Noticias

En la RDP Lao, las parteras proporcionan atención culturalmente competente y vital a las comunidades étnicas del país

La Sra. Jepeu en su oficina con compañeros de trabajo y pacientes. © UNFPA República Democrática Popular Lao
  • 22 Septiembre 2022

DISTRITO LONG, República Democrática Popular Lao – “En el pasado, las akha daban a luz sin ayuda y no acudían a los centros sanitarios. La mayoría de los embarazos no eran seguros”, explica Vida Jepeu, una comadrona de 28 años.

La Sra. Jepeu pertenece al grupo étnico akha, que representa menos del 2 % de la población de la RDP Lao, que asciende a 7,4 millones de habitantes. La Sra. Jepeu, que ofrece servicios en el hospital del distrito Long, en la provincia de Luang Namtha, se graduó en 2017 de un programa de partería apoyado por el UNFPA. 

Como comadrona akha, la Sra. Jepeu se une a un creciente número de proveedoras y proveedores en la RDP Lao que combinan capacitación de primer nivel y conocimientos culturales para servir a mujeres de decenas de comunidades étnicas del país, muchas de las cuales enfrentaban históricamente altos riesgos de salud materna debido en parte a la prevalencia de partos en el hogar.

Según la Encuesta de Indicadores Sociales de la RDP Lao de 2017, más de un tercio de los nacimientos en la RDP Lao tiene lugar sin el apoyo de un proveedor de servicios de salud calificado, lo que refleja tanto la omnipresencia de las prácticas de parto tradicionales como los constantes obstáculos para acceder a la atención en los centros de salud. Muchas pacientes viven lejos de los centros de salud, o carecen de transporte para llegar a estos. Las barreras lingüísticas y el costo también constituyen elementos disuasorios. 

“Aliento a las mujeres a dar a luz en los centros de salud para garantizar la seguridad de las madres y las criaturas”, adelanta la Sra. Jepeu.

Los partos sin la asistencia de profesionales de la salud calificados ponen a las mujeres en riesgo de sufrir complicaciones mortales. Se estima que por cada 100.000 nacidos vivos mueren 185 madres en la RDP Lao, la cuarta tasa más alta en la región de Asia y el Pacífico.

Las parteras debidamente capacitadas pueden ayudar a evitar cerca de dos terceras partes de las muertes maternas y neonatales, según el Informe sobre el Estado de las Matronas en el Mundo 2021. Lamentablemente, en la RDP Lao, como en muchos otros países del mundo, la oferta de parteras es limitada.

La Dra. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del UNFPA, se refirió al papel esencial de las parteras en la sociedad (así como a su escasez) en un evento paralelo a la 77a Asamblea General de las Naciones Unidas denominado PUSH at UNGA: Bringing together global feminist leaders to envision a world with more midwives (ESFUERZO en la AGNU: Reunión de líderes feministas globales para imaginar un mundo con más parteras), que tuvo lugar el día 18 de septiembre.

“Cerremos la brecha de partería y formemos una sólida fuerza laboral mundial de salud reproductiva; agreguemos un millón de parteras más”, instó la Dra. Kanem.

Un trabajador de la salud asiste a un paciente.
La Sra. Jepeu en su escritorio con una madre joven. / © UNFPA República Democrática Popular Lao

Las parteras salvan vidas

A pesar de los desafíos, la presencia de mujeres como la Sra. Jepeu representa un progreso importante. Según datos del Ministerio de Salud, en 2007 sólo 100 parteras prestaban servicio en la RDP Lao. 

El UNFPA ha estado colaborando con el Gobierno en tareas de apoyo a la capacitación y el despliegue de parteras en todo el país, especialmente en las zonas rurales, donde residen dos terceras partes de la población. Esta asociación ha facilitado la formación y despliegue de una fuerza de más de 1.800 parteras que operaban en todo el país en 2020. 

Estos esfuerzos han contribuido a mejorar considerablemente la salud de las mujeres y las madres. La tasa de mortalidad materna en la RDP Lao disminuyó de 357 muertes por cada 100.000 nacidos vivos en 2012 a 185 muertes por cada 100.000 nacidos vivos en 2017.

Más que partos seguros

En realidad, las parteras hacen mucho más que ayudar a las embarazadas durante el trabajo de parto. 

La Sra. Jepeu, por ejemplo, colabora con los equipos distritales para llevar a cabo actividades de divulgación en las aldeas cercanas al Hospital del Distrito de Long, creando conciencia sobre temas como los anticonceptivos y la atención prenatal, y contrarrestando las normas nocivas, como la creencia de que es mala suerte dar a luz a gemelos. 

Junto con otras parteras de los grupos étnicos minoritarios de la RDP Lao (algunas de las cuales han regresado a sus aldeas de origen para establecer su práctica profesional), la Sra. Jepeu comparte su experiencia y al mismo tiempo tiene en mente las circunstancias singulares de su comunidad. 

“Animo a las mujeres akha a amamantar durante al menos seis meses”, dice, señalando que muchas se habían mostrado reacias a hacerlo en el pasado debido al desafío de equilibrar la práctica con otras responsabilidades, como la agricultura. 

Cuando surgen casos difíciles, pueden conectarse a través de la línea de ayuda para diseñar estrategias de respuesta. Este enfoque ha ayudado a cerrar la brecha entre la comunidad de la Sra. Jepeu y los servicios de atención de salud materna, superando de ese modo la barrera del idioma, que a menudo resulta formidable. 

“Como ahora tenemos parteras akha, las pacientes akha se sienten cómodas y vienen a buscar apoyo”, afirma con satisfacción la Sra. Jepeu. “Lo que me hace sentir más orgullosa es ver a las mujeres dar a luz en un centro de salud atendido por personal de salud calificado, para que no sufran complicaciones”.

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X