Volver a la campaña
Nadie hizo nada
Nadee


Desde que estaba en la escuela, me han acosado de muchas maneras. A veces, apoyándose en mí o tocándome.

Un día viajaba en el autobús. El asiento de mi lado estaba un poco tembloroso. Entre Townhall y Nugegoda, dos personas se sentaron en él y nos las arreglamos para viajar cómodamente.


Otra persona vino y se sentó a mi lado y comenzó a tocarme con el codo. Lo empujé con el codo y me alejé. Él continuó tocándome, así que mantuve mi bolso entre nosotros. Lo empujé de nuevo. Se enojó mucho y se levantó del asiento y me abofeteó. Esto fue en la tarde, alrededor de las 2 o las 3, así que había mucha gente en el autobús; pero nadie hizo nada. Simplemente me abofeteó y se bajó del autobús. Esto me puso en una situación realmente incómoda.

Incluso si no ocurre nada importante, cada vez que alguien se sienta a nuestro lado tenemos miedo. Tenemos miedo de que algo pueda pasar. Por eso, cuando viajamos en autobús, no podemos leer un libro, mirar por la ventana o quedarnos dormidas. Siempre estamos nerviosas.


Lo triste es que, cuando la gente ve que suceden estas cosas, no intervienen ni les dicen que paren. Todos miran hacia otro lado. Si dejamos de mirar a otro lado, todos podrán viajar seguros.

Fotos © Eliza Hatch/Cheer Up Luv por UNFPA y Videos © Studio Zoo