando los servicios para mejorar su calidad y satisfacer mejor las necesidades y los deseos de sus clientas. El aumento del uso de anticonceptivos por las parejas indica que hay un mayor acceso a los métodos de planificación de la familia(3). En las leyes y políticas se ha prestado mayor atención a lo derechos reproductivos.

SALUD REPRODUCTIVA: UN CONCEPTO INTEGRAL

La salud reproductiva es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el aparato reproductor y sus funciones y procesos. En consecuencia, la salud reproductiva entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos y de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no hacerlo, cuándo y con qué frecuencia. Esta última condición lleva implícito el derecho del hombre y de la mujer a obtener información y servicios de planificación de la familia de su elección, así como acceso a otros métodos para la regulación de la fecundidad que no estén legalmente prohibidos, y acceso a métodos seguros, eficaces, asequibles y aceptables, el derecho a recibir servicios adecuados de atención de la salud que permitan los embarazos y los partos sin riesgos y den a las parejas las máximas posibilidades de tener hijos sanos.

—Programa de Acción de la CIPD, párrafo 7.2

A partir de 1994, los gobiernos, los organismos internacionales y las ONG se han centrado en acrecentar la demanda de anticonceptivos y no sólo ampliar el suministro. El aumento de la demanda significa satisfacer mejor las necesidades y los deseos de los clientes y ofrecer una amplia combinación de métodos de planificación de la familia y atención de más alta calidad, con establecimientos dotados de amplios suministros y personal bien capacitado, dispuesto a informar y de trato cortés.

Pero hay millones de personas—particularmente los pobres—que siguen careciendo de acceso a servicios de calidad, inclusive a métodos modernos de planificación de la familia, servicios de emergencia obstétrica y prevención y tratamiento de las ITS. La demanda está aumentando más rápidamente que los recursos para satisfacerla; y en muchos países, hay diversos factores que limitaron el progreso en la integración de los servicios existentes y el aprovechamiento de los efectos sinérgicos previstos en la CIPD.

RESULTADOS DE LA ENCUESTA MUNDIAL. Las respuestas de los países a la Encuesta Mundial realizada por el UNFPA en 2003 indican que se ha adelantado en cuanto a ampliar el acceso a los servicios de salud reproductiva e integrar la planificación de la familia con otros servicios. Pero esos países también informaron de que habían tropezado con muchos problemas. En el decenio transcurrido desde la CIPD, muchos países han adoptado la idea y la práctica de la salud reproductiva; han ampliado los programas para llegar a mayor cantidad de personas necesitadas de servicios y han integrado la planificación de la familia en la atención prenatal y postnatal, los servicios de atención al parto, la prevención de las ITS y el VIH/SIDA, la detección del cáncer cervical y la remisión a otros servicios que dispensen tratamiento, según sea apropiado.

También se ha hecho cada vez mayor hincapié en ofrecer un mayor acceso a los grupos que carecen de servicios suficientes, entre ellos los muy pobres y los habitantes de zonas rurales, así como a velar por que los pobres tengan una voz más audible en la formulación de políticas, de modo que los servicios y la información al respecto se adapten a sus circunstancias especiales. Asimismo, muchos países están integrando los servicios de salud reproductiva, inclusive los de planificación de la familia y salud sexual, en los servicios de atención primaria de la salud, en el marco de la reforma del sector de salud y de cambios de vastos alcances en las disposiciones de organización, administración y financiación.

ADELANTOS JURÍDICOS. Después de la CIPD, muchos países han aprobado leyes que amplían el acceso de todas las mujeres y todos los hombres a la atención de la salud reproductiva y aseguran que no se niegue el acceso a los servicios a las embarazadas o a los adolescentes, ni se discrimine contra ellos en las escuelas o el empleo. En la Encuesta Mundial del UNFPA se comprobó que desde 1994, 46 países habían aprobado nuevas leyes y reglamentaciones al respecto.

Por ejemplo, en Papua Nueva Guinea se eliminó el requisito del “consentimiento del esposo” para que las mujeres usen anticonceptivos; y los adolescentes mayores de 16 años pueden tener acceso a servicios de salud reproductiva sin necesidad del consentimiento de los progenitores. La República Democrática Popular Lao ha adoptado una política nacional de espaciamiento de los nacimientos contraria a la política favorable a la natalidad adoptada en el decenio de 1990; en virtud de esta nueva política, se proporcionan gratuitamente y sin coacción métodos anticonceptivos.

La Política Nacional de Salud de Belice reconoce los derechos reproductivos, inclusive la detección voluntaria de la infección con el VIH y el asesoramiento voluntario al respecto; garantiza desgravaciones impositivas a las ONG que ofrecen servicios de salud y establece protocolos para los servicios de planificación de la familia.

En la Encuesta Mundial, 20 países informaron acerca de campañas de comunicación y promoción sobre derechos reproductivos; 18 países destacaron cambios institucionales. Por ejemplo, en Micronesia se permite que las estudiantes embarazadas sigan asistiendo a la escuela y también se permite que los adolescentes tengan acceso a los métodos anticonceptivos sin consentimiento paterno previo por escrito. Se adoptaron leyes y reglamentaciones sobre la familia en 10 países para que los hombres asuman mayor responsabilidad con respecto a la salud reproductiva.

12 LA OMS ADOPTA UNA ESTRATEGIA MUNDIAL SOBRE SALUD REPRODUCTIVA PARA LOGRAR LOS MDG

En mayo de 2004, la 57ª Asamblea Mundial de la Salud aprobó por primera vez la estrategia de la Organización Mundial de la Salud sobre salud reproductiva, con el objetivo de acelerar el progreso hacia la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (MDG) y los objetivos de salud reproductiva planteados en la CIPD y en el examen al cabo de cinco años de su Programa de Acción.

En la estrategia se determinan cinco aspectos prioritarios de la salud reproductiva y sexual:

  • Mejorar la atención prenatal, del parto, del puerperio y del recién nacido;
  • Ofrecer servicios de alta calidad de planificación de la familia, inclusive servicios para tratamiento de la infecundidad;
  • Eliminar el aborto realizado en malas condiciones;
  • Combatir las ITS, inclusive el VIH, las infecciones del aparato reproductor, el cáncer cervical y otros trastornos ginecológicos;
  • Promover la salud sexual.

La Asamblea reconoció el Programa de Acción de la CIPD y exhortó a los países a:

  • Adoptar y aplicar la nueva estrategia, como parte de las acciones nacionales para conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio;
  • Incorporar la salud reproductiva y sexual como parte integrante de la planificación y la presupuestación;
  • Fortalecer la capacidad de los sistemas de salud para proporcionar acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, en particular los de salud de la madre y del recién nacido, con la participación de las comunidades y las ONG;
  • Velar por que la puesta en práctica de las normas beneficie a los pobres y a otros grupos marginados, incluidos los adolescentes y los hombres;
  • Incluir todos los aspectos de la salud sexual y reproductiva en los informes nacionales sobre el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Fuentes

Planificación de la familia y salud sexual

La CIPD exhortó a todos los países a adoptar medidas para satisfacer las necesidades de sus poblaciones en materia de planificación de la familia y proporcionar antes de 2015 acceso universal a una gama completa de métodos seguros y fiables de planificación de la familia. El propósito era ayudar a las parejas e individuos a alcanzar sus propios objetivos en materia de reproducción; prevenir los embarazos no deseados y reducir el número de embarazos de alto riesgo; lograr que los servicios de calidad de planificación de la familia sean costeables, aceptables y accesibles para todos; mejorar la calidad de los servicios de planificación de la familia y la información y el asesoramiento psicosocial al respecto; e intensificar la participación de los hombres en la práctica de la planificación de la familia.

BENEFICIOS DE PODER OPTAR. La planificación de la familia posibilita que las personas y las parejas determinen el número y el espaciamiento de sus hijos, un derecho humano básico reconocido. Se obtienen beneficios prácticos en numerosos niveles:

  • En el plano individual, se mejora la salud de madres y niños de corta edad; se amplían las oportunidades de educación, empleo y participación social de la mujer; se reduce la exposición a riesgos de salud; y se reduce el recurso al aborto;


  • En el plano de las familias, se reduce la competición y la dilución de los recursos; se reduce la pobreza de los hogares; y se aumenta la posibilidad de compartir la adopción de decisiones;


  • En el plano de la sociedad, se acelera la transición demográfica; y la oportunidad de aprovechar el “dividendo demográfico” (véase el Capítulo 2) a fin de acelerar el desarrollo económico.


 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |