Volver a la campaña
Su mano estaba en mi muslo
Shiyalni


Uso el autobús todos los días para ir a la universidad y a otros lugares en Colombo. Por lo general, los autobuses de por la mañana están muy llenos y tardan mucho. Llevo usando el autobús para ir al trabajo desde los catorce años.

Esto sucedió cuando iba de camino a casa de una clase por la noche y el autobús estaba muy lleno. Me gustaría enfatizar que llevaba una camisa tradicional de Kurta. Estaba parada en el autobús escuchando música y había un hombre sentado a mi lado. Al principio, no me percaté de él. Al rato, me di cuenta de que su mano estaba en mi muslo interno. Me sorprendió mucho y me llevó unos segundos darme cuenta de lo que me estaba pasando.


Esa fue la primera vez que fui acosada físicamente y no sabía cómo reaccionar. Me enfadé mucho. Le pregunté directamente, “¿Cuál es su problema? ¿Qué está haciendo?” Él dijo, “¡Lo siento!” Sin pensarlo mucho, lo golpeé con mi botella de agua metálica.

No podía creer que el revisor del autobús, el conductor y otros pasajeros no me ayudaran. Una señora sentada a su lado vio lo que pasó, pero no dijo nada. Sé que la violencia no es la respuesta, pero en ese momento fue mi reacción instantánea.


Después de un tiempo, se lo conté a mis padres y pensé que me culparían por golpear a ese hombre. Pero mis padres dijeron que fue valiente por mi parte. Mi padre dijo que ese hombre no intentaría repetirlo con otra chica después de este incidente. 

Fotos © Eliza Hatch/Cheer Up Luv por UNFPA y Videos © Studio Zoo