Noticias

En Afganistán, años de desigualdad y violencia dan paso a una frágil esperanza

8 Diciembre 2020
Author: UNFPA
Una sobreviviente de violencia de género recibe apoyo en un centro de protección de la familia en Afganistán. © UNFPA Afganistán

BAMYAN, Afganistán – “Mi vida ha sido difícil. He sufrido durante mucho tiempo", se lamentó Khadija, una mujer de Bamyan, en la región central de Afganistán. "Mi marido me recriminaba con frecuencia diciéndome: 'no puedes darme un hijo'", recordó.

Dio a luz a una niña, pero eso no era suficiente para él; decidió adquirir una segunda esposa.

La preferencia por los varones es común en Afganistán, como lo es en muchas culturas alrededor del mundo. Es un reflejo de la extrema desigualdad de género y la baja condición de las mujeres y las niñas.

La mayoría de las mujeres de Afganistán sienten una enorme presión para dar a luz hijos. Algunas incluso enfrentan violencia o abandono si no dan a luz varones.

Menoscabo de la condición y violencia

Khadija se sintió desamparada cuando la nueva esposa de su esposo dio a luz un varón. La segunda esposa no solo se convirtió en la esposa "favorita", sino que Khadija también se sintió irrespetada y rechazada por la familia de su marido.

A partir de ese momento las cosas empeoraron.

Cuando el hijo de su marido se hizo adolescente, comenzó a abusar físicamente de Khadija.

Fue entonces cuando llegó a un centro de protección familiar administrado por el UNFPA.

Khadija se había enterado de la existencia del centro a través de otras mujeres de la aldea. Se llenó de coraje y fue a visitar el centro en compañía de su madre.

La consejera, Abida Rahimi, dio la bienvenida a Khadija y la hizo sentir segura.

Khadija recibió ayuda para algo más que su situación familiar: los años de marginación le habían arrebatado la facultad para procurar atención médica. En consecuencia, padecía problemas gástricos y pélvicos crónicos no tratados. A través del centro de protección familiar, recibió medicamentos para ambas afecciones, y también comenzó a recibir asesoramiento psicosocial, y pudo buscar apoyo jurídico.

“Además del tratamiento y el apoyo psicosocial, que redujeron el estrés asociado con el verse forzada a sobrevivir a la violencia sistemática, Khadija debía obtener servicios jurídicos”, explicó Rahimi.

Lidiar con realidades sombrías

Khadija ganó confianza a través de las sesiones de asesoramiento individual, y también asistió a las sesiones de asesoramiento familiar.

Sin embargo, después de mucha consideración, decidió no remitir su caso a la policía.

La ley afgana sobre la eliminación de la violencia contra las mujeres deja claro que la violencia basada en el género es un delito; la justicia, el enjuiciamiento y la indemnización son prioridades fundamentales del Gobierno, pero pasar de la política a la acción ha resultado difícil.

Muchas mujeres en Afganistán optan por no denunciar ni someter judicalmente esos delitos, porque ello puede tener repercusiones para la denunciante y su familia. Las denuncias penales pueden incluso degenerar en conflictos y violencia. En algunos casos, los abusadores han amenazado a las mujeres y a sus familias después de haber sido liberados del tribunal o de prisión.

Por ese motivo, los procedimientos legales a menudo se consideran una solución de corto plazo para detener la violencia, en lugar de un medio para lograr una protección a largo plazo o para liberarse del abuso.

"Este es un desafío persistente", señaló Sulaf Mustafa, quien coordina el programa del UNFPA para poner fin a la violencia de género en Afganistán. “Se necesita un enfoque holístico para garantizar que las mujeres y sus familias se sientan seguras para denunciar la violencia, y confíen en que cuando se haga justicia no haya repercusiones. Sólo entonces podrá la sociedad afgana comenzar a eliminar verdaderamente la violencia contra las mujeres".

Enfoque de la sociedad en su conjunto

Khadija finalmente regresó a casa. El abuso se ha detenido, pero el entorno sigue plagado de tensiones. "Tengo deseos de vivir una vida sin violencia", confesó al UNFPA.

Mientras tanto, miles de mujeres más enfrentan riesgos similares. Con el apoyo de la República de Corea, los centros de protección familiar del UNFPA prestaron servicios a más de 10.600 sobrevivientes de violencia de género entre enero y septiembre de este año.

"La historia de Khadija simboliza la difícil situación de muchas, y demuestra la necesidad de un enfoque de la sociedad en su conjunto para hacer frente a este flagelo", explicó la Sra. Mustafa.

Una solución duradera debe incluir el empoderamiento de las mujeres y la garantía de sus derechos humanos, plantean las y los expertos.

"En un contexto en el que no hay muchas oportunidades para las mujeres —si es que hay alguna—, las mujeres con frecuencia no tienen otra opción que permanecer en un hogar violento y nunca romper el ciclo para liberarse", concluyó la Sra. Mustafa.

Afghanistan
Población : 39.8 mil
Tasa de fertilidad
4
Proporción de mortalidad materna
638
Tasa de prevalencia de anticonceptivos
19
Población de 10 a 24 años
35.2%

Contenido relacionado

Noticias
Cuando Nabila, de 23 años, se enamoró del vecino, su romance tenía todas las condiciones para convertirse en una complicación.
Noticias
Bana, de 12 años, pudo escapar de Alepo, su ciudad natal, antes de que el conflicto sirio sepultara su vecindario. Fue la primera de dos veces que ella y su familia tendrían que huir de la violencia antes de asentarse aquí, en al Bab, en el noroeste de Siria, y entonces llegó la...
En 2016, Rima era la 5000.a criatura nacida en una clínica para refugiados en Jordania apoyada por el UNFPA. © UNFPA Jordania
Actualizaciones
The United States has committed $32.5 million to UNFPA core resources, which will help the United Nations sexual and reproductive health agency respond to the needs of women and girls across the globe. Unrestricted core funding enables UNFPA to programme strategically and...

Pages

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookies policy.

X