UNFPA - United Nations Population Found

Estado de la población mundial 2010

go to UNFPA.org

Evolución de las opiniones acerca de género, crisis, conflicto y renovación:

Bibliografía

El discurso sobre la mujer en situaciones de conflicto y posteriores a conflictos es de gran amplitud y complejidad y ha evolucionado considerablemente, desde nociones simplistas de dicotomías, como la guerra y la paz, o el perpetrador y la víctima, y ha pasado recientemente a explorar las diferentes realidades que enfrentan las mujeres y los hombres y sus múltiples experiencias durante guerras y conflictos, en carácter tanto de víctimas como de perpetradores.

El discurso más reciente también estudia más concretamente los efectos de los conflictos y las situaciones posteriores a conflictos sobre mujeres, niñas, hombres y niños varones, y sugiere estrategias para establecer sociedades más pacíficas.

Se difunden en todo el mundo cada vez mayores cantidades de imágenes de civiles afectados por conflictos recientes, que impulsan a académicos, planificadores y responsables políticos a abordar la inmediatez y la complejidad de esos problemas. Varias historias subyacentes a esas imágenes, documentadas en el presente informe, destacan el papel fundamental de las cuestiones de género en cuanto a determinar la experiencia personal de los conflictos y formular estrategias para la consolidación de la paz y la transformación posterior a los conflictos.

Esta bibliografía presenta varios estudios de importancia crítica que han conformado el debate acerca de los vínculos entre género, conflicto, situaciones posteriores a conflictos, seguridad y desarrollo humano. Se incluyen estudios sobre temas como la violencia por motivos de género, particularmente la violencia sexual y en conflictos, los efectos del conflicto sobre la salud reproductiva, las mujeres y la adopción de decisiones en ámbitos posteriores a conflictos y los nexos entre género y desastres naturales.

La bibliografía concluye con una lista de recursos para las personas interesadas en profundizar la información acerca de determinados temas.

Género, patriarquía y conflicto

Varias investigadoras feministas contribuyeron a la comprensión de la dinámica de la guerra y los conflictos al describir el papel de importancia crítica que desempeña la patriarquía en cuanto a formular el discurso y las estrategias de la guerra. Enloe (1990), Cockburn (1998, 1999) y otros documentaron ampliamente la utilización de "construcciones esencialistas" de la feminidad y la masculinidad en el discurso sobre la guerra. Una afirmación surgida de esta investigación es que hay un evidente vínculo entre masculinidad, militarización y agresión, por una parte, y por la otra, la confluencia de femineidad y paz. Hay gran cantidad de bibliografía focalizada en las mujeres como víctimas pasivas o como agentes de paz. Varios autores trataron de establecer que las mujeres son promotoras naturales de la paz, dados sus papeles como madres, su empatía esencial con los demás y sus fuertes vínculos comunitarios (Alonso, 1993; Carpenter, 2005; Cohn, Kinsella y otros, 2004; Franceshet, 2004; Galtung, 1996; Gilligan, 1982; Goldstein, 2003; Ruddick, 1989 y 2004). En esta bibliografía, a menudo el concepto de género converge con el de mujer, la cual se supone que es "diferente" del hombre. En varios textos se aduce que, dado que las mujeres son "oprimidas", la paz es su responsabilidad exclusiva y su deber moral (Aroussi, 2009). En otras palabras, las mujeres son el recurso para el establecimiento de la paz y su involucramiento en el programa de paz, seguridad y desarrollo es una cuestión de igualdad (Anderlini, 2007; Porter, 2007). Más importante es la tesis de que la participación de las mujeres en las negociaciones de paz ha de conducir a diferentes prioridades en lo que respecta a derechos sociales y económicos, justicia social y seguridad humana (Anderlini, 2007; Bell y O'Rourke, 2007; Chinkin, 2004; Gierczy, 2001; Porter, 2007).

Varios académicos feministas han afirmado que hay un problema a diversos niveles al presentar a las mujeres en tanto víctimas y agentes de paz: primeramente, hay que tener en cuenta que las mujeres tal vez participen en los conflictos como soldados combatientes, informantes y espías; en segundo lugar, se plantea que la femineidad tiene precedencia sobre la identidad política e impone una agenda común para todas las mujeres (Shepherd, 2008). En tercer lugar, también en este caso el discurso asigna valor a las dicotomías, masculino/femenino y guerra/paz. Esta dicotomía legitima la exclusión de las mujeres de los procesos oficiales de paz y, por consiguiente, es antitética de la igualdad (Aroussi, 2009; Charlesworth, 2008). Dicha construcción no cuestiona el mundo patriarcal de la política y, a la larga, excluye a las mujeres del proceso político (Helms, 2003).

Otros aducen que con la falta de reconocimiento de las múltiples experiencias de mujeres y niñas en situaciones de conflicto se dejan de lado cuestiones de derechos de las mujeres combatientes o de las que trabajan en la reconstrucción posterior a los conflictos. Nuevas investigaciones documentan que muchas mujeres participaron activamente en los conflictos, o bien bajo coacción, o bien voluntariamente, en Argelia, Eritrea, Guatemala, Liberia, Nepal, Nicaragua, Sri Lanka, el Territorio Palestino Ocupado y Uganda (Moser y Clark, 2001; Potter, 2004; Parashar, 2009). Mientras las mujeres y las niñas participaron en los conflictos como combatientes o trabajadoras de apoyo, secuestradas o esposas y familiares (McKay y Mazurana, 2004; Rehn y Johnson-Sirleaf, 2002), cuando se firman los acuerdos de paz y se aplican las políticas de desarme, desmovilización y reintegración, las mujeres y las niñas a menudo salen perjudicadas, debido en parte a que la mayoría de dichas políticas adoptan la norma de "una persona, un arma" para identificar a quienes tienen derecho a recibir asistencia (Bouta y Frerks, 2002). En situaciones de desarme en grupo, las mujeres combatientes dependen de que los oficiales superiores las incluyan en las listas. Suele suceder que las mujeres se tornan invisibles apenas resurgen las normas tradicionales y aparecen los estigmas asociados con matanzas, violencia sexual, hijos ilegítimos y otros eventos; en verdad, "se reintegran espontáneamente" (McKay y Mazurana, 2004).

Igualmente, se reconocen cada vez más las múltiples experiencias de hombres no combatientes en conflictos, que han sido secuestrados, violados sexualmente, asesinados o desplazados (Carpenter, 2006; Dolan, 2002; GTZ, 2009; Sivakumaran, 2007). Los hombres, al igual que las mujeres, han sido víctimas de conflictos y esa experiencia de ser víctimas tiene graves repercusiones para la reconstrucción posterior al conflicto.

Efectos de los conflictos

El efecto mejor documentado de los conflictos sobre mujeres y hombres es el de la violencia sexual, incluida la violación sexual y/o la esclavitud sexual (Bastick y otros, 2007; Farr, 2009; Human Rights Watch, varios informes; Johnson y otros, 2008; Seifert, 1994; Seifert, 1996; Sharlach, 2000; Stiglmayer, 1994). La documentación de la violación sexual, particularmente en Bosnia y Herzegovina y en Rwanda, condujo al reconocimiento de la violación sexual como arma de guerra y como crimen de lesa humanidad. A nivel internacional, se reconoce cada vez más que la violencia sexual en los conflictos es un crimen y algunos autores han señalado una tendencia creciente a lo largo del tiempo, en distintos conflictos (Green, 2006; Ward y Marsh, 2007). Hay un creciente interés en determinar por qué razón la violencia sexual es una característica tan presente en los conflictos. La opinión más generalmente compartida es que el cuerpo de la mujer es el sitio donde se condensa la hostilidad entre distintos hombres y que la violación sexual de las mujeres es esencialmente la emasculación del grupo de hombres que se quiere demostrar que es más débil (Seifert, 1994; Zarkov, 2001). Asimismo, se ha considerado que la violación sexual es una estrategia de limpieza étnica "desde arriba hacia abajo". En análisis más recientes, se postula un argumento contrario acerca de que la violación sexual no es una estrategia "de arriba hacia abajo" sino, más bien, un hecho espontáneo. Cohen (2008 y 2009) afirma que la violación sexual funciona como una forma de apego/chantaje en conflictos civiles que dependen de combatientes muy jóvenes, quienes a menudo han sido ellos mismos secuestrados. Se comprobó que había una dinámica similar en casos de violación sexual en grupo en Camboya (Duvvury y Knoess, 2005). Al mismo tiempo, hay una creciente conciencia de que, tras el cese de las hostilidades, no desaparece la violación sexual; en verdad, la amenaza se desplaza desde el personal militar hacia personas que pueden ser vecinos, parientes o incluso, ladrones (El-Bushra, 2008; Coalición de Promoción del Congo, 2008). El-Bushra presenta una convincente fundamentación acerca de que para comprender la razón por la que hay violaciones sexuales en ámbitos de conflictos y posteriores a conflictos es preciso elaborar un marco conceptual que estudie las relaciones de poder subyacentes, mediante un análisis de género.

Otro efecto importante del conflicto es el contagio con el VIH. Varios autores afirman que en los conflictos se eleva el riesgo de infección con el VIH, particularmente cuando hay violación generalizada y secuestro o coacción para que las niñas se conviertan en "esposas en la jungla" (El-Bushra, 2008; Farr, 2009; Mills y otros, 2006). Dos estudios en Rwanda constataron que un 17% de las mujeres sobrevivientes de genocidio y un 67% de las sobrevivientes de violación sexual tenían relación serológica positiva al VIH (McGinn, 2000). También hay algunas pruebas de que las comunidades afectadas por conflictos de larga duración (como Sierra Leona) tienen una más baja prevalencia del VIH que las comunidades que las rodean, debido a la limitada movilidad y el relativo aislamiento (Anema y otros, 2008; Spiegel, 2004; Spiegel y otros, 2007). Lo que es indiscutible es que la violencia sexual es un factor de riesgo de contagio con el VIH y que es preciso responder a las necesidades de las sobrevivientes de esa violencia. Una dificultad en ámbitos de conflicto y posteriores a conflictos, al igual que después de desastres naturales, es que hay grandes demoras en obtener tratamiento, hasta dos años en la República Democrática del Congo (Steiner y otros, 2009), dado el limitado acceso a servicios de salud, la destrucción o perturbación de la infraestructura de salud, y el limitado acceso a los recursos (Carballo y otros, 2005; Liebling-Kalifani y otros, 2008; Organización Mundial de la Salud, 2004).

Tanto los conflictos como las situaciones posteriores a conflictos y los desastres naturales tienen graves efectos perjudiciales sobre la salud reproductiva. Las mujeres sufren problemas ginecológicos, embarazos no deseados, mortalidad derivada de la maternidad, fístula obstétrica y partos prematuros (McGinn, 2009; Reproductive Health Matters, 2008). Muchos de esos efectos sobre la salud reproductiva quedan exacerbados por las condiciones reinantes en los campamentos de personas desplazadas, establecidos a raíz de conflictos o de desastres naturales (Carballo y otros, 2005; O'Heir, 2004). Plumper y Neumayer (2003) sugieren que, en verdad, hay efectos de la diferencia de género en la esperanza de vida, que a menudo se invierte en situaciones de conflicto y posteriores a conflictos, lo cual indica que los efectos directos e indirectos son más graves para las mujeres que para los hombres. Un aspecto importante es la mortalidad infantil y sus implicaciones para las políticas de población (Carballo y otros, 2005). Tiene importancia igualmente crítica el efecto de las experiencias de los conflictos sobre la salud mental. Johnson y otros (2008) documentan la fuerte asociación entre la condición de combatientes, la experiencia de violencia sexual, y los resultados sobre la salud y la salud mental, inclusive síntomas de trastornos por estrés postraumático, depresión e ideas de suicidio (resultados similares se registraron para el Afganistán y Kosovo; véase Cardozo y otros, 2004).

Otro importante tema en la bibliografía sobre violencia por motivos de género y conflicto es la interacción mutua entre ambos. Varios investigadores han indicado que los Estados donde hay mayor igualdad entre los géneros, menor violencia en la familia, menor aceptación de la violencia por motivos de género y más servicios para sobrevivientes son, en general, menos propensos a recurrir a la violencia para resolver las controversias dentro de un mismo Estado y entre Estados diferentes (Caprioli y Boyer, 2001; Erchak, 1994; Cockburn, 2001; Hudson y otros, 2009). Otros autores señalan las crecientes pruebas de un círculo vicioso en que el conflicto suscita violencia por motivos de género, particularmente la violencia entre compañeros íntimos, así como los matrimonios precoces, las violaciones sexuales perpetradas por pandillas y los asesinatos para "preservar el honor", dado que los hombres tratan de recuperar el control en ámbitos posteriores a conflictos (Pillay, 2002; Greenberg y Zuckerman, 2009; Hudson y otros, 2009; Hyder y otros, 2007; Strickland y Duvvury, 2003).

Las mujeres y las situaciones posteriores a conflictos

Hay una bibliografía muy extensa sobre las maneras de reconstruir las sociedades después de un conflicto. Algunos temas que surgen de ella son: los vínculos entre género, seguridad nacional, seguridad humana y desarrollo; si las políticas y programas avanzan o no más allá del establecimiento de la paz hacia la construcción del Estado; la medida en que se sostienen los espacios abiertos para las mujeres durante el conflicto; si se han revertido o no las normas, papeles y responsabilidades de género; y cuáles son los componentes esenciales para avanzar hacia una transformación.

En lo concerniente a género, seguridad nacional y seguridad humana, varios autores afirman que, si bien seguridad nacional y seguridad humana no son conceptos opuestos, hay entre ambos una tensión dinámica (Porter, 2008; Mack, 2005; Kerr, 2007). La seguridad humana es importante porque se focaliza en los individuos y las comunidades y no en la seguridad de las naciones (Kaldor, 2007). Además, la seguridad humana atañe al desarrollo, puesto que involucra abordar las estructuras de poder para posibilitar que las mujeres y los hombres, así como las comunidades, participen activamente en la reconstrucción de los Estados.

Otra cuestión debatida en la bibliografía es la medida en que se han abierto nuevos papeles y oportunidades para las mujeres. Varios estudios han documentado que durante los conflictos, se abren espacios para que las mujeres asuman papeles previamente dominados por los hombres y considerados como dominio exclusivo de estos (Beecham y Popovic, 2009; Lindsey, 2001; Meintjes, 2001; Pankhurst, 2008a y 2008b). En ámbitos posteriores a conflictos, a menudo puede haber contragolpes o reacciones violentas, cuando los hombres tratan de reafirmar los papeles "tradicionales" y reivindicar su posición dominante en las esferas privada y pública (Jennings, sin fecha; Porter, 2007).

Tiene importancia crítica para la participación de la mujer en la reconstrucción posterior a los conflictos la atención prestada a asegurar la representación de las mujeres en las negociaciones de paz y su participación en la adopción de decisiones políticas (Beecham y Popovic, 2009). El papel de la mujer en las negociaciones de paz ha evolucionado a lo largo del tiempo, particularmente en la diplomacia de la sociedad civil y en el activismo de las comunidades de base, aun cuando las mujeres mayormente siguen excluidas de las negociaciones de paz oficiales (Porter, 2008). La participación de las mujeres ha tenido efectos en cuanto a la inclusión de componentes de género en las negociaciones de paz, así como el aumento de la presión para formular planes de acción nacionales con claros indicadores de la participación de las mujeres en los procesos de paz, la prevención, la protección y el enjuiciamiento de la violencia sexual y por motivos de género, además de la promoción de los derechos de la mujer (Beecham y Popovic, 2009). Varios estudios señalan la aprobación de nuevas leyes en Rwanda, el Afganistán, Guatemala, Nepal y Burundi, como consecuencia de la participación de las mujeres en las negociaciones de paz (Chinkin, 2003; Nakaya, 2003). No obstante, son escasas las investigaciones que realmente establecen los efectos, a mediano o largo plazo, de la mayor participación de la mujer en los procesos de paz. Un estudio realizado por Nakaya (2003) señala una inquietante tendencia a la disminución de la participación de la mujer en los procesos políticos a partir de comienzos del año 2000, después de la firma de acuerdos de paz en Guatemala y Somalia a fines del decenio de 1990. En cambio, en Burundi y Nepal, después de los acuerdos de paz hubo un sustancial aumento de la representación de las mujeres en los órganos políticos. Pero esto no se ha traducido en un sustancial papel independiente, puesto que las mujeres siguen subordinadas a un sistema político patriarcal, y es necesario un cambio institucional y cultural fundamental para poder desarrollar las capacidades de la mujer y sus posibilidades de acción (Falch, 2010). Las organizaciones de la mujer en la sociedad civil pueden ser ámbitos eficaces para la participación política de la mujer, pero también hay problemas de tensiones entre las mujeres líderes electas y los grupos de mujeres, además de una excesiva dependencia de esos grupos respecto de la financiación externa, y la ausencia de compromisos a largo plazo por parte de los donantes internacionales (Falch, 2010).

La cuestión de los recursos tiene importancia crítica. Un análisis de la financiación aportada por el Banco Mundial en 2004 constató que 4,67% de un total de 67 millones de dólares en financiación se destinó a 10 proyectos centrados en la mujer durante la reconstrucción posterior a los conflictos. Otra contratación de importancia crítica es que la financiación destinada a organizaciones de mujeres disminuyó pronunciadamente una vez que pasó la urgencia de la reconstrucción, por ejemplo, en Kosovo (Greenberg y Zuckerman, 2009; Quiñones, 2004).

Otra cuestión analizada es que gran parte de la atención y de la financiación se destina a programas focalizados en la mujer, mientras que no hay suficientes recursos aportados a programas con conciencia de género o que propugnen una transformación. Tiene importancia crítica aumentar la visibilidad de las mujeres (un mensaje central de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad), pero es menester otorgar igual importancia a las estrategias e intervenciones para abordar impedimentos estructurales, entre los cuales los primordiales son las relaciones de género y la construcción conceptual de masculinidad y feminidad (Strickland y Duvvury, 2003). Una agenda de transformación puede basarse en curar el trauma del conflicto experimentado por mujeres y hombres, niñas y niños varones; reconstituir el capital social para fortalecer los vínculos de confianza y reforzar los mecanismos locales de resolución de conflictos; e integrar la igualdad entre los géneros y la resolución de conflictos en los programas de desarrollo en materia de educación, salud, generación de ingresos y desarrollo comunitario (Greenberg y Zuckerman, 2009). Se dispone de recursos adicionales en www.unfpa.org.
 

Recursos

Adnan A. y otros. 2007. “Intimate Partner Violence among Afghan Women Living in Refugee Camps in Pakistan.” Social Science & Medicine 64 (2007): 1536–1547.

Alonso, H. 1993. Peace as a Women’s Issue: A History of the US Movement for World Peace and Women’s Rights.Nueva York: Syracuse University Press.

Anderlini, N. S. 2007. Women Building Peace, What They Do, Why It Matters. Londres: Lynne Rienner Publishers, Inc.

Anema, A. y otros. 2008. “Widespread Rape Does not Directly Appear to Increase the Overall HIV Prevalence in Conflict-affected Countries: So Now What?” Emerging Themes in Epidemiology 5:11.

Aroussi, S. 2009. “Women, Peace, and Security: Moving Beyond Feminist Pacifism.” Ponencia presentada al Grupo sobre la desestabilización de los géneros en conflictos, establecimiento de la paz y servicios de atención. Conferencia Anual de la Political Studies Association.

Bastick, M. y otros. 2007. Sexual Violence in Armed Conflict: Global Overview and Implications for the Security Sector. Ginebra: Centro de Ginebra para el Control Democrático de las Fuerzas Armadas.

Beecham, G. y N. Popovic. 2009. “Putting Policy into Practice: Monitoring the Implementation of UN Security Council Resolutions on Women, Peace and Security.” Ponencia de antecedentes para la Conferencia Internacional sobre Indicadores para el seguimiento de las resoluciones 1325 y 1880. Oslo, 11 a 13 de noviembre.

Bell, C. y C. O’Rourke. 2007. “Does Feminism Need a Theory of Transitional Justice? An Introductory Essay.” International Journal of Transitional Justice 1:23–44.

Bouta, T. y G. Frerks. 2002. Women’s Roles in Conflict Prevention, Conflict Resolution and Post-Conflict Reconstruction: Literature Review and Institutional Analysis. La Haya: Instituto Neerlandés de Relaciones Internacionales.

Caprioli, M. y M.A. Boyer. 2001. “Gender, Violence, and International Crisis.” The Journal of Conflict Resolution 45(4):503–518.

Carballo, M. y otros. 2005. “Impact of the Tsunami on Reproductive Health.” Journal of the Royal Society of Medicine 98(9):400–403.

Cardozo, B.L. y otros. 2004. “Mental Health, Social Functioning and Disability in Postwar Afghanistan.” Journal of the American Medical Association 292(5):575–584.

Carpenter, C. 2006. “Recognizing Gender-Based Violence Against Civilian Men and Boys in Conflict Situations.” Security Dialogue 37(1).

Carpenter, C. 2005. “Women, Children and Other Vulnerable Groups: Gender, Strategic Frames and the Protection of Civilians as a Transnational Issue.” International Studies Quarterly 49(2): 295–344.

Charlesworth, H. 2008. “Are Women Peaceful? Reflections on the Role of Women in Peace-building.” Feminist Legal Studies 16: 347–361.

Chinkin, C. 2004. Peace Processes, Post-Conflict Security and Women’s Human Rights: The International Context Considered. Novena Conferencia a la Memoria de Torkel Opsahl. Belfast: Democratic Dialogue.

Chinkin, C. 2003. “Peace Agreements as a Means for Promoting Gender Equality and Ensuring Participation of Women.” Informe presentado a la reunión del Grupo de Expertos, División para el Adelanto de la Mujer, de las Naciones Unidas, Ottawa, 10 a 13 de noviembre.

Chynoweth, S. K. 2008. “The Need for Priority Reproductive Health Services for Displaced Iraqi Women and Girls.” Reproductive Health Matters 16(31):93–102.

Clark, C. J. y otros. 2010. “Association Between Exposure to Political Violence and Intimate-Partner Violence in the Occupied Palestinian Territory: A Cross-sectional Study.” The Lancet 375:310–16.

Coalición de Promoción del Congo. 2008. “Update on Protection of Civilians in Eastern Congo’s Peace Process.” Disponible en http://hrw.org/english/docs/2008/07/28/congo19717.htm.

Cockburn, C. 2001. “The Gendered Dynamic of Armed Conflict and Political Violence.” In C. Moser and F. Clark (compiladores), Victims, Perpetrators or Actors: Gender, Armed Conflict and Political Violence. Londres: Zed Books, págs. 12 a 29.

Cockburn, C. 1999. Gender, Armed Conflict and Political Violence. Documento de antecedentes presentado a la Conferencia sobre Género, Conflicto Armado y Violencia Política. Washington, D.C., Banco Mundial, 10 y 11 de junio.

Cockburn, C. 1998. The Space Between Us: Negotiating Gender and National Identities in Conflict. Londres: Zed Books, Ltd.

Cohen, D. 2009. “The Role of Female Combatants in Armed Groups: Women and Wartime Rape in Sierra Leone (1991–2002).” Ponencia presentada en la 50a Convención Anual de la Asociación de Estudios Internacionales, Nueva York, 15 a 18 de febrero.

Cohen, D. 2008. “Explaining Sexual Violence During Civil War: Evidence from Sierra Leone (1991–2002).” Ponencia presentada en el Seminario sobre Violencia por Motivos de Género en Conflictos dentro de los Estados,  Harvard Humanitarian Initiative, Harvard University. Cambridge, 19 y 20 de septiembre.

Cohn, C. y otros. 2004. “Women, Peace and Security.” International Feminist Journal of Politics 6(1):130–140.

Comisión de Mujeres para las Mujeres y los Niños Refugiados. 2007. Iraqi Refugee Women and Youth in Jordan: Reproductive Health Findings: A Snap Shot from the Field. Nueva York:Comisión de Mujeres para las Mujeres y los Niños Refugiados.

Del Zotto, A. y A. Jones. 2002. Male-on-Male Sexual Violence in Wartime: Human Rights’ Last Taboo? Ponencia presentada en la convención anual de la Asociación de Estudios Internacionales, Nueva Orleans, 23 a 27 de marzo. Disponible en http://adamjones.freeservers.com/malerape.htm

Dolan, C. 2002. “Collapsing masculinities and weak states – a case study of northern Uganda.” En Cleaver (compilador), Masculinities Matter! Men, Gender and Development. Londres: Zed Press.

Duvvury, N. y J. Knoess. 2005. Gender Based Violence and HIV/AIDS in Cambodia: Links, Opportunities and Potential Responses. Washington, D.C.: International Center for Research on Women y GTZ.

El-Bushra, J. 2008. How Should We Understand Sexual Violence and HIV/AIDS in Post-Conflict Contexts? ASCI Research Report, No. 17. Nueva York: AIDS, Security and Conflict Initiative.

El Jack, A. 2003. Gender and Armed Conflict: Overview Report. Brighton: University of Sussex, Institute of Development Studies.

Enloe, C. 1990. Bananas, Beaches and Bases: Making Feminist Sense Out of International Politics. California: University of California Press.

Erchak, G. 1994. “Family Violence.” En C. R. Ember y M. Ember (compiladores), Research Frontiers in Anthropology. Englewood Cliffs: Prentice-Hall.

Falch, A. 2010. Women’s Participation and Influence in Post-conflict Burundi and Nepal.PRIO Working Paper. Oslo: PRIO.

Farr, K. 2009. “Extreme War Rape in Today´s Civil War-Torn States: A Contextual and Comparative Analysis.” Gender Issues 26:1–41.

Franceshet, S. 2004. “Explaining Social Movement Outcomes, Collective Action Frames and Strategic Choices in First and Second Wave of Feminism in Chile.” Comparative Political Studies, 37(5):499–530.

Galtung, J. 1996. Peace by Peaceful Means: Peace, Conflict Development and Civilisation. Londres: Sage.

Gierycz, D. 2001. “Women, Peace and the United Nations: Beyond Beijing.” En Skjelbaek, I. y D. Smith (compiladores), Gender, Peace and Conflict. Londres: Sage, págs. 14 a 31.

Gilligan, C. 1982. In a Different Voice: Psychological Theory and Women’s Development. Cambridge: Harvard University Press.

Goldstein, J.S. 2003. War and Gender: How Gender Shapes the War System and Vice Versa. Second edition. Cambridge: Cambridge University Press.

Green, J. L. 2006. “Collective Rape: A Cross-National Study of the Incidence and Perpetrators of Mass Political Sexual Violence, 1980–2003.” Tesis de Doctorado, Ohio State University. Disponible en http://www.ohiolink.edu/etd/view.cgi?acc_num=osu1153496251.

Greenberg, M. y E. Zuckerman. 2009. “The Gender Dimensions of Post-Conflict Reconstruction: The Challenge to Development Aid.” En Addison, T. y T. Bruck (compiladores.), Making Peace Work: The Challenges of Social and Economic Reconstruction.Londres: Palgrave MacMillan.

GTZ. 2009. Masculinity and Civil Wars in Africa—New Approaches to Overcoming Sexual Violence in War. Eschborn: Deutsche Gessellschaft für Technische Zusammenarbeit.
Harvard Humanitarian Initiative y Oxfam International. 2010. “Now the World Is Without Me: An Investigation of Sexual Violence in Eastern Democratic Republic of Congo.” Oxford: Oxfam. Disponible en http://www.oxfam.org.uk/resources/policy/conflict_disasters/sexual-violence-drc.html.

Helms, E. 2003. “Women as Agents of Ethnic Reconciliation? Women, NGOs and International Intervention in Post War Bosnia-Herzegovina.” Women’s Studies International Forum 26(1):5–33.

Holmes, R. y otros. 2009. “Gender Vulnerabilities, Food Price Shocks and Social Protection Responses.” Background Note. Overseas Development Institute. Londres, agosto de 2009.

Hudson, V. y otros. 2009. “The Heart of the Matter: The Security of Women and the Security of States.” International Security 33(3):7–45.

Human Rights Watch. 2004. “In War as in Peace: Sexual Violence and Women’s Status.” In World Report 2004: Human Rights and Armed Conflict. Nueva York: Human Rights Watch. Disponible en http://hrw.org/wr2k4/.

Human Rights Watch. 2003. We’ll Kill You If You Cry: Sexual Violence in the Sierra Leone Conflict. Nueva York: Human Rights Watch. Disponible en http://hrw.org/reports/2003/sierraleone/.

Human Rights Watch. 2000. “Sierra Leone Rebels Forcefully Recruit Child Soldiers.” Disponible en http://www.hrw.org/en/news/2000/05/31/sierra-leone-rebels-forcefully-recruit-child-soldiers?print.

Human Rights Watch. 1996. Shattered Lives: Sexual Violence During the Rwandan Genocide and Its Aftermath. Nueva York: Human Rights Watch.

Hyder, A. y otros. 2007. “Intimate Partner Violence among Afghan Women Living in Refugee Camps in Pakistan.” Social Science & Medicine 64(7):1536–1547.

Jennings, K. M. Sin fecha. Gender and Post-Conflict Statebuilding. Documento de trabajo, Programa sobre los Estados y la Seguridad, Ralph Bunche Center for International Studies, City University of New York.

Johnson, K. y otros. 2008. “Association of Combatant Status and Sexual Violence with Health and Mental Health Outcomes in Post-conflict Liberia.” Journal of the American Medical Association 300(6):676–690.

Kaldor, M. 2007. Human Security: Reflections on Globalization and Intervention. Cambridge: Polity Press.

Kerr, P. 2007. “Human Security.” En A. Collins (compilador), Contemporary Security Studies. Oxford: Oxford University Press, págs. 91 a 108.

Leaning, J. y T. Gingerich. 2005. The Use of Rape as a Weapon of War in the Conflict in Darfur, Sudan. Program on Humanitarian Crises and Human Rights. Cambridge: Harvard School of Public Health.

Liebling-Kalifani, H. y otros. 2008. “Violence against Women in Northern Uganda: The Neglected Health Consequences of War.” Journal of International Women’s Studies 9(3). 

Lindsey, C. 2001. Women Facing War: ICRC Study on the Impact of Armed Conflict on Women. Ginebra: Comité Internacional de la Cruz Roja.

Mack, A. 2005. Human Security Report 2005: War and Peace in the 21st Century. Nueva York: Oxford University Press.

Mazurana, D. 2005. Women in Armed Opposition Groups in Africa and the Promotion of International Humanitarian Law. Ginebra: Geneva Call.

McGinn, T. 2009. “Barriers to Reproductive Health and Access to Other Medical Services in Situations of Conflict and Migration.” En S. Martin y J. Forbes (compiladores), Women, Migration, and Conflict: Breaking a Deadly Cycle. Dordrecht: Springer.

McGinn, T. 2000. “Reproductive Health of War-Affected Populations: What Do We Know?” International Family Planning Perspectives 26(4):174–180.

McKay, S. y D. Mazurana. 2004. Where Are the Girls? Girls in Fighting Forces in Northern Uganda, Sierra Leone, and Mozambique: Their Lives During and After War. Montreal: International Centre for Human Rights and Democratic Development.

Meintjes, S. 2001. “War and Post-War Shifts in Gender Relations.” En S. Meintjes y otros (compiladores), The Aftermath: Women in Post-Conflict Transformation. Londres: Zed Books.

Mills, E. J. y otros. 2006. “The Impact of Conflict on HIV/AIDS in Sub-Saharan Africa.” International Journal of STD and AIDS 17(11):713–7.

Moser, C. y F. Clark. 2001. Victims, Perpetrators or Actors: Gender, Armed Conflict and Political Violence. Londres: Zed Books.

Nakaya, S. 2003. “Women and Gender Equality in Peace Processes: From Women at the Negotiating Table to Post-Conflict Structural Reforms in Guatemala and Somalia.” Global Governance 9:459–476.

O’Heir, J. 2004. “Pregnancy and Childbirth Care Following Conflict and Displacement: Care for Refugee Women in Low-resource Settings.” Journal of Midwifery and Women’s Health 49(4):14–18.

Organización Mundial de la Salud. 2004. Country Profile: Bosnia and Herzegovina. Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Pankhurst, D. 2008a. “Gendered Peace.” En Pugh, N. y otros (compiladores), Critical Perspectives on the Political Economy of Peacebuilding. Basingstoke: Palgrave.

Pankhurst, D. 2008b. “Post-War Backlash Violence against Women. What Can ‘Masculinity’ Explain?” En

Pankhurst, D. (compilador), Gendered Peace: Women’s Struggles for Post-War Justice and Reconciliation. Nueva York, Londres: Routledge.

Parashar, S. 2009. “Feminist International Relations and Women Militants: Case Studies from Sri Lanka and Kashmir.” Cambridge Review of International Affairs 22(2):235–256.

Pillay, A. 2002. “Violence Against Women in the Aftermath.” En S. Meintjes y otros (compiladores), The Aftermath: Women in Post-Conflict Transformation. Londres: Zed Books.

Plumper, T. y E. Neumayer. 2003. “The Unequal Burden of War: The Effect of Armed Conflict on Gender Gap in Life Expectancy.” International Organisation 60(3):723–754.

Porter, E. 2008. “Is Human Security a Feminist Peacebuilding Tool?” Ponencia presentada al Feminist Security Studies Panel, 49th ISA Convention, San Francisco.

Porter, E. 2007. Peacebuilding: Women in International Perspective. Londres: Routledge.

Potter, M. 2004. Women, Civil Society and Peacebuilding: Paths to Peace through Empowerment of Women. Belfast: Training for Women Network.

Quiñones, A. 2004. Gender and Post-Conflict Reconstruction: The World Bank Track Record. Washington, D.C.: Heinrich Böll Foundation.

Rehn, E. y E. Johnson-Sirleaf. 2002. Women, War and Peace: The Independent Experts’ Assessment on the Impact of Armed Conflict on Women and Women’s Role in Peacebuilding.Nueva York: UNIFEM.

Reproductive Health Matters. 2008. Reproductive Health Matters 16(31):4-252.

Ruddick, S. 2004. “Maternal Thinking as a Feminist Standpoint.” En S. Harding (compilador), The Feminist Stand Point Theory Reader: Intellectual and Political Controversies. Nueva York: Routledge, págs. 161 a 168.

Ruddick, S. 1989. Maternal Thinking: Towards a Politics of Peace. Boston: Beacon Press.

Seifert, R. 1994. “War and Rape: A Preliminary Analysis.” En A. Stiglmayer (compilador), Mass Rape: The War Against Women in Bosnia-Herzegovina.Lincoln: University of Nebraska Press, págs. 54 a 72.

Seifert, R. 1996. “The Second Front: The Logic of Sexual Violence in Wars.” Women’s Studies International Forum 19(1/2):35–43.

Sharlach, L. 2000. “Rape as Genocide: Bangladesh, the Former Yugoslavia, and Rwanda.” New Political Science 22(1):89–102.

Shepherd, L. J. 2008. Gender, Violence and Security. Londres: Zed Books.

Sivakumaran, S. 2007. “Sexual Violence Against Men in Armed Conflict.” European Journal of International Law 18:253–276.

Spiegel, P. y otros. 2007. “Prevalence of HIV Infection in Conflict-affected and Displaced People in Seven Sub-Saharan African Countries: A Systematic Review.” The Lancet 369(9580):2187-2195.

Spiegel, P. 2004. “HIV/AIDS Among Conflict-affected and Displaced Populations: Dispelling Myths and Taking Action.” Disasters 28(2):322–339.

Steiner, B. y otros. 2009. “Sexual Violence in the Protracted Conflict of DRC: Programming for Rape Survivors in South Kivu.” Confliict and Health 3(3). Disponible en http://www.conflictandhealth.com/content/3/1/3.

Stiglmayer, A. (compilador). 1994. Mass Rape: The War Against Women in Bosnia-Herzegovina. Lincoln: University of Nebraska Press.

Strickland, R. y N. Duvvury. 2003. Gender Equity and Peacebuilding, From Rhetoric to Reality: Finding the Way. Washington, D.C.: International Center for Research on Women.

Talviste, V. 2009. Displaced Adolescent Girls’ Protection: Could Casuistry Be a Methodology for Humanitarians? Oxford: Oxford University Department of International Development.

Ward, J. y M. Marsh. 2006. Sexual Violence Against Women and Girls in War and Its Aftermath: Realities, Responses and Required Resources. Documento informativo preparado para el Simposio sobre violencia sexual durante conflictos y etapas ulteriores, UNFPA, 21 a 23 de junio.

Zarkov, D. 2001. “The Body of the Other Man: Sexual Violence and the Construction of Masculinity, Sexuality and Ethnicity in the Croatian Media.” En Moser, C. y F. Clark (compiladores), Victims, Perpetrators or Actors: Gender, Armed Conflict and Political Violence. Londres y Nueva York: Zed Books.

Descargar PDF