Introduction Introducción Chapter 5 Capítulo 5
Chapter 1 Capítulo 1 Chapter 6 Capítulo 6
Chapter 2 Capítulo 2 Notes for Indicators Notas
Chapter 3 Capítulo 3 Notes for boxes Notas de los recuadros
Chapter 4 Capítulo 4 Indicators Indicadores
Capítulo 5 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Urbanización y sostenibilidad en el siglo XXI

Las ciudades: ¿carga o beneficio?

Un enfoque más amplio

Una mirada más allá del ámbito local

Cambios en la cubierta del suelo

Las ciudades y el cambio climático

Pobreza y vulnerabilidad a los desastres naturales

Elevación del nivel del mar: la cuestión no es si ocurrirá o no sino ¿cuándo y en qué medida?

Adaptación al cambio climático

Acciones locales y consecuencias mundiales: cambios mundiales y efectos locales

Elevación del nivel del mar: la cuestión no es si ocurrirá o no sino ¿cuándo y en qué medida?(19)

Una de las perspectivas alarmantes del cambio climático es la de sus efectos sobre la elevación del nivel del mar y las posibles consecuencias para las zonas urbanas costeras. Las zonas costeras siempre han concentrado población y actividades económicas debido a sus recursos naturales y sus oportunidades comerciales. Muchas de las mayores ciudades del mundo están en la costa marítima o en la desembocadura de un gran río. Las zonas urbanas y rurales de ecosistemas costeros son las más densamente pobladas.

Esas poblaciones, especialmente cuando están concentradas en grandes zonas urbanas rodeadas de ricas zonas ecológicas, pueden sobrecargar los ecosistemas costeros, muchos de los cuales ya están sometidos a estrés. Debido a su proximidad a la costa corren riesgos cada vez mayores, como resultado de la elevación del nivel del mar y las tormentas más intensas causadas por el cambio climático.

La elevación del nivel del mar, especialmente si se combina con fenómenos climáticos extremos, inundaría grandes sectores de esas zonas. Además, el agua salada se infiltraría en las aguas dulces superficiales y los acuíferos de agua dulce, afectando el abastecimiento de agua de las ciudades y modificando ecosistemas clave que proporcionan servicios ecológicos y recursos naturales a las zonas urbanas. Esto provocaría inevitablemente migraciones a otras zonas urbanas. Los asentamientos costeros en los países de más bajos ingresos serían los más vulnerables y, entre ellos, especialmente los grupos de población pobre asentados en planicies inundables.

La primera evaluación sistemática de estas cuestiones indica que las zonas costeras de baja altitud constituyen actualmente sólo el 2% de la superficie terrestre del planeta, pero albergan un 13% de la población urbana(20). Pese a sus menores niveles de urbanización, África y Asia tienen residiendo en las zonas costeras proporciones de sus poblaciones urbanas mucho mayores que las de Norteamérica o Europa en similares condiciones (véase el Cuadro 1).


Cuadro 1: Población y superficie ocupada en zonas costeras de
baja altitud, por regiónes, 2000

Click here to enlarge image

Fuente: McGranahan, G., D. Balk y B. Anderson. De próxima publicación. “The Rising Risks of Climate Change: Urban Population Distribution and Characteristics in Low Elevation Coastal Zones.” Environment and Urbanization.


Esas diferencias reflejan el legado colonial de África y Asia, donde las principales ciudades crecieron como puertos y centros de exportación de materias primas(21). Por su parte, Asia destaca por albergar unas tres cuartas partes de la población mundial en zonas costeras de baja altitud, y dos terceras partes de su población urbana.

Es llamativa la concentración de grandes asentamientos humanos en zonas costeras de baja altitud. Es así como un 65% de las ciudades de más de cinco millones de habitantes se ubican en esas zonas, en comparación con sólo 13% de las que tienen menos de 100.000 habitantes.

Habida cuenta de las amenazas reales y crecientes derivadas de los cambios mundiales del medio ambiente en las zonas costeras de baja altitud, causa preocupación la posibilidad de que continúen las presentes pautas de crecimiento urbano. Desde una perspectiva medioambiental, el desarrollo costero incontrolado probablemente perjudicará a los ecosistemas delicados e importantes y otros recursos naturales. Al mismo tiempo, los asentamientos costeros, en particular en las tierras de baja altitud, probablemente expondrán a los residentes a los riesgos del mar, los cuales a su vez se agravarán a medida que se produzcan los cambios climáticos.

Si continuaran los actuales patrones de urbanización, las zonas costeras de baja altitud atraerían a mayores cantidades de población. En particular, el crecimiento económico de China, impulsado por las exportaciones, se ha asociado con una intensa emigración hacia las zonas costeras (véase el Gráfico 8). Bangladesh, pese a sus menores tasas de crecimiento económico y de urbanización, también experimenta un proceso similar.


Gráfico 8: China. Región costera del Mar Amarrillo.

Click here to enlarge image

Fuente: McGranahan, G., D. Balk y B. Anderson. De próxima publicación. “The Rising Tide: Assessing the Risks of Climate Change and Human Settlements in Low Elevation Coastal Zones.Environment and Urbanization 19 (1).


Para proteger a la población que vive en las costas contra los riesgos generados por el cambio climático será necesario mitigar esos riesgos y encauzar la migración lejos de las zonas costeras de menor altitud, así como modificar las formas más comunes de asentamientos costeros.

Evidentemente, esas intervenciones serán más fáciles de realizar en las nuevas zonas urbanas. A este respecto, tendrá una importancia crucial evitar las políticas que favorecen el desarrollo junto a las costas y, al mismo tiempo, será necesario imponer una gestión más eficaz de las zonas costeras. Pero, sobre todo, se requiere contar con una visión de futuro y un firme compromiso, y deben adoptarse medidas con mucha antelación.

Por consiguiente, es muy importante planificar a tiempo contando con información y análisis de buena calidad. Lamentablemente, las consideraciones medioambientales no han tenido hasta ahora mucha influencia en las pautas de asentamiento. Para alterar esas pautas será necesario un enfoque proactivo, hasta ahora infrecuente por la prioridad asignada al crecimiento económico. Y ese enfoque proactivo, a su vez, requerirá la creación de una mayor conciencia y la movilización de apoyos sociales y políticos.


CONTENTS