Introduction Introducción Chapter 5 Capítulo 5
Chapter 1 Capítulo 1 Chapter 6 Capítulo 6
Chapter 2 Capítulo 2 Notes for Indicators Notas
Chapter 3 Capítulo 3 Notes for boxes Notas de los recuadros
Chapter 4 Capítulo 4 Indicators Indicadores
Capítulo 5 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Urbanización y sostenibilidad en el siglo XXI

Las ciudades: ¿carga o beneficio?

Un enfoque más amplio

Una mirada más allá del ámbito local

Cambios en la cubierta del suelo

Las ciudades y el cambio climático

Pobreza y vulnerabilidad a los desastres naturales

Elevación del nivel del mar: la cuestión no es si ocurrirá o no sino ¿cuándo y en qué medida?

Adaptación al cambio climático

Acciones locales y consecuencias mundiales: cambios mundiales y efectos locales

Un enfoque más amplio(2)

En general, se están realizando numerosas iniciativas a nivel local para que los asentamientos urbanos sean más habitables y más respetuosos con el medio ambiente(3). La ciudades pueden aprender las unas de las otras y aprovechar en beneficio propio las experiencias positivas de los demás. Sin embargo, las soluciones locales a los problemas inmediatos no bastan, habida cuenta de la rápida duplicación de la población urbana de los países en desarrollo en una era de globalización económica. Será preciso integrar las estrategias locales en un marco espacial y temporal más amplio, a fin de abordar problemas de mayor escala y velar por la sostenibilidad a más largo plazo.

El concepto de cambio mundial del medio ambiente (CMA) proporciona el marco adecuado. Los cambios mundiales del medio ambiente abarcan los problemas ambientales a escala local, nacional y regional(4). El concepto también denota las repercusiones de esos problemas, por ejemplo, las variaciones en los regímenes de temperatura y precipitación que podrían acrecentar la frecuencia de inundaciones y sequías, elevar los niveles del mar o influir en la propagación de enfermedades y especies invasivas.

Las zonas urbanas contribuyen a los cambios mundiales del medio ambiente mediante el consumo de recursos, el uso del suelo y la producción de residuos y, al mismo tiempo, padecen sus consecuencias. Pero esas consecuencias sólo se pondrán de manifiesto plenamente en el mediano o largo plazo. Debido a ese desfase temporal, con frecuencia se hace caso omiso de tales consecuencias y sólo se presta atención a los problemas medioambientales inmediatos y más acuciantes, como el abastecimiento de agua, el saneamiento y la eliminación de residuos.

No obstante, los encargados de formular políticas deben tener conciencia de que sus decisiones locales tienen efectos de vasto alcance y, a su vez, que las variaciones del clima o de los ecosistemas pueden tener efectos locales. Ambos aspectos requieren contar con mejor información y un horizonte a más largo plazo. Las decisiones que se adopten hoy en relación con las fuentes de energía, los sistema de transporte y la planificación espacial tendrán efectos a largo plazo sobre los procesos biofísicos regionales y mundiales que contribuyen a los cambios del medio ambiente a escala global. La solución de los problemas actuales puede contribuir a mitigar los ulteriores efectos de los cambios mundiales del medio ambiente, pero sólo si se consideran explícitamente las interacciones entre los problemas urbanos locales y los procesos regionales y globales.

Este enfoque integral, que combina una renovación en la manera de pensar y de planificar, puede reforzar la capacidad de adaptación de las zonas urbanas frente a los cambios mundiales del medio ambiente y a los choques que estos generan. Por ejemplo, pueden contribuir a preservar ecosistemas saludables o velar por que los nuevos sistemas de transporte, abastecimiento de agua y energía se construyan de modo de puedan resistir los riesgos climáticos. Recíprocamente, las acciones encaminadas a resolver cuestiones mundiales a largo plazo pueden contribuir a resolver problemas ambientales más inmediatos a escala local.

 

CONTENTS