Declaración

Declaración de la Coalición de Acción del Foro Generación Igualdad sobre la autonomía corporal y la salud y los derechos sexuales y reproductivos sobre la anulación de Roe v. Wade

03 Agosto 2022

La Coalición de Acción sobre Autonomía Corporal y Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos (SDSR) del Foro Generación Igualdad (FGI) expresa una grave preocupación por el retroceso mundial en materia de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las niñas, en particular la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos Dobbs v. Jackson Women's Health Organization que anula el fallo Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey, que garantizaron y reafirmaron, respectivamente, el derecho constitucional al aborto en los Estados Unidos.

Nos preocupa profundamente, ya que hay indicios que permiten pensar que esta decisión podría llevar a que más de la mitad de los estados de los Estados Unidos prohíban el aborto, dejando al menos 36 millones de mujeres en edad reproductiva sin acceso a un aborto seguro y legal. Las consecuencias directas de esta decisión afectarán negativamente a millones de personas en los Estados Unidos, particularmente a las mujeres.

Décadas de experiencia nos han enseñado que decisiones como éstas no solo erosionan o eliminan el acceso a servicios críticos de atención de salud reproductiva, sino que también contribuyen al estigma del aborto, a la discriminación contra los proveedores de salud y las personas que buscan atención. Esto también puede traer efectos de gran alcance en términos de salud reproductiva y autonomía corporal que pueden conducir a un aumento de las tasas de morbilidad y mortalidad materna, embarazo adolescente y la afectación directa a los proyectos de vida de las/os jóvenes, con un impacto significativo en su autonomía económica, seguridad, protección y acceso a oportunidades. Además, la revocación de un derecho reconocido y ejercido durante casi 50 años sienta un precedente que podría reforzar el estigma e influir en las decisiones políticas sobre el derecho al aborto a nivel mundial, y contrasta con los cambios normativos recientes realizados en otros países, como Argentina, Benín, Colombia, Kenia, México, y Tailandia.

Deseamos enfatizar que tipificar al aborto como una práctica punible no reduce el número de abortos, sino que solo resultan en el aislamiento y la criminalización de quienes proveen este servicio y de las personas que buscan atención médica. Nadie debe temer al arresto o al castigo por proporcionar o acceder a una prestación médica esencial. El precedente establecido en esta decisión contradice directamente el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) y la Plataforma de Acción de Beijing, que ha hecho énfasis en la reducción de los abortos inseguros. Además, va en contra de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 3 y 5 sobre salud e igualdad de género, respectivamente, y de las recién actualizadas Directrices de atención del aborto de la Organización Mundial de la Salud.

A pesar de este desarrollo y de otros que criminalizan y restringen el aborto, creemos que el movimiento feminista global por los derechos reproductivos y la autonomía corporal se encuentra más fuerte que nunca. La Coalición de Acción del FGI sobre la Autonomía Corporal y la SDSR es un testimonio de ello, ya que hemos renovado colectivamente nuestro firme compromiso con el derecho de las mujeres a la dignidad, la autonomía corporal y el control sobre sus cuerpos y nos obligamos a trabajar en torno a cuatro acciones clave, incluido el aumento de la disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad de los servicios de aborto. Nos motivan los continuos esfuerzos de quienes trabajan en oficinas gubernamentales, parlamentarias, organizaciones de la sociedad civil y otros sectores de todo el mundo que trabajan para eliminar las barreras que obstaculizan el acceso a la atención integral del aborto en apoyo de los derechos reproductivos y la autonomía corporal.

Frente a una crisis que continúa y se agrava, el ejercicio de los derechos reproductivos no es negociable y no debe revertirse en ninguna parte. Estamos comprometidos/as a enfrentar este momento e impulsar nuestro Plan de Aceleración Global, una agenda visionaria para la igualdad de género, para que las mujeres, las niñas y las personas en toda su diversidad puedan ejercer plenamente su derecho a la autonomía corporal y a la SDSR.

Emitido en nombre de la Coalición de Acción sobre Autonomía Corporal y Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos. Las opiniones expresadas son de la Coalición de Acción, una coalición de múltiples partes interesadas de gobiernos, sociedad civil, sector privado, jóvenes, agencias filantrópicas y multilaterales que participan en Generación Igualdad.

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X