Noticias

A raíz de un mortal tifón, un centro móvil dirigido por mujeres cubre las necesidades de salud sexual y reproductiva

A raíz de un mortal tifón, un centro móvil dirigido por mujeres cubre las necesidades de salud sexual y reproductiva
El centro de Women's Health on Wheels (Salud de las Mujeres sobre Ruedas) en Saint Bernard, en la zona de Leyte Meridional, que se vio afectada por el tifón Rai/Odette, se estacionó al lado de un complejo escolar que se utiliza como campamento de evacuación. El equipo celebró un día dedicado a las embarazadas, a quienes prestaron servicios de salud sexual y reproductiva y ofrecieron sesiones informativas sobre violencia de género. © UNFPA Filipina
  • 14 Marzo 2022

SAN BERNARD, Leyte Meridional, Filipinas – Se ha desplegado una nueva clínica móvil de salud sexual y reproductiva en la devastada provincia de Leyte Meridional después del tifón Rai/Odette, que afectó la zona en diciembre, y que es la tercera tormenta más fuerte jamás registrada en el hemisferio norte. 

El centro de Women's Health on Wheels (WHoW), que ha sido diseñado para llegar a zonas remotas, ofrece respuesta rápida a las mujeres en situación de extrema necesidad debido a desastres climáticos y otras emergencias. La unidad móvil, que es financiada conjuntamente por el UNFPA y el Gobierno, es la primera de este tipo en el país dedicada a cuestiones médicas relacionadas con la salud reproductiva y la violencia de género después de una crisis. 

“[Por cierto tiempo] he deseado algo así”, manifestó la Dra. Karen Villanueva, Oficial Municipal de Salud de Saint Bernard, “pues permite a nuestro personal llegar con servicios básicos de salud hasta las personas que se encuentran aisladas y a las menos favorecidas”. La unidad fue creada mediante los esfuerzos conjuntos de profesionales que trabajan en el campo de la atención sanitaria y la seguridad de la mujer, y cuenta con un obstetra, dos parteras y dos enfermeras (todas mujeres, excepto por un profesional de la partería). 

Llegando a lugares remotos

El camión completamente equipado comenzó a ofrecer servicios el mes pasado en la región de las Visayas orientales, una de las áreas más afectadas por el súper tifón Rai/Odette. La tormenta afectó a más de 10,3 millones de personas en todo el país, donde redujo a escombros una infinidad de hogares y destruyó instalaciones médicas cruciales, entre otras infraestructuras. De las 98.000 embarazadas que se calcula viven en zonas afectadas por tifones, alrededor de 24.000 corren el riesgo de sufrir complicaciones obstétricas. Aproximadamente 13.000 casos de sobrevivientes de violencia de género procurarán atención.   

Jocelyn de 30 años
Jocelyn, de 30 años, fue a Women's Health on Wheels en procura de servicios de planificación familiar.  © UNFPA Filipinas  

Hasta la fecha, WHoW ha traído al mundo tres bebés y ha realizado chequeos prenatales a unas 60 embarazadas, además de haber realizado sesiones informativas sobre salud y protección con distintas pacientes. Con su capacidad para llegar a lejanos centros de evacuación y a comunidades que carecen de recursos adecuados para la atención de la salud, cabe esperar que WHoW preste servicios vitales a mujeres y niñas vulnerables.

Después de los desastres, las embarazadas sufren más abortos espontáneos y partos prematuros, en tanto que las niñas y las mujeres sufren niveles más altos de violencia sexual y abuso doméstico. Una evaluación de la Organización Internacional de Migraciones posterior al tifón Rai/Odette reveló que el 95 % de los centros de evacuación filipinos no contaba con espacios seguros favorables para las mujeres, lo que aumentaba el riesgo de violencia de género y de malos resultados en materia de salud para las madres y los niños.

La Dra. Grace Viola, funcionaria del programa de salud materna y planificación familiar del UNFPA, que supervisa la unidad móvil, adelanta que la agencia está trabajando con el Departamento de Salud para invertir en el despliegue de las tan necesarias unidades de WHoW en un país propenso a condiciones meteorológicas extremas, incluidas lluvias torrenciales, inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra.

“Después del tifón, me preocupaba dónde alumbrar de manera segura, porque nuestras instalaciones de parto fueron arrasadas por las aguas”, admitió Mariel Bucag, de 29 años, la primera mujer en dar a luz en el centro móvil (que tuvo una niña). “Por suerte, teníamos el WHoW".

– Abigail Haworth

 

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X