Noticias

Gran número de mujeres carecen de poder de decisión sobre sus cuerpos, confirma el informe del UNFPA

10 Abril 2019
Author: UNFPA
Marta Paula de Guinea-Bissau fue hospitalizada cuando dio a luz a la edad de 13 años. Los médicos temían que ella muriera. Hoy, pide que los jóvenes tengan acceso a la planificación familiar. © UNFPA / I. Barbosa
Marta Paula de Guinea-Bissau fue hospitalizada cuando dio a luz a la edad de 13 años. Los médicos temían que ella muriera. Hoy, pide que los jóvenes tengan acceso a la planificación familiar. © UNFPA / I. Barbosa

NACIONES UNIDAS, Nueva York - Los derechos y las opciones reproductivas se han convertido en realidad para más mujeres que nunca, afirma el informe principal del UNFPA, Estado de la Población Mundial 2019, publicado hoy. Sin embargo, pese a esos avances, gran número de mujeres alrededor del mundo no cuentan con la facultad para tomar decisiones fundamentales sobre sus propios cuerpos.

El informe del UNFPA publicó por primera vez datos sobre la capacidad de las mujeres para tomar decisiones en tres esferas clave: la relación sexual con su pareja, el uso de anticonceptivos y la atención de la salud.

En los 51 países donde se dispone de esta información, sólo el 57 % de las mujeres casadas o en una relación pueden tomar sus propias decisiones en estas tres esferas.

La autonomía sexual y reproductiva de las mujeres fue mayor en dos países: Filipinas y Ucrania, donde el 81 % de las mujeres puede tomar estas decisiones por sí mismas.

Por otro lado, fue menor en tres países: Malí, Níger y Senegal. En estos países, sólo el 7 % de las mujeres puede tomar sus propias decisiones respecto de esas tres esferas.

Tefta Shakaj es una partera en Albania. Según ella, las oportunidades para las mujeres y
las niñas han mejorado en los últimos 25 años. © UNFPA

"Todavía nos queda un largo camino por recorrer antes de que todas las mujeres y niñas tengan el poder y los medios para gobernar sus propios cuerpos y tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y reproductiva", manifestó la Directora Ejecutiva del UNFPA, Dra. Natalia Kanem.

Una historia de progreso

A pesar de que estas estadísticas pueden parecer desesperadas, representan enormes progresos en la larga historia de los derechos en materia de salud sexual y reproductiva, explica el nuevo informe, titulado "Un Asunto Pendiente: La defensa de los derechos y la libertad de decidir de todas las personas".

Fue apenas en 1968 cuando los dirigentes afirmaron, por primera vez en una declaración mundial, que las personas tienen el derecho a "determinar libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos".

Un número creciente de personas ha podido ejercer este derecho en la medida en que los métodos de planificación de la familia se han hecho más accesibles y fiables.

Rasamee de Tailandia dice que la planificación familiar está disponible y enseñada
regularmente en las escuelas. © UNFPA / Lexicon

Y en la medida en que las mujeres se fueron empoderando para tomar sus propias decisiones reproductivas, fueron obteniendo una amplia gama de beneficios para su salud y bienestar económico.

Después de eso, hace 25 años, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD), gobiernos de todo el mundo aprobaron un acuerdo revolucionario que reclama que los derechos de las mujeres en materia de salud sexual y reproductiva ocupen un lugar central en los esfuerzos de desarrollo.

Desde entonces, el acceso a la planificación familiar voluntaria se ha expandido en todo el mundo. En 1994, el 52 % de las mujeres utilizaba métodos anticonceptivos modernos, en comparación con el 58 % en la actualidad.

Del mismo modo ha mejorado el acceso a servicios de salud reproductiva. El número de mujeres que muere por causas relacionadas con el embarazo ha disminuido de 369 por 100 000 nacidos vivos en 1994 a 216 en 2015.

Un largo camino por recorrer

Sin embargo, estos logros no son suficientes.

Charline durante un control prenatal en Haití. © UNFPA / Mr Bradley

Los grupos marginados, en particular, enfrentan la mayor necesidad insatisfecha de servicios de salud sexual y reproductiva, indica el informe. Estas incluyen las minorías étnicas, los jóvenes, las personas solteras, lesbianas, gays, bisexuales e intersexuales, personas con discapacidad y aquellas que viven en la pobreza.

En algunas circunstancias, las personas incluso han perdido el acceso a los servicios necesarios para ejercer sus derechos reproductivos.

"Debemos oponernos a las fuerzas que procuran llevarnos a una época en que las mujeres tenían poca influencia en las decisiones relativas a la reproducción o, de hecho, relativas a ninguna esfera de sus vidas," agregó la Dra. Kanem. "La lucha por los derechos y opciones debe continuar hasta que sean una realidad para todos".

La ruta hacia Nairobi

Este año, un cuarto de siglo después del histórico acuerdo de la CIPD, el mundo debe redoblar sus esfuerzos para garantizar los derechos en materia de salud sexual y reproductiva de todas las personas.

En noviembre, el Gobierno de Kenya, el Gobierno de Dinamarca y el UNFPA convocarán en Nairobi una conferencia de alto nivel en que instarán a los dirigentes, a los gobiernos y a una amplia variedad de socios a que vuelvan a comprometerse a hacer realidad los derechos y opciones para todos.

"La Cumbre de Nairobi nos ayudará a congregar una amplia coalición de interesados para proteger los logros alcanzados y avanzar el programa de la CIPD a fin de asegurar que nadie se quede atrás", adelantó la Dra. Kanem.