Volver a la campaña
Realmente me impactó
Paramie


Desde el momento en que comencé a viajar ida y vuelta a Kandy, donde vivo, he tenido muchas malas experiencias con el transporte público, especialmente en autobuses y trenes. Pero el más significativo, el que más me impactó, fue este incidente con un conductor de tuk-tuk.


Iba a casa de una amiga a un área desconocida. El autobús no llegaba del todo a su casa, así que bajé y caminé los quinientos metros restantes. Mientras caminaba, un tuk-tuk se detuvo frente a mí y el conductor se inclinó para preguntarme sobre un lugar del que nunca había oído hablar.

Le dije educadamente que no lo sabía y que no estaba familiarizada con la zona. Luego, procedió a decir muy vulgarmente que mis tetas eran grandes y que sería buena para un buen polvo. Me fui, porque estaba asqueada. No quería quedarme allí de todos modos. Realmente me impactó, porque generalmente la gente no se detiene a decirme cosas.


Fue una llamada de atención sobre la que realmente no deberíamos guardar silencio, porque no podemos simplemente callarnos y esperar a que no suceda más. Hoy en día, mi amiga no sabe lo que me pasó de camino a su casa.

Fotos © Eliza Hatch/Cheer Up Luv por UNFPA y Videos © Studio Zoo