Volver a la campaña
Realmente me impactó
Paramie


Desde el momento en que comencé a viajar ida y vuelta a Kandy, donde vivo, he tenido muchas malas experiencias con el transporte público, especialmente en autobuses y trenes. Pero el más significativo, el que más me impactó, fue este incidente con un conductor de tuk-tuk.


Iba a casa de una amiga a un área desconocida. El autobús no llegaba del todo a su casa, así que bajé y caminé los quinientos metros restantes. Mientras caminaba, un tuk-tuk se detuvo frente a mí y el conductor se inclinó para preguntarme sobre un lugar del que nunca había oído hablar.

Le dije educadamente que no lo sabía y que no estaba familiarizada con la zona. Luego, procedió a decir muy vulgarmente que mis tetas eran grandes y que sería buena para un buen polvo. Me fui, porque estaba asqueada. No quería quedarme allí de todos modos. Realmente me impactó, porque generalmente la gente no se detiene a decirme cosas.


Fue una llamada de atención sobre la que realmente no deberíamos guardar silencio, porque no podemos simplemente callarnos y esperar a que no suceda más. Hoy en día, mi amiga no sabe lo que me pasó de camino a su casa.

Fotos © Eliza Hatch/Cheer Up Luv por UNFPA y Videos © Studio Zoo

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookies policy.

X