Noticias

Después de dar a luz bajo un puente entre los escombros dejados por los huracanes, la recuperación sigue pareciendo algo distante para una madre hondureña

3 Junio 2021
Author: UNFPA
Una mujer embarazada recibe atención en un refugio después de dos tormentas devastadoras en Honduras. © UNFPA Honduras

TEGUCIGALPA, Honduras – Fabiola Ulloa, de 23 años, dio a luz bajo el puente donde había buscado refugio durante el huracán ETA. Seis meses después, todavía está allí, con su bebé, su pareja y su hijo de 3 años, viviendo en una tienda de campaña al lado del camino. 

“Mi hermana y yo estábamos embarazadas durante la tormenta”, relató la Sra. Ulloa al UNFPA en una entrevista en su tienda de nylon a principios de esta semana. Esa fue una noche muy triste. No tuve la oportunidad de sacar mis cosas porque tuve que cuidar de mi madre, de mi hermana y de mi hijo”.

El huracán Eta arrasó Honduras a principios de noviembre de 2020. El barrio en donde vivía la Sra. Ulloa ubicado en Playita, en la ciudad de San Pedro Sula, quedó devastado. Su familia, como muchas otras, lo perdieron todo.

A doctor wearing a UNFPA vest checks up on an infant, who is lying on an air mattress inside a tent.
Un médico del UNFPA examina a Joshua Emmanuel en la tienda donde viven la Sra. Ulloa y su familia. © UNFPA Honduras

Se amontonaron en una tienda bajo un puente de hormigón, junto a otras familias. Allí, se refugiaron del segundo huracán llamado Iota, que golpeó el país dos semanas después de Eta.

Pocos días después, la Sra. Ulloa inició el trabajo de parto. “Pensé que mi hijo iba a nacer en enero, pero el 24 de noviembre empecé a sentir dolor”.

Se encontraba en un lugar inaccesible en ambulancia, pero pidieron ayuda a la partera del barrio, una mujer que había recibido a todos los bebés de su familia. “A las 9 de la mañana estaba dando a luz a mi hijo aquí dentro de esta tienda”, dijo la Sra. Ulloa.

Huracanes y personas sin hogar en medio de la pandemia

Esas dos tormentas mortales afectaron a millones de personas en todo el país, y muchas, como Fabiola a, aún no se han recuperado. 

Hoy en día, la seguridad alimentaria al igual que la pandemia de COVID-19, son una preocupación importante, informan los grupos humanitarios.

El acceso a los servicios de salud se vio gravemente perturbado tras las tormentas (más de 400 centros sanitarios resultaron dañados, incluidos 120 que quedaron completamente inoperables), pero aún ahora muchas mujeres y niñas se están absteniendo de buscar servicios de salud esenciales por temor a la exposición a la COVID-19.

Esta es una de las razones por las que la Sra. Ulloa y su hijo, Joshua Enmanuel, no han buscado atención en un centro de salud. “No necesitaba ir a ningún hospital”, declaró al UNFPA. “No quería la ambulancia porque cuando la necesité no vinieron a salvarme”. 

Sin embargo, su recién nacido ha recibido atención del UNFPA. “El único médico que ha venido es el médico del UNFPA, que vino a examinar al niño a las dos semanas de nacido”, afirmó. Pudo acceder a servicios adicionales de atención postparto y de recién nacidos en el centro sanitario de Chamelecón, que ha recibido apoyo con capacitación del UNFPA. 

Women carry their children through ankle-deep flood water.
Las familias evacuaron sus viviendas en medio de inundaciones posteriores a los huracanes de noviembre. Meses después, muchas comunidades aún no se han recuperado. © UNFPA Honduras

Las mujeres y las niñas son especialmente vulnerables

Las estimaciones aproximadas indican que alrededor de 24.000 mujeres embarazadas se vieron directamente afectadas por las tormentas, pero los servicios de salud en las zonas más afectadas siguen interrumpidos. En el departamento de Cortés, por ejemplo, la mayoría de las instalaciones de salud permanecen cerradas debido a daños, lesiones del personal de salud y carreteras bloqueadas. 

El UNFPA está trabajando con organizaciones asociadas y con el Gobierno para restablecer el acceso a los servicios de salud vitales, en particular para las mujeres que necesitan atención prenatal, de parto seguro y postparto. Junto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el UNFPA está dirigiendo servicios de salud a más de medio millón de personas en todo el país; cerca de un cuarto de millón de personas habían recibido ayuda a finales de marzo. 

La seguridad de las mujeres y niñas vulnerables sigue siendo también una preocupación primordial. Después de los desastres, el desplazamiento y de la interrupción de los sistemas de protección puede dar lugar a un aumento de la vulnerabilidad a la explotación y el abuso sexuales. 

En los primeros meses de 2021 se notificaron cerca de 13.000 llamadas a servicios de emergencia y se registraron unos 33 feminicidios, según informes recientes

Encontrar una manera de sobrevivir

Families are assisted by humanitarian workers using a helicopter.
Los huracanes sucesivos pasaron hace mucho tiempo, y la fase aguda de la respuesta de emergencia (en la foto) en gran medida ha concluido, pero aún se necesita apoyo. © UNFPA Honduras

Desde noviembre los desafíos han sido extraordinarios, informan los sobrevivientes de las tormentas.

"Esta es la segunda vez que he perdido mi casa debido a las inundaciones, y es muy difícil para mí, además de criar a siete hijos como madre soltera, enfrentar esta doble tragedia", se lamentó Gabriela en un refugio en Las Brisas, en febrero. 

“Necesitamos comida porque no hay donde cocinar”, se quejó la Sra. Ulloa. “No podemos cocinar así que tenemos que comprar comidas preparadas. Y hay muchos mosquitos.” Los niños y las familias también corren peligro a la orilla de la carretera. “Estamos expuestos a accidentes de tráfico”, agregó. 

Sin embargo, ella junto con otras personas están decididas a retomar sus vidas y sus futuros. "Lo perdimos todo. Hay mucha desesperanza", indicó Karlibeth Ortega, una joven defensora de las mujeres en La Lima, en Cortés, “pero tenemos que seguir adelante y encontrar la manera de sobrevivir”.

 

 

Contenido relacionado

Noticias
Las mujeres y las niñas en Honduras enfrentan un alto nivel de riesgo después del Huracán Eta.
Noticias
Karen, una adolescente de 14 años, vive con su familia en un barrio marginal en las afueras de Tegucigalpa, Honduras. Teme volver a casa después de la escuela porque tiene miedo de su tío, que ha tratado de agredirla sexualmente.
Noticias

TEGUCIGALPA, Honduras - A medida que los países enfrentan la pandemia de la COVID-19, las comunidades indígenas y afrodescendientes se encuentran entre las más vulnerables, y muchas enfrentan la pobreza, un acceso deficiente a la atención sanitaria e información limitada. En...

Pages

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookies policy.

X