Primeros momentos: Una celebración de la maternidad
1 Mayo 2018
Este mes celebramos la belleza y la fuerza de las madres y parteras que cuidan de ellas. A continuación hemos recogido las imágenes de este viaje a la maternidad, una experiencia llena de alegría, peligro, valentía y, sobre todo, de amor.
© UNFPA/Doan Bao Chau
La espera
En Geokdepe, en Turkmenistán, una mujer embarazada asiste a un examen médico. El embarazo es un período de espera en todo el mundo, pero también es un período de riesgo. La atención prenatal es esencial para garantizar la seguridad de las mujeres embarazadas.
© UNFPA Turkmenistán / Julie Pudlowski
Myrtha, de 26 años, viaja durante más de una hora para visitar parteras en un centro de maternidad apoyado por el UNFPA en Marigot, en Haití. La instalación, conocida localmente como la "clínica de la sonrisa", ofrece una atención de calidad que la hace sentir cómoda. "No tengo miedo de ser madre, estoy emocionada", dijo.
© UNFPA/Elena Heatherwick
El acceso a la atención especializada también permite que las mujeres vean a su bebé por nacer. Una mujer obtiene un sonograma en Savannakhet, en República Democrática Popular Lao.
© UNFPA/Micka Perier
Ansiedad
Pero el embarazo también puede ser un momento de ansiedad, en especial para las mujeres que enfrentan pobreza, falta de cuidado o inseguridad. Noor pasó gran parte de su embarazo en un campo de refugiados en Grecia. "En Siria, tienes a tu madre y a tu suegra para cuidarte y decirte lo que te espera. Te dicen cómo cuidar a su bebé. Aquí, no hay nadie para ayudarme. "
Lynsey Addario, para la revista Time
Khamkong, que tiene siete meses de embarazo, sabe que es un momento peligroso. Pero no puede descansar cuando hay trabajo por hacer en la granja. "Me siento muy nerviosa porque es mi primer bebé, y en el pueblo de donde vengo, una mujer murió", dijo.
© UNFPA/Ruth Carr
El embarazo aumenta la vulnerabilidad de las mujeres. Se enfrentan a un mayor riesgo de desnutrición y enfermedad. En Bor, en Sudán del Sur, Bol Madine Alier ha pasado su octavo mes de embarazo durante un tratamiento de la malaria, una condición que puede causar complicaciones graves.
© UNFPA Sudán del Sur/Bruno Feder
Para las mujeres vulnerables, las últimas semanas de embarazo pueden ser particularmente difíciles. Neth Theak permanece en una "casa de espera" apoyada por el UNFPA cerca de una moderna sala de maternidad. Las mujeres que enfrentan complicaciones se alojan de forma gratuita.
© Nicolas Axelrod/Ruom para UNFPA Camboya
Parto
Finalmente, meses de paciencia llevarán al drama del parto. En esta sala de maternidad en Haití, una mujer reza durante el dolor de las contracciones.
© UNFPA/Elena Heatherwick
Estos momentos críticos son particularmente peligrosos para las mujeres que no tienen acceso a los servicios de salud. Sabina Acharya, de 18 años, dio a luz después del devastador terremoto en Nepal en 2015. Por fortuna, en ese momento estaba visitando un campamento móvil de salud apoyado por el UNFPA.
© UNFPA Nepal
Todos los días, 830 mujeres mueren como resultado de complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto. Por cada mujer que muere, la edad de mujeres heridas, infectadas o discapacitadas oscila entre los 20 y 30 años. En Etiopía, la partera Fasika Maru descubre que el feto de Anguach Abebaw está en una posición peligrosa.
© UNFPA/Mulugeta Ayene
Nueva vida
Los bebés ingresan a un mundo de riqueza y pobreza, paz y conflicto. Sin embargo, cualquiera que sean las circunstancias, nada supera la belleza y la promesa de una nueva vida. Un bebé nació en un campamento de protección en Juba, Sudán del Sur, bajo la supervisión de una partera.
© UNFPA Sudán del Sur/Arlene Calaguian Alano
Si tienen suerte, sus primeros momentos se llenan de alegría y ternura. En Kratie, Camboya, las parteras envuelven a un bebé recién nacido en una manta.
© Nicolas Axelrod/Ruom para UNFPA
El nacimiento de este bebé fue más frenético. Su madre, Ruqayya, tuvo que someterse a una cesárea de emergencia cuando empezaron las contracciones en un campamento de desplazados internos en el norte de Siria. "Pensé que podría morir antes de que el bebé llegara al mundo", dijo después.
© UNFPA Siria
Estos primeros momentos también son peligrosos para los recién nacidos. Las parteras resucitan con éxito un bebé nacido en Sudán del Sur. Con la capacitación y el apoyo adecuados, las parteras podrían evitar alrededor de dos tercios de las muertes maternas y neonatales.
© UNFPA Sudán del Sur/Bruno Feder
Maternidad
Cuando todo está en orden, los desafíos valen la pena. Sanaa, una refugiada siria, se encuentra con su nuevo hijo.
Lynsey Addario para la revista Time
La nueva maternidad es estimulante y difícil. Tanto la madre como el bebé son muy vulnerables y la atención brindada por las parteras sigue siendo tan vital como siempre. Bendu, de 21 años, toma a su hija de una partera en el centro de salud Sinje, con el apoyo del UNFPA en Liberia.
© UNFPA/Elena Heatherwick
El viaje de la maternidad rara vez ocurre según lo planeado. Yvonne Mboi, una refugiada, no sospechaba que estaba embarazada de gemelos hasta que dio a luz en un hospital de Angola. "Estoy muy feliz de tener dos gemelos sanos", dijo.
© UNFPA/Tiril Skarstein
Después de todo esto, la vida nunca volverá a ser la misma. Tras un parto prolongado, Victoria estimula a su bebé, Ahmad, a amamantar.
© Alixandra Fazzina | NOOR para UNFPA