Noticias

Sobrevivir al ébola: "Tenía tanto miedo de morir"

18 Febrero 2019
Author: UNFPA
Jémima Masika se infectó con el virus del ébola y sobrevivió. © UNFPA RDC/Brigitte Kiaku
Jémima Masika se infectó con el virus del ébola y sobrevivió. © UNFPA RDC/Brigitte Kiaku

BENI, República Democrática del Congo - Cuando Jémima Masika, de 26 años, perdió a sus padres a causa del ébola, en agosto, todavía pensaba que el mortal virus era apenas un mito; entonces cayó enferma.

"Yo no creía que existiera el ébola", asegura. "Como muchos, consideraba que la enfermedad era un [mito] creado por los políticos".

La República Democrática del Congo conoce bien el ébola. Este es el décimo brote de la enfermedad en el país, pero es la primera vez que afecta la provincia de Kivu del Norte, zona densamente poblada y de conflicto.

La Sra. Masika contrajo la enfermedad mientras cuidaba a su tía enferma.

"Estaba ayudando a mi tía, quien vomitaba mucho. Tuve que limpiarla varias veces. Después comencé a sentirme mal. Tenía los mismos signos clínicos que mi tía", explicó.

Cuando el ébola ataca una zona de conflicto

El brote comenzó en agosto golpeando las provincias de Kivu del Norte y de Ituri. Se han identificado más de 800 casos, y han muerto más de 500 personas.

Como cuidadoras tradicionales de los enfermos, las mujeres y las niñas enfrentan un mayor riesgo de exposición. Según el informe más reciente de la Organización Mundial de la Salud sobre el brote, aproximadamente el 58 % de los casos de ébola se han identificado en mujeres.

Y el impacto del ébola se propaga más allá de los infectados.

La sobrecarga de los debilitados sistemas de salud ha dejado a muchos sin acceso a servicios vitales, incluida la salud sexual y reproductiva

El UNFPA ha trabajado con sus socios para evitar la propagación del virus, y para ayudar a asegurar que los servicios de salud sexual y reproductiva sigan estando disponibles. En septiembre, el UNFPA donó 10 toneladas de equipo médico destinado a 20 centros de salud en Beni, suficiente para ayudar a 31 000 personas durante 6 meses. 

Entre esos materiales figuraban suministros que permiten a las mujeres dar a luz sin riesgo de contraer la enfermedad. El UNFPA también está ayudando a las parteras a manejarse con precaución mientras atienden a madres y recién nacidos.

Pero los esfuerzos para responder al brote se han visto obstaculizados por la inestabilidad en la región, que ha puesto en grave riesgo a los equipos de ayuda humanitaria.

La desconfianza de la comunidad también se ha convertido en un problema. Para solucionarlo, el UNFPA ha comenzado a ofrecer a la comunidad información sobre el virus. 

"Estamos proporcionando una respuesta integral a la epidemia de ébola que incluye extensión para ofrecer a las comunidades información esencial para prevenir y controlar la enfermedad", indicó Sennen Hounton, representante del UNFPA en el país.

Un largo camino hacia la recuperación

"Nos hablaron sobre el ébola y qué hacer si sentíamos ciertos síntomas. Así que como medida de precaución, fui al centro de tratamiento del ébola", recordó la Sra. Masika.

Allí le diagnosticaron rápidamente la infección con el virus del ébola, y la admitieron para tratamiento. "Tenía tanto miedo de morir y que me pusieran en una bolsa de cadáveres, como a mis padres", admitió.

Estuvo postrada en cama durante un mes. "Las enfermeras y los médicos lucharon por salvar mi vida". 

Finalmente se recuperó.

Pocos esperaban que sobreviviera. "Descubrí que mi familia había regalado todas mis pertenencias", relató, "pues pensaban que no me recuperaría".

Después del alta, la Sra. Masika recibió un kit de higiene femenina del UNFPA con suministros esenciales. La higiene desempeña un papel fundamental en la prevención de la propagación del virus. 

"Para contribuir con la cura del ébola, me he comprometido a ayudar a otros informándoles sobre el modo de seguir las normas de higiene, en particular el lavado de las manos, para protegerse de la enfermedad", concluyó.

Vacunas, motos y fútbol

Desde el mes de agosto, una campaña de vacunación masiva ha alcanzado a más de 77 000 personas. El UNFPA proporcionó suministros para este esfuerzo, incluidas 10 000 jeringas.

El UNFPA también ayudó a fortalecer los servicios de agua, saneamiento e higiene en las zonas afectadas, y ha proporcionado más de 50 motocicletas, así como software de soporte para el rastreo de los contactos: el seguimiento de las personas que han estado en contacto con personas infectadas.

Además, el UNFPA ha patrocinado un torneo de fútbol, actividades teatrales y una marcha de más de 1000 estudiantes, todas estas actividades de apoyo a la campaña de sensibilización "Cero ébola en casa", del Ministerio de Salud.

                            – Aimee Manimani con reportaje de Brigitte Kiaku