Noticias

Escapar del matrimonio infantil en el Afganistán

4 Octubre 2012
Author: UNFPA
Freshta en el albergue de mujeres de Kabul. Fotografía de Gaia Chiti Strigelli 

KABUL —Freshta, con quince años, ha logrado huir del matrimonio que la habría unido a un hombre con más del doble de su edad. A cambio, no obstante, ha sido expulsada de su hogar. Además, vive con la angustia de que su hermana pequeña se vea forzada a aceptar el destino que le aguardaba a ella.

«Pude oponerme a la decisión de mis padres porque he recibido una educación, pero mi hermana solo tiene 13 años y van a casarla con ese hombre tan mayor», explicó con lágrimas en los ojos.

La entrevista de Freshta, prácticamente cubierta con un burka azul, tuvo lugar en un albergue para mujeres situado en una ubicación secreta. Allí es a donde la policía la envió después de que su familia la golpeara y arrojara de su hogar por rebelarse contra sus deseos.

El derecho civil afgano establece que la edad mínima para contraer matrimonio es de 16 años para las mujeres. Además, el Islam prohíbe el matrimonio forzoso, ya que sostiene que esta unión debe celebrarse con un compromiso absoluto de los cónyuges y conocimiento pleno de lo que implica.

La mayoría de los matrimonios son forzosos

Los datos estadísticos generales relativos al matrimonio infantil se publican el 11 de octubre, Día Internacional de la Niña.

A pesar de esto, en el Afganistán prevalece el matrimonio infantil bajo coacción. Si bien obtener datos fiables no es fácil, según los resultados de las últimas encuestas, alrededor de un 46% de las mujeres afganas se casa antes de cumplir los 18 años y un 15%, antes de los 15. De acuerdo con la Comisión Independiente de Derechos Humanos del Afganistán, entre el 60% y el 80% del total de matrimonios que se celebran en el país son forzosos.

Existen numerosos factores de carácter cultural, social y económico que contribuyen a la prevalencia del matrimonio adolescente e infantil. Además, hay clérigos que se sirven de distintas interpretaciones de los textos islámicos para justificar esta práctica tradicional. El matrimonio forzoso, que a menudo es consecuencia de la pobreza extrema, es una de las prácticas discriminatorias más extendidas que afectan a las mujeres y las niñas.

Los riesgos añadidos del embarazo precoz

El Afganistán es uno de los países del mundo donde quedarse embaraza resulta más peligroso, y el matrimonio infantil es uno de los factores que contribuyen a esta situación. Las relaciones sexuales frecuentes y a una edad temprana, antes de que las niñas hayan alcanzado la madurez y estén preparadas físicamente, junto con los embarazos precoces y frecuentes, agravan los riesgos de muerte o discapacidad de la madre (como, por ejemplo, sufrir fístula obstétrica). Una de cada cuatro mujeres afganas de entre 20 y 24 años ha tenido su primer hijo antes de cumplir los 18.

El matrimonio infantil es, asimismo, uno de los factores que contribuyen a la generalización de la violencia contra las mujeres. Ambas violaciones de los derechos humanos se encuentran enraizadas en la baja posición que la mujer ocupa en la sociedad.

A pesar de la enorme tristeza de tener que dejar atrás a su hermana, Freshta intenta ahora obtener el control sobre su propia vida; pero la libertad tiene un precio elevado: vivir escondida y alejada de su comunidad. Aun así, en el centro gestionado por HAWCA, asociado en la ejecución del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en el Afganistán, está a salvo y puede continuar su educación.

Además, disfruta aprendiendo confección, una aptitud que puede proporcionarle un medio de vida cuando salga del alberque e intente integrarse de nuevo en la sociedad. El camino es sin duda incierto, pero, al menos por ahora, no corre peligro.

Capacitar a la policía para que ofrezca una respuesta adecuada

El establecimiento de Unidades de Respuesta Familiar, así como los programas de capacitación y sensibilización dirigidos a la policía, son medidas que reflejan el compromiso a largo plazo del UNFPA con el desarrollo de las aptitudes de los agentes de policía sobre el terreno para prevenir y tratar los casos de violencia contra las mujeres y las niñas. El UNFPA ha desarrollado, asimismo, un modelo de respuesta coordinada ante la violencia de género centrado en el sector de la salud. El proyecto tiene como objetivo introducir un centro de atención integral en los centros sanitarios al servicio de las víctimas de violencia de género, lo que incluye el matrimonio infantil y forzoso.

El uso de los servicios de salud como punto de contacto inicial es una manera de garantizar que las mujeres tienen a su disposición apoyo médico, jurídico y psicológico sin levantar sospechas que pudieran provocar mayores abusos.

El UNFPA apoya al Ministerio de Salud Pública en la puesta en práctica de este modelo y colabora con el Ministerio del Interior para fortalecer la respuesta policial frente a los casos de violencia de género. El UNFPA, junto con otros asociados, presta apoyo a las Unidades de Respuesta Familiar y a los departamentos policiales para que ofrezcan una respuesta adecuada a la violencia doméstica y a los niños con problemas. Pueden, igualmente, tratar con las mujeres acusadas de los denominados «delitos contra la moral», entre los que se cuentan sobrevivir a una violación, huir de una familia violenta o ser vista en público con un hombre, además del adulterio.

Cumplir los compromisos para poner fin a la discriminación

«La protección de las mujeres y las niñas debe ser una parte esencial de los marcos de seguridad del período de transición y posterior a la transición en el Afganistán», comentó el Dr. Laurent Zessler, Representante del UNFPA.

Mencionó, asimismo, que «la protección de las mujeres durante y después de la transición requiere que la Policía Nacional Afgana esté sensibilizada y cuente con todos los recursos, la capacitación y el equipo necesarios para hacer frente de manera eficaz a los casos de violencia contra las mujeres y las niñas de conformidad con la Constitución afgana y otros marcos jurídicos», y añadió que «el UNFPA apoya al Gobierno del Afganistán en el cumplimiento pleno de los compromisos adquiridos en materia de derechos humanos».

El Dr. Zessler destacó, por otra parte, que el Afganistán había ratificado en marzo de 2003 la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y que apoyaba, además, diversos instrumentos de derechos humanos.

A pesar de estos compromisos, y mientras el UNFPA y sus asociados apoyan los esfuerzos por asegurar que niñas como Freshta consiguen desarrollar todo su potencial, los matrimonios infantiles bajo coacción siguen siendo una realidad ineludible en el país.Gaia Chiti Strigelli

República Islámica del Afganistán
Población : 38.9 mil
Tasa de fertilidad
4.2
Proporción de mortalidad materna
638
Tasa de prevalencia de anticonceptivos
18
Población de 10 a 24 años
35.3%
Youth secondary school enrollment
Niños 63%
Niñas 37%

Contenido relacionado

Noticias
Un nuevo informe del UNFPA ofrece, por primera vez, una visión global del poder de decisión de las mujeres sobre sus propios cuerpos. Los hallazgos son desalentadores.
Noticias
Es posible poner fin a las muertes maternas prevenibles, cubrir todas las necesidades insatisfechas en materia de planificación de la familia y poner fin a la violencia basada en el género, todo en el plazo de un decenio.
Noticias
Hace veinticinco años, la tasa de fecundidad promedio mundial era de 2,9 nacimientos por mujer. Hoy ha disminuido a un promedio de 2,5, y se espera que este descenso continúe.

Pages