Introduction Introducción Chapter 5 Capítulo 5
Chapter 1 Capítulo 1 Chapter 6 Capítulo 6
Chapter 2 Capítulo 2 Notes for Indicators Notas
Chapter 3 Capítulo 3 Notes for boxes Notas de los recuadros
Chapter 4 Capítulo 4 Indicators Indicadores
Capítulo 3 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Revisión de las políticas contra la pobreza urbana

Calles a contramano y nuevas avenidas

El intento de mantener alejadas a las masas: fracaso de una estrategia

Respuesta a las necesidades de los pobres en materia de vivienda

Un avance cuántico: nuevo escenario para la vivienda

Regulación de los mercados de suelo urbano: ¿misión imposible?

Promoción, votos y acción: la necesidad de liderazgo

Una dosis de realismo

Preparación para el futuro

Promoción, votos y acción: la necesidad de liderazgo

Estas iniciativas requieren la creación de una nueva conciencia y un nivel sin precedentes de apoyo político a nivel local y nacional. En el mejor de los casos, los políticos, en su mayoría, no quieren confrontar al poderoso mercado urbano de bienes raíces. Menos atrayente aún es la complejidad adicional de responder a las necesidades de los pobres en materia de tierras, según se describió anteriormente. Una iniciativa de importancia crítica, en ausencia de la cual fracasarán casi todas las medidas, consiste en regular el incremento del valor del suelo. En otras palabras, es necesario aplicar medidas fiscales que impidan que los especuladores y las inmobiliarias introduzcan aumentos no razonables en el precio del suelo y los servicios, tan pronto como haya una propuesta de asignar suelo de interés social.

Es poco probable que las actuales estructuras urbanas de poder reciban con agrado este enfoque. La resistencia política se amplifica por el período que transcurre entre las propuestas de intervención y cualquier posible beneficio político: mientras el gasto de capital político y las inversiones financieras se tienen que realizar de inmediato, las ventajas políticas y los beneficios económicos se cosecharán en un futuro distante(23).
La complejidad de esos factores contribuye a explicar por qué tradicionalmente la planificación del uso del suelo a mediano y largo plazo nunca ha sido una alta prioridad para los gobiernos ni para los donantes. Si embargo, no es posible hacer caso omiso de las necesidades de una población en rápido crecimiento. En particular, es preciso considerar explícitamente las barreras jurídicas, sociales y culturales con que tropiezan las mujeres para tener acceso a la tierra. Se necesita contar no sólo con voluntad política y soluciones técnicas viables, sino también con un apoyo normativo coordinado por parte de los donantes y de otros actores relevantes.

La generación de voluntad política comienza reconociendo que los pobres suelen representar la mayor parte del aumento de la población urbana. También exige que los líderes y los encargados de formular políticas acepten la inevitabilidad del crecimiento urbano y traten a lo pobres como verdaderos ciudadanos que tienen un inequívoco derecho a la ciudad y a una vivienda digna. La percepción de que los pobres no son verdaderos ciudadanos urbanos(24) menoscaba el tipo de negociaciones colectivas sobre uso del suelo, normas, servicios públicos y medio ambiente que son necesarias para abordar eficazmente los problemas urbanos más críticos. También atenúa cualquier motivación que los políticos puedan tener para enfrentar esos problemas.

Dada la tradicional aversión a la urbanización y al crecimiento urbano, para crear conciencia entre los responables políticos y los planificadores será necesario realizar eficaces tareas de promoción utilizando un conjunto de evidencias factuales sólidas. Los enfoques multidisciplinarios y un amplio apoyo internacional pueden contribuir a cambiar el sentido de las tendencias, aportando pruebas claras, basadas en hechos convincentes, sobre los cambios en curso y las necesidades que estos generan.

Los especialistas en población, en particular, pueden contribuir a elaborar y difundir lecciones clave mediante datos, análisis y ejemplos concretos, entre ellos: a) la inevitabilidad y las reales ventajas de la urbanización y el crecimiento urbano; b) la inutilidad de los prejuicios y las políticas antiurbanas; c) la creciente proporción de la pobreza nacional, desagregada por género, que está localizada en zonas urbanas; d) la eficacia de los enfoques proactivos para responder a las necesidades de hombres y mujeres pobres en las ciudades; y e) la importancia de involucrar a los pobres en las decisiones que afectan a su hábitat.

 

CONTENTS