Close

Recibir refugiados no es solo lo correcto, sino que también proporciona importantes beneficios económicos al país anfitrión.

A medida que se ralentiza el crecimiento de la población en toda Europa, muchos países enfrentan la escasez de mano de obra.

Si bien muchas personas dificultan la participación de los inmigrantes en los mercados laborales locales, los países que reciben a refugiados de zonas afectadas por conflictos (y reconocen su derecho no solo a la seguridad, sino también a acceder a oportunidades) se dan cuenta de que muchos tienen habilidades valiosas y hacen contribuciones importantes a sus nuevos hogares de acogida.

Polonia y Alemania ofrecen dos ejemplos de este tipo.

Polonia ha acogido a más de un millón de refugiados ucranianos desde la invasión rusa de febrero de 2022. Esta política ha sido impulsada por el fuerte apoyo de Polonia a su vecino, también expresado en actitudes positivas por parte de la población nacional hacia los refugiados ucranianos.

En medio de un desempleo históricamente bajo, los refugiados están ocupando muchos de los puestos que faltan por ocupar. Lo que un destacado economista polaco caracterizó como un “gran choque positivo de la oferta” en el mercado laboral ha ayudado a que el crecimiento de la economía del país se convierta en uno de los más rápidos de la Unión Europea.

8 Billion Ludmila Vashkevych, de Kiev, Ucrania, trabaja en una ONG en Wroclaw, Polonia, brindando apoyo a los refugiados como ella.

Ludmila Vashkevych llegó a Wroclaw desde Kiev con su madre y su hija pequeña poco después del estallido de la guerra. Su marido quedó atrás.

Ludmila ahora trabaja a tiempo completo en una ONG local que apoya a los refugiados ucranianos en Polonia. “Organizamos y preparamos cestas de alimentos”, explica. “Cuanto más grande sea la familia, más grande será la canasta”.

Mientras trabaja y aprende polaco, Ludmila hace planes a largo plazo para la vida de su familia en Polonia, y busca cursos para convertirse en osteópata o fisioterapeuta.

8 Billion Ludmila juega con su hija, Seva, en casa.

Nadiia Kuzinska escapó de Kharkiv, Ucrania con sus dos hijos pequeños un mes después de la invasión; allá quedó su familia extendida y, como Ludmila, también dejó atrás a su esposo.

Dos meses después de llegar a Wroclaw, Polonia, una amiga le ofreció trabajo en una floristería local, donde desde entonces ha trabajado haciendo arreglos florales.

8 Billion Nadiia Kuzinska de Kharkiv, Ucrania, trabaja en una floristería en Wroclaw, Polonia.

Nadiia echa mucho de menos su vida en Kharkiv, especialmente a su marido y su familia, pero su trabajo le trae mucha satisfacción, y le permite ayudar a mantener a su familia.

“Las sonrisas de las personas cuando ven los ramos que hago me hacen sentir muy feliz y me dan fuerza”, afirma.

Alemania, el mayor país de acogida de refugiados de Europa, enfrenta desafíos demográficos y laborales similares, y también ha registrado beneficios económicos reales de su población de refugiados y solicitantes de asilo.

Souaad Alsamra, de Latakia, Siria, superó desafíos extraordinarios para llegar a Alemania en 2015. Desde entonces ha obtenido sus documentos de residencia, aprendió alemán y comenzó una pasantía para lograr su sueño de convertirse en enfermera.

8 Billion Souaad Alsamra, de Latakia, Siria, sigue los pasos de su madre entrenándose como enfermera en Essen, Alemania.

“Mi madre era trabajadora sanitaria en Siria durante la guerra, pero sin capacitación; era voluntaria”, dice. “De ahí la pasión de aprender las mismas habilidades y hacer el mismo trabajo aquí en Alemania”.

Junto con su esposo recién llegado y su hija pequeña, Souaad continúa trabajando en su proceso de integración, en beneficio de su familia y de su país de adopción.

8 Billion Souaad saluda a su hija tras llegar a casa del trabajo.

Después de tres años en Berlín, Alemania, Salma Al Armachi, una chef de Damasco, Siria, abrió su propio negocio de catering junto con su hijo, Fadi.

Su negocio trae sabores de Siria a sus nuevos vecinos alemanes. Salma también adapta su cocina a sus necesidades. “Encontramos formas de hacer platos tradicionales veganos o vegetarianos, una forma muy popular y saludable de cocinar y comer hoy en día”, explica.

8 Billion “En nuestra cocina solemos cantar nuestras canciones favoritas y escuchar mucha música”.
8 Billion “En Berlín podemos encontrar fácilmente todos los ingredientes que necesitamos, especialmente las especias.”

“Estamos felices de presentar nuevos sabores a la gente”, asegura Salma.

A medida que la disminución de la población en muchos países provoca preocupaciones sobre la reducción de la fuerza laboral, los países tienen la oportunidad de conocer el potencial sin explotar de los refugiados y de las mujeres.

Eliminar las barreras, a menudo significativas, para la participación de los inmigrantes en la fuerza laboral (incluso mediante políticas favorables a la familia que faciliten la participación laboral de las mujeres) puede ayudar a las sociedades a prosperar incluso en medio de los cambios demográficos.

Compartir la historia

We use cookies and other identifiers to help improve your online experience. By using our website you agree to this. To learn more, including how to change your settings, see our cookie policy

X