Introduction Introducción Chapter 5 Capítulo 5
Chapter 1 Capítulo 1 Chapter 6 Capítulo 6
Chapter 2 Capítulo 2 Notes for Indicators Notas
Chapter 3 Capítulo 3 Notes for boxes Notas de los recuadros
Chapter 4 Capítulo 4 Indicators Indicadores
Capítulo 2 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Los pobres urbanos: esperanza frente a desolacion

Los dramas ocultos de los pobres urbanos

Tugurios: desmesurada concentración de la pobreza

Las persistentes disparidades

Bienestar y autonomía de la mujer: pilares de las ciudades sostenibles

Contradicciones sociales en las ciudades en crecimiento: diálogo y discordia

Los cambiantes perfiles demográficos de las ciudades en crecimiento

Como mejorar la gobernabilidad urbana e involucrar a los pobres: lo que debe hacerse

Los cambiantes perfiles demográficos de las ciudades en crecimiento

GENTE JOVEN EN CIUDADES JÓVENES74(74)

El perfil demográfico de las ciudades de los países en desa­rrollo muestra un marcado aumento de la población jóven, particularmente más cusado en la población de los tugurios. Los éxitos y los fracasos individuales de los jóvenes, a medida que vaya avanzando la ola del crecimiento urbano, serán decisivos para el futuro desarrollo, porque estos radicales cambios demográficos, combinados con la persistencia de la pobreza y del desempleo, son fuente de conflictos en las ciudades de todos los países en desarrollo. No obstante, es infrecuente que los procesos políticos reflejen las prioridades de los jóvenes, especialmente los centenares de millones de niños pobres que viven en las ciudades, en condiciones que amenazan su salud, su seguridad, su educación y sus perspectivas de futuro.

Los jóvenes suelen ser dinámicos, creativos y receptivos al cambio; pero si no reciben atención, no están escolarizados, no se les orienta y no tienen empleo, su energía puede desviarse hacia direcciones destructivas y, a menudo, autodestructivas. La inversión en los niños y los jóvenes urbanos, para ayudarlos a integrarse plenamente en la sociedad, es una cuestión de derechos humanos y de justicia social; y también es la clave para generar posibles beneficios económicos y garantizar la seguridad urbana.

Se estima que hacia 2030 alrededor de un 60% de la población urbana tendrá menos de 18 años.(75) Si no se adoptan urgentemente medidas para proporcionar servicios básicos, empleo y vivienda, ese numeroso contingente de jóvenes crecerá en la pobreza. El número de niños nacidos en los tugurios del mundo en desarrollo está aumentando rápidamente. El gráfico 6 muestra que los tugurios tienen, por lo general, una proporción muy superior de niños. Ya se han descrito los problemas de salud que se originan en esos ámbitos.

Es motivo de particular preocupación la proliferación de niños de la calle y huérfanos sin vivienda. En las aldeas, la familia ampliada o la comunidad se ocuparían normalmente de adoptar o cuidar a los niños huérfanos o sin vivienda. En las ciudades, los niños y los jóvenes que han perdido a sus progenitores a causa del SIDA carecen de familias ampliadas que los acojan o los guíen. Son vulnerables al secuestro y a la trata con fines sexuales. Las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA, y el riesgo de ser víctimas de organizaciones delictivas o de verse involucrados en ellas, es alto entre esos grupos marginados.


Gráfico 5: Estimación de tasas mundiales de homicidio y suicidio, por grupo de edades. Mundo, 2000

Click here to enlarge image

Fuente: OMS: 2002. World Report on Violence and Health. Ginebra: OMS.


NECESIDADES INSATISFECHAS:EDUCACIÓN, SALUD Y EMPLEO PARA LOS JÓVENES

Los jóvenes necesitan estar alfabetizados, tener nociones de aritmética y un nivel adecuado de educación formal, a fin de poder abrirse paso en ámbitos urbanos complejos y aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece la ciudad. La matriculación escolar puede ser más alta en las ciudades debido a que las escuelas están más próximas a las zonas habitadas, pero también en este caso los pobres, en particular las niñas pobres, tienen menos oportunidades. Es especialmente problemática la transición de la escuela primaria a la secundaria porque, en esta etapa, muchos jóvenes deben comenzar a trabajar para contribuir a mantener a sus familias. Se suele sacar a las niñas de la escuela para que ayuden a realizar tareas domésticas o para casarlas, práctica aún prevalente en muchas ciudades de �frica al sur del Sahara. Tal vez las escuelas se nieguen a matricular a niños residentes en tugurios, debido a que esos asentamientos no están reconocidos oficialmente. Muchas familias no pueden sufragar los costos indirectos de la educación “gratuita�, entre ellos los uniformes, libros de texto y otros útiles escolares. Finalmente, con pocas excepciones, la calidad de la educación en las escuelas que atienden a los tugurios es marcadamente inferior y, por ende, se priva a esos niños de las ventajas urbanas.

Como era de suponer, los riesgos relativos al sistema escolar son muy superiores para las niñas. Factores como el riesgo de trasladarse hasta la escuela y desde ella, los servicios sanitarios inadecuados, el hacinamiento y el acoso sexual, disuaden a padres y madres de matricular a sus hijas en la escuela. El abuso sexual por parte de los maestros y de otros estudiantes ha sido documentado en varios países y es causa de que aumenten las tasas de abandono escolar. Esos obstáculos se combinan con prácticas culturales y sociales que militan contra la educación de la niña y favorecen el matrimonio precoz o en la infancia. En algunos países de �frica al sur del Sahara, entre ellos Benin, Côte d’Ivoire, Guinea y Malí, sólo la mitad de las niñas en edad escolar están matriculadas en escuelas urbanas. En la mayoría de los demás países, entre el 20% y el 30% de las niñas que viven en tugurios no asisten a la escuela. Las políticas y los programas educativos focalizados geográficamente son tan importantes como la vivienda para acrecentar los niveles de matriculación escolar de las niñas. Para subsanar esas situaciones, es necesario contar con sistemas educativos extraescolares flexibles.


Gráfico 6. Grupo de edades más jóvenes, como porcentaje del total de la población masculina y femenina, por lugar de
residencia urbana, en países seleccionados

Click here to enlarge image

Fuente: ONU-Hábitat. 2007. Base de datos de indicadores urbanos.


La adolescencia es la etapa en que la mayoría de los jóvenes inicia su actividad sexual. La falta de acceso a la información y a los servicios de salud sexual y reproductiva puede ocasionar embarazos no deseados y abortos riesgosos. El hecho de que los jóvenes, incluso en zonas urbanas, carezcan de suficiente información o servicios en materia de salud sexual y reproductiva es especialmente preocupante en la era de la pandemia del VIH/SIDA. Casi la mitad de las nuevas infecciones con el VIH ocurren entre jóvenes de 15 a 24 años de edad, en particular las niñas.(76)

El desempleo y el subempleo en las ciudades son motivos de profunda preocupación para los jóvenes que tratan de mantenerse a sí mismos y ayudar a sus familias ampliadas. Los jóvenes que viven en condiciones de pobreza urbana tienen más probabilidades de casarse precozmente, tener al menos un hijo y ser jefes de familia a edad temprana, lo cual requiere mayores recursos financieros.(77) Las mujeres jóvenes carentes de educación tienen más probabilidades de encontrar solamente trabajo temporal y en el sector informal.

10

PROTECCIÓN DE LA SALUD, REDUCCIÓN DE LA POBREZA

La Oficina del UNFPA en el Senegal, conjuntamente con la Fundación pro Naciones Unidas, apoya un proyecto para niñas adolescentes que combina servicios de salud reproductiva con educación para la vida y enseñanza de oficios, dentro del marco de las estrategias para la reducción de la pobreza. El UNFPA también apoya la detección voluntaria del VIH y servicios de asesoramiento en centros de consejería para jóvenes de zonas urbanas, donde los jóvenes corren mayor riesgo de entablar relaciones sexuales precoces, tener embarazos no deseados y contraer infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA. Las actividades de prevención se destinan a poblaciones como las de migrantes y camioneros, que pueden provocar riesgos para los jóvenes.


La frustración de los jóvenes varones cuando no pueden encontrar un empleo adecuado u obtener medios de vida productivos y dignos, contribuye a los comportamientos violentos en las calles o en el hogar. Las mujeres jóvenes y solteras que enfrentan un incierto futuro financiero pueden recurrir al matrimonio precoz o dedicarse a la prostitución para mantenerse a sí mismas y a sus hijos, aumentando así el riesgo de violencia sexual e infección con el VIH/SIDA.

Los programas que ofrecen enseñanza de oficios y consejería, y promueven el acceso al capital y el apoyo a las microempresas, pueden ayudar a los jóvenes a realizar su potencial económico. La capacidad de las ciudades para absorber la mano de obra juvenil será un factor determinante clave para el futuro éxito de las ciudades y sus habitantes.

La vida urbana acrecienta en gran medida el contacto de los jóvenes con las nuevas tecnologías, los medios de comunicación de masas y la cultura mundial. En la mayoría de los países en desarrollo, Internet es un fenómeno exclusivamente urbano, que podría utilizarse más eficazmente para capacitar a los jóvenes y vincularlos con posibles empleos.

PARTICIPACIÓN DE LOS JÓVENES EN LAS DECISIONES QUE AFECTAN A SU VIDA

Se reconoce cada vez más la importancia de involucrar a los jóvenes en la mejora de sus vecindarios. Los jóvenes tienen el derecho de que se los escuche en cuestiones que les atañen. También son expertos en su propio ámbito de vida, están en buenas condiciones no sólo de detectar los problemas que les afectan, sino también de proponer posibles soluciones. Internet, que ha multiplicado en gran medida la comunicación entre los jóvenes, podría transformarse en un importante instrumento para llegar a ellos y promover su efectiva participación en el gobierno de las ciudades.

El reconocimiento de la necesidad de involucrar a los jóvenes en el gobierno de las ciudades ha dado lugar a iniciativas como el movimiento de “Ciudades amigas de los niños� (una red flexible de gobiernos municipales comprometidos en involucrar a los niños en el proceso de mejorar las ciudades para que éstas sean más acogedoras para la infancia) y el programa “Crecer en las ciudades� (que ha apoyado a niños de vecindarios urbanos de bajos ingresos en todo el mundo para que puedan evaluar su entorno local y colaborar con los funcionarios locales a fin de mejorarlo).(78)

ENVEJECIMIENTO Y URBANIZACIÓN (79)

El número y la proporción de adultos mayores está creciendo en todo el mundo. La urbanización de los países en desarrollo concentrará una creciente proporción de personas de edad en zonas urbanas. En áfrica y Asia, este grupo de población sigue viviendo predominantemente en zonas rurales, pero se prevé que antes de 2020, esta proporción se revierta.(80)

Como en muchos países hay un limitado acceso a los servicios sociales, una alta incidencia de la pobreza y una baja cobertura de la seguridad social, el aumento del número de personas de edad pondrá a prueba la capacidad de los gobiernos nacionales y locales. En principio, las zonas urbanas ofrecen condiciones más favorables: mejores servicios de salud, servicios de atención de los enfermos en el hogar e instalaciones recreativas, así como mayor acceso a la información y a las nuevas tecnologías.(81) Además, las zonas urbanas favorecen la creación de asociaciones de la tercera edad, así como el desarrollo de servicios comunitarios de apoyo a los enfermos y los débiles.

11

PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN EL GOBIERNO LOCAL: EL EJEMPLO DE BARRA MANSA, BRASIL(1)

En la ciudad de Barra Mansa, más de 6.000 niños han participado en debates para mejorar su ciudad. Participan en asambleas vecinales, donde intercambian ideas sobre apremiantes cuestiones de actualidad y eligen delegados de distrito, quienes, a su vez, eligen niños como concejales municipales. Pueden participar todos los niños y niñas de entre 9 y 15 años de edad, quienes proponen candidatos y votan en las asambleas, pero sólo pueden ser elegidos los que asisten a la escuela. Esas iniciativas mejoran la calidad de las respuestas de los vecindarios a las prioridades de los niños y proporcionan a estos�tanto a los elegidos como a quienes se reúnen para hablar de las cuestiones que les preocupan�una auténtica oportunidad de aprender y adquirir aptitudes para una ciudadanía activa.


Sin embargo, para poder beneficiarse de esas ventajas teóricas es preciso que las personas de edad tengan seguridad económica, además de contar con sólidos sistemas de apoyo social, acceso a buenos sistemas de transporte y acceso sin trabas a los espacios urbanos, de forma gratuita.(82) En la mayoría de las ciudades del mundo en desarrollo, esas posibles ventajas quedan anuladas por la pobreza y las restricciones físicas o institucionales. Además, las personas de edad suelen ser invisibles y estar ‘perdidos’ en medio de otras prioridades. La urbanización tiende a erosionar las normas y valores socioculturales tradicionales y las redes sociales y estructuras de apoyo familiar que propician la atención a las personas de edad brindada por comunidades y familias.

Es preciso adoptar medidas en tres esferas principales: ayudar a las personas de edad a preservar su autonomía e independencia y prolongar su vida tanto como sea posible; proporcionar servicios de salud y otros servicios sociales, incluida la atención a largo plazo; y asegurar más altos niveles de seguridad económica mediante sistemas de protección social para quienes son más vulnerables en términos sociales y económicos.

Debe prestarse particular atención a la situación de las mujeres, que suelen carecer de ingresos regulares y empleo a jornada completa a lo largo de su vida laboral, y también tienden a vivir más tiempo, perdiendo por ende el apoyo del esposo. Asimismo, es más probable que hayan trabajado en el sector informal y, en consecuencia, no tienen derecho a pensiones ni a prestaciones de la seguridad social y tampoco han podido acumular ahorros. Además, dada la ausencia de protección por parte del Estado, lo probable es que la carga de la atención familiar a las personas de edad sea absorbida enteramente por las mujeres y las niñas.

Es preciso mejorar y actualizar los datos necesarios para el análisis y el seguimiento de estas cuestiones, entre ellas la confección de mapas sobre la distribución y la situación de las personas de edad y su segregación social y espacial.(83) Asimismo, será necesario adoptar nuevos enfoques a fin de maximizar los beneficios para el desarrollo generados por la urbanización y minimizar al mismo tiempo sus posibles efectos negativos sobre las personas de edad. En el siguiente Recuadro se ofrece un ejemplo de cómo se abordan los problemas del envejecimiento de la población en Asia.

12

ASIA SE PREOCUPA POR EL ENVEJECIMIENTO, PLANTEA PREGUNTAS Y PROPONE RESPUESTAS(1)

Hacia 2050, un 24% de la población de China tendrá 65 o más años de edad, en comparación con un 8% actualmente; del total, un 7% serán personas de 80 y más años de edad, en comparación con un 1% en la actualidad. Hoy las personas tienen vidas más prolongadas y menos hijos, gracias, en gran medida, a los avances tecnológicos. Pero no hay una respuesta técnica sencilla a la repentina aparición de un gran número de personas de edad . El envejecimiento de la población está ocurriendo rápidamente en los países en desarrollo y para hacer frente a esos desa�fíos, será necesario desplegar ingenio

En Asia, el envejecimiento es cada vez más un fenómeno urbano. Persiste la tradición de que los hijos sean el sostén de sus progenitores en la vejez, pero actualmente muchos jóvenes se han marchado del campo y viven en la ciudad. Cada vez es mayor el número de personas de edad que los siguen, en busca de medios de vida. No siempre los encuentran: en China, la ciudad de Wei Hai está edificando hogares para unas 10.000 ‘personas mayores abandonadas’, que carecen de apoyo directo de sus familias.

La adaptación para el futuro envejecimiento requiere creatividad organizativa. En Chennai, por ejemplo, donde la tasa de fecundidad total ya ha disminuido por debajo del nivel de reemplazo, la ciudad está cerrando diez clínicas de maternidad, capacitando nuevamente a su personal y reabriendo esas clínicas como establecimientos geriátricos.

El cambio de los sistemas organizativos también es parte de la respuesta en el Asia oriental y sudoriental, donde el envejecimiento está más avanzado. Wei Hai se está proponiendo como ubicación de un programa piloto en que se ampliará el mandato de la Junta Nacional de Planificación de la Familia para incluir a las personas de edad. Nuevas propuestas creativas como las mencionadas serán necesarias para prepararse a hacer frente a los desafíos del envejecimiento urbano.



CONTENTS