Introduction Introducción Chapter 5 Capítulo 5
Chapter 1 Capítulo 1 Chapter 6 Capítulo 6
Chapter 2 Capítulo 2 Notes for Indicators Notas
Chapter 3 Capítulo 3 Notes for boxes Notas de los recuadros
Chapter 4 Capítulo 4 Indicators Indicadores
Capítulo 4 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Uso social y sostenible del espacio

Crecimiento urbano y uso sostenible del espacio

Densidad, dispersión urbana y uso del suelo

El discreto encanto de las urbanizaciones

Dispersión y periurbanización

Dispersar o no dispersar

Políticas realistas para la expansión urbana

Dispersión y periurbanización(21)

En el mundo en desarrollo, el crecimiento de las ciudades es dinámico, diversificado y desordenado, y, de forma creciente, utiliza el espacio con alta densidad. Este proceso de crecimiento urbano, en especial en zonas de transición no contiguas entre el campo y la ciudad, se denomina conmumente “periurbanización”(22). Con frecuencia, las zonas periurbanas carecen de regulaciones explícitas y de una clara jurisdicción administrativa sobre el uso del suelo(23). Padecen algunas de las peores consecuencias del crecimiento urbano, incluida la contaminación, el rápido cambio social, la pobreza, los cambios en el uso del suelo y la degradación de los recursos naturales(24). Pero, a diferencia de las zonas residenciales, en las zonas periurbanas se localizan múltiples actividades económicas.

La periurbanización está estimulada, en parte, por la especulación del suelo, que a su vez se nutre de las perspectivas de rápido crecimiento urbano. Hay especuladores que retienen suelo dentro de la ciudad y en torno a ella, a la espera de que aumenten los precios. No se molestan en alquilar, especialmente si temen que los inquilinos puedan ganar algún derecho a permanecer en el lugar que ocupan, o que se legisle un control de los alquileres. En consecuencia, quienes necesitan suelo con fines residenciales o productivos, deben encontrarlo en las zonas más alejadas del centro.

Las variaciones en la estructura y la localización de la actividad económica contribuyen en gran medida al crecimiento periurbano. La mejora de las redes de comunicaciones y transportes aumenta la accesibilidad de las zonas periféricas. La globalización impulsa las economías de escala en materia de producción y distribución y esto, a su vez, fomenta las instalaciones de gran magnitud en grandes superficies.

A menudo, esta desconcentración con descentralización de la producción ocurre en los alrededores de las ciudades más dinámicas, donde la expansión de los lugares de trabajo y la creciente fuerza laboral ya no encuentran espacio en los centros de las ciudades, de modo que el desborde es inevitable. A su vez, la periferia ofrece una infraestructura más barata, suelo y mano de obra a menor costo, y esto estimula una mayor periurbanización.(25)

En Asia, la periurbanización tiende a englobar pequeñas ciudades a lo largo de corredores urbanos que se extienden a partir de las regiones metropolitanas; por ejemplo, en las regiones costeras de China, en la región metropolitana de Bangkok, en la carretera Lahore-Islamabad y en las aldeas artesanales e industriales en el Delta del Río Rojo, en Viet Nam. En cambio, en la mayor parte de África al sur del Sahara, la expansión urbana se realiza en torno a un único núcleo.(26)

La periurbanización atrae la mano de obra migrante y cambia abruptamente la actividad económica de muchos residentes rurales, de la agricultura a la manufactura y los servicios. Esos cambios han sido particularmente pronunciados en el Asia oriental, donde las aldeas agrarias se han transformado en las impulsoras del cambio urbano.(27)

En el Asia oriental, la combinación de derechos de propiedad mal definidos, políticas orientadas a la exportación y fallas en los mercados del suelo ha contribuido a un crecimiento periurbano particularmente rápido(28). En China, las inversiones extranjeras han transformado las economías rurales y las comunidades campesinas, desencadenando a menudo importantes cambios en la estructura social y en las relaciones entre la población y el medio ambiente (véase el Recuadro 18). La periurbanización y sus efectos no se limitan a las regiones costeras, como Shanghai y el Delta del Río Pearl, sino que ha penetrado en las regiones interiores del país, entre ellas Chongqing y Chengdu.(29)

18

UN ESTUDIO DE CASO: LA PERIURBANIZACIÓN EN EL MUNICIPIO DE QUANZHOU, PROVINCIA DE FUJIAN, CHINA (1)

La periurbanización transforma los asentamientos rurales en urbanos, sin desplazar a la mayoría de los residentes. Como importante característica de la urbanización china a partir del decenio de 1980, la periurbanización ha causado enormes cambios estructurales y físicos en vastas zonas rurales. También ha desdibujado las distinciones entre asentamientos urbanos y rurales, especialmente en las zonas costeras densamente pobladas. La periurbanización ha beneficiado a grandes poblaciones rurales, que de otra manera habrían emigrado hacia los tugurios de las grandes ciudades. Sin embargo, no ofrece las ventajas económicas de las aglomeraciones en grandes ciudades y tiene graves efectos negativos sobre el medio ambiente.

En un estudio del municipio de Quanzhou, provincia de Fujian, los investigadores utilizaron datos censales recientes y tecnología del Sistema de Información Geográfica (SIG) para abordar las implicaciones de la periurbanización en relación con el medio ambiente y la planificación. Comprobaron que la periurbanización ha ayudado a transformar la región en una poderosa fuente de energía económica, impulsada por empresas pequeñas y medianas. No obstante, estas últimas no están suficientemente capitalizadas y tienen una localización muy dispersa. También abundan los problemas del medio ambiente. A medida que se vaya disponiendo de nuevos recursos para la protección y el ordenamiento del medio ambiente, el desafío será fomentar una mayor concentración, minimizando los efectos negativos y manteniendo, al mismo tiempo, sus beneficios.

Las zonas periurbanas suelen proporcionar vivienda más accesible a los residentes pobres y a los migrantes, en asentamientos marginales y dispersos(30). En esas zonas, los asentamientos de pobres suelen ser más inseguros y estar sujetos a demolición, mientras los residentes, por lo general, carecen de servicios y de infraestructura. Compiten por espacio con la agricultura, y ambos usos son a veces desplazados por otros usos económicos. La recalificación del suelo, las oportunidades del mercado y los rápidos flujos de mano de obra, bienes, capital y residuos urbanos impulsan el aumento de los precios del suelo(31). La periurbanización también acrecienta el costo de la vida para la población rural que residía originariamente en esas tierras.(32)

Las zonas periurbanas abarcan una amplia gama de actividades, entre ellas cultivos, cría de animales e industrias domésticas, junto con la expansión industrial, la especulación del suelo, la suburbanización residencial y la eliminación de residuos(33). Esas zonas cumplen otras funciones fundamentales para las ciudades, desde el abastecimiento de alimentos (véase el Recuadro 19), energía, agua, materiales de construcción y otros productos esenciales, hasta la provisión de servicios ecológicos, entre ellos los corredores de preservación de especies silvestres, microclimas y zonas de amortiguación contra las inundaciones. Esto requiere un complejo reajuste de los sistemas sociales y ecológicos, a medida que son absorbidos por la economía urbana.

19

AGRICULTURA URBANA Y PERIURBANA

La agricultura está prosperando en zonas urbanas y periurbanas. Los cultivos en las ciudades y en torno a ellas constituyen una estrategia de importancia vital de los pobres para ganarse la vida; propician la buena nutrición y la buena salud, así como la obtención de ingresos para sufragar otros gastos del hogar y mitigar uno de los problemas ecológicos de las zonas urbanas en expansión. El aspecto negativo es que siguen siendo ilegales en algunas partes del mundo en desarrollo y que muchas autoridades locales tardan en reconocer su importante papel. Las mujeres, en su carácter de principales pro­ductoras de alimentos en muchas ciudades de los países en desarrollo, son quienes más tienen que ganar o perder en relación con el futuro de esta actividad.(1) Algunas acciones prometedoras emprendidas por organizaciones no guber­namentales (ONG)—como la Alianza de Desarrollo Municipal del África Oriental y Meridional (MDPESA) y su organismo de financiación, el Centro de Recursos para la Agricultura y Silvicultura Urbanas—están intentando subsanar la discrepancia entre percepción y realidad. Mediante actividades de promoción basadas en hechos contrastados y diálogos entre múltiples actores interesados, se ha alentado a los funcionarios locales de Zimbabwe a aceptar la agricultura urbana y periurbana y a sumarse a la Declaración de Harare, en la cual varios países africanos se comprometieron a apoyar las prácticas agrícolas urbanas.(2)

Dado que, en general, las zonas periurbanas son periféricas respecto de los límites administrativos de las ciudades centrales, o están en zonas intermedias, la capacidad de las autoridades gubernamentales para regular la ocupación suele ser particularmente débil(34). En consecuencia, el proceso de urbanización puede ser, en gran medida, no planificado, no estructurado e ilegal, con frecuentes luchas respecto del uso del suelo.

La degradación del medio ambiente es también un problema de zonas periurbanas. Cuando las actividades agrícolas e industriales están imbricadas en los usos residenciales, se generan particulares riesgos para la salud. Algunas zonas periurbanas se convierten en sumideros o depósitos de residuos urbanos líquidos, sólidos y, a veces, atmosféricos.(35)

El tipo, los efectos y la gravedad de esos problemas varían considerablemente(36). La ausencia de regulación del uso de ese espacio puede poner en peligro la salud de las personas pobres que se asientan o viven en las proximidades de ese hábitat, debido a que pueden estar expuestas a sustancias peligrosas en el aire que respiran, el agua que beben y los alimentos que cultivan. Los riesgos pueden ser mayores para las mujeres y los niños pobres, quienes más probablemente pasarán la mayor parte de su tiempo, o todo su tiempo, en su hogar y en la vecindad inmediata.(37)

Los diversos procesos de periurbanización descritos no se prestan a definiciones o cuantificaciones simples, pero indican que debe haber oportunidades para establecer usos de los espacios periurbanos de mayor interés social y más sostenibles.

20

MEJORA DE LOS SERVICIOS BÁSICOS EN ZONAS PERIURBANAS DE UGADUGÚ (1)

La población de Ugadugú, capital de Burkina Faso, de más de un millón de habitantes, está creciendo rápidamente. En la actualidad, una tercera parte de la población reside en asentamientos precarios periurbanos, dispersos en una extensa zona. La dispersión eleva los costos de los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento para los pobres y aumenta su desolación.

La agencia francesa de cooperación para el desarrollo está apoyando al Gobierno de Burkina Faso en el establecimiento de sistemas viales para mejorar el transporte (se construyen 45 kilómetros de infraestructura primaria, incluidos 18 kilómetros en los asentamientos marginales densamente poblados de Bogodogo), así como la aplicación de medios innovadores para responder a las necesidades de agua y saneamiento (entre ellos la venta a granel de agua a un operador independiente, a cambio de una distribución garantizada).

Además, se están mejorando los espacios públicos—senderos peatonales y aceras, alumbrado de calles y patios de juego—y se están instalando grifos colectivos para el abastecimiento de agua. La población local está participando activa­mente en la validación y la financiación del equipamiento propuesto. También se está fortaleciendo la capacidad del gobierno municipal para supervisar y mantener la infraestructura existente de calles y de saneamiento higiénico. La provisión de servicios básicos a residentes de zonas periurbanas tan carentes de recursos atañe directamente a las metas 10 y 11 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En este sentido, es alentador reconocer las innovadoras respuestas técnicas e institucionales proporcionadas por Burkina Faso. El principal desafío será prepararse para la continua y rápida expansión de la demanda de vivienda y servicios.


CONTENTS