Introduction Introducción Chapter 5 Capítulo 5
Chapter 1 Capítulo 1 Chapter 6 Capítulo 6
Chapter 2 Capítulo 2 Notes for Indicators Notas
Chapter 3 Capítulo 3 Notes for boxes Notas de los recuadros
Chapter 4 Capítulo 4 Indicators Indicadores
Capítulo 3 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Revisión de las políticas contra la pobreza urbana

Calles a contramano y nuevas avenidas

El intento de mantener alejadas a las masas: fracaso de una estrategia

Respuesta a las necesidades de los pobres en materia de vivienda

Un avance cuántico: nuevo escenario para la vivienda

Regulación de los mercados de suelo urbano: ¿misión imposible?

Promoción, votos y acción: la necesidad de liderazgo

Una dosis de realismo

Preparación para el futuro

Una dosis de realismo

Finalmente, ciertas iniciativas como la asignación a los pobres de lotes con servicios mínimos, deben ir acompañadas de un alto grado de pragmatismo. Las propuestas bien intencionadas no eliminarán el ocasional salvajismo del mercado ni las veleidades del sistema democrático. La distribución de suelo con servicios mínimos puede ser, y lo ha sido muchas veces, usada con propósitos menos nobles que satisfacer las necesidades de los pobres.

El control de las prácticas abusivas de las compañias inmobiliarias y de los proveedores de servicios, que aprovechan los sistemas de distribución de suelo con interés social para acrecentar su propio lucro, es un desafío evidente. Los subsidios pueden, de hecho, incrementar el precio del suelo. Los precedentes a escala mundial de la financiación del suelo son ciertamente desalentadores. Los proyectos piloto ejecutados con éxito a menudo fracasan cuando se trata de replicarlos aumentando su escala.

Otro factor menos importante es que ciertas personas que no son pobres encontrarán la manera de infiltrarse en cualquier plan de distribución y beneficiarse con él. Algunos beneficiarios se marcharán tan pronto como su propiedad adquiera valor de cambio o monetario, aun cuando esto no necesariamente es un hecho negativo, dado que pasa a ser otra modalidad de movilidad social. La distribución de suelo de propiedad pública o expropiado puede ser víctima de planes económicos o políticos inescrupulosos; e incluso puede acrecentar las disparidades territoriales y sociales entre los indigentes y los opulentos(25).

La posibilidad de que sean utilizados para obtener ventajas económicas o políticas indebidas no debería impedir que se aplicaran enfoques de interés social para la distribución de suelo dotadas de servicios. Será preciso que otras fuerzas sociales y políticas, con el apoyo de mejor información y comunicación, entren en acción para denunciar las dolosas y despiadadas maniobras que pueden obstaculizar la mejora de la calidad de vida de los pobres urbanos.(26)

 

CONTENTS