Noticias

Las necesidades de salud reproductiva en Mozambique son una prioridad tras el paso de la tormenta tropical Ana

Las necesidades de salud reproductiva en Mozambique son una prioridad tras el paso de la tormenta tropical Ana
Tras el paso la tormenta tropical Ana se distribuyeron entre las mujeres del distrito de Maganja da Costa, provincia de Zambezia, más de 200 kits de higiene femenina con artículos tales como toallas sanitarias reutilizables y artículos de seguridad, como silbatos y linternas. © UNFPA Mozambique/Hidayat Kassim
  • 11 Febrero 2022

PROVINCIA DE ZAMBEZIA, Mozambique – Puede que el país se haya salvado del ciclón tropical Batsirai, pero todavía sufre las consecuencias de los devastadores impactos de la tormenta tropical Ana. 

El 24 de enero, en el distrito de Angoche, en la provincia costera de Nampula, la tormenta Ana avanzó en dirección oeste en las provincias de Zambezia y Tete, y dejó inundaciones generalizadas, viviendas e infraestructura dañadas y destruidas, además de la suspensión de los servicios básicos. Las provincias de Sofala, Niassa y Cabo Delgado también se vieron afectadas, pero menos extensamente. Mozambique, que queda aguas abajo de las principales cuencas fluviales y en la ruta de los ciclones, a lo que suma una costa larga y baja topografía, es vulnerable a inundaciones repentinas. En 2019, sufrió los embates de los ciclones Idai y Kenneth en el curso de unas pocas semanas. 

mujer en pierna yeso con muleta
Florinda Culosa estaba en su casa, en el distrito de Mocuba, provincia de Zambezia, cuando se derrumbó durante la tormenta tropical Ana. La tormenta, que causó inundaciones masivas, ha afectado a más de 180.000 personas, de las cuales 38 perdieron la vida y más de 200 resultaron lesionadas, al tiempo que destruyó miles de hogares, centros de salud e infraestructura. © UNFPA Mozambique/Sergio Borge 

Las sombrías estadísticas de la tormenta comprenden al menos 38 muertos, 207 heridos, 12.000 casas en ruinas y 26 centros de salud, 25 sistemas de abastecimiento de agua, 138 postes de electricidad y unos 2.275 kilómetros de carretera dañados, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (INGD). Los cultivos inundados han suscitado preocupación respecto de la seguridad alimentaria, y casi 300.000 estudiantes no tienen escuelas a las cuales asistir.  

“Mi casa se me derrumbó encima después de que logré sacar a mis hijos”, recordó Florinda Culosa, de 48 años, en el distrito de Mocuba. La casa que compartía con seis hijos y dos nietos se ha perdido. “Me entristece tanto haber perdido mi casa”.

Fortaleciendo los servicios de salud sexual y reproductiva 

Después de la tormenta, el UNFPA ha venido colaborando con el gobierno para reforzar los servicios de salud sexual y reproductiva y de protección de las poblaciones más vulnerables, en particular las mujeres y las niñas en edad reproductiva (de 15 a 49 años). Las 180.869 personas afectadas por la tormenta incluyen aproximadamente 43.409 mujeres en edad reproductiva y 5.127 embarazadas que continuarán necesitando servicios de salud reproductiva.

Centro de salud con techo dañado
Fuertes vientos dañaron el techo de la sala de maternidad del Centro de Salud Alta Benfica, en el distrito de Mocuba, que se inundó durante la tormenta mientras una enfermera ayudaba a una mujer a dar a luz trillizos. © UNFPA Mozambique/Sergio Borge

“En la noche de la tormenta, en la sala de maternidad asistimos a una madre que daba a luz trillizos mientras el centro se inundaba y el fuerte viento destruía partes del techo”, recordó Filomena Aibo Joao, enfermera de salud maternoinfantil en el Centro de Salud Alto Benfica, del distrito de Mocuba. “La situación era aterrorizante, pero la suerte se puso de nuestro lado, pues la madre y los tres bebés sobrevivieron”. 

Se han desplegado brigadas móviles para que presten servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos anticonceptivos y medicamentos de salud materna, en zonas remotas afectadas. En la provincia de Tete, las clínicas móviles reanudaron rápidamente los servicios de salud sexual y reproductiva y de planificación familiar en comunidades aisladas por las inundaciones.  

El UNFPA está distribuyendo miles de kits de higiene femenina a mujeres y niñas vulnerables en apoyo a sus necesidades sanitarias, de higiene menstrual y de higiene femenina, así como tiendas de campaña que permitirán que los centros de salud que sufrieron daños sigan prestando atención.

canoas en el rio
Debido a que la tormenta destruyó caminos y puentes, los kits de higiene femenina tuvieron que ser transportados en canoa.  © UNFPA Mozambique/Hidayat Kassim

Después de que Noemia Hortênsia, de 19 años, perdió su casa, sus pertenencias y su cultivo de arroz en la pequeña aldea de Magica, ella y sus hijos fueron al lugar de reasentamiento de Sola Parreirao, donde recibió uno de los más de 200 kits de higiene femenina que hubo que transportar en canoa debido a que la tormenta destruyó caminos y puentes. “Mi casa se derrumbó por las inundaciones. Temí que cayera encima de mí o de mi hijo o mi hija”, afirmó. “Lo perdimos todo”. 

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X