Introducción Introducción Capítulo 5 Capítulo 5
Capítulo 1 Capítulo 1 Notas Notas
Capítulo 3 Capítulo 2 Notas para las citas Notas para las citas
Capítulo 3 Capítulo 3 Notas para los recuadros Notas para los recuadros
Capítulo 4 Capítulo 4 Indicadores Indicadores
CAPÍTULO 1 Printer Friendly imprimir artículo
Chapter 1 Lo bueno, lo malo, y lo promisorio:
La migración en el siglo XXI

Un mundo en movimiento

Desiguales oportunidades en un mundo en proceso de globalización

Entre la espada y la pared: Migración irregular

Migración forzada: Refugiados y solicitantes de asilo

Sacar provecho de la esperanza: Migración internacional, remesas y desarrollo

¿Una carga o un beneficio? Efecto sobre los países de destino

La salud de los migrantes

Superar la diferencia: Vivir en medio de la diversidad


"Cada año, en camino hacia los Estados Unidos, miles de migrantes, al igual que este joven hondureño, atraviesan México clandestinamente en el techo y las paredes de trenes de carga" ©Don Bartletti / Los Angeles Times

Desde los albores mismos de la humanidad, los seres humanos han migrado. Los éxodos y las corrientes migratorias siempre han sido parte integrante, así como importante factor determinante, de la historia humana. Pero los desplazamientos intercontinentales de gran magnitud recién comenzaron en el siglo XVI, con la expansión de Europa y los asentamientos en las colonias(1). En los últimos dos siglos, la migración aumentó hasta un nivel sin precedentes, debido principalmente a la globalización de la actividad económica y sus efectos sobre la migración de la mano de obra(2). Si bien quienes se desplazan son, en su gran mayoría, migrantes internos (individuos o familias que migran dentro de su propio país), el número de migrantes internacionales(3) es de magnitud significativa.

Un mundo en movimiento

La migración internacional es un componente vital de la globalización en el mundo de hoy. Puede desempeñar un papel fundamental en la promoción del desarrollo y la reducción de la pobreza. Ofrece beneficios evidentes, que podrían ser realzados, y desventajas, que podrían ser minimizadas. No obstante, muchas cuestiones relativas a la migración son complejas y delicadas. La introducción de personas pertenecientes a una cultura en otra cultura diferente tiende a suscitar recelos, temores e incluso xenofobia. Varios incidentes de alta visibilidad en que participaron migrantes, así como muchos debates acalorados, han puesto en evidencia casos de "migración descarrilada". Los millones de casos de "migración bien encauzada"-de mujeres, hombres y jóvenes que se marchan de su lugar de origen y contribuyen tanto a su país de adopción como al de origen, mediante sus aptitudes, su trabajo y sus pagos de impuestos-quedan, por lo general, en el silencio.

En los últimos decenios hubo un pronunciado cambio en las características generales de la migración, a medida que los transportes y las comunicaciones fueron mejorando en un mundo cada vez más globalizado. Actualmente, todos los países están involucrados en los desplazamientos de personas, o bien como países de origen, o bien como países de tránsito o de destino. En los últimos 50 años, casi se ha duplicado el número de personas que viven fuera del país del que son oriundos; esa cantidad llegó a 191 millones en 2005(4). Actualmente, las mujeres constituyen casi la mitad de todos los migrantes y predominan en las corrientes migratorias hacia los países desarrollados (véase el Capítulo 2).

La migración puede ser voluntaria o forzada, aun cuando en realidad, la experiencia puede abarcar elementos de una y otra. Los migrantes, en su mayoría, se desplazan por razones de trabajo, de reunificación familiar o de matrimonio. La demanda de migrantes laborales (es decir, quienes buscan mejores oportunidades económicas en el extranjero) ha sido un importante factor en el aumento de la migración hacia los países desarrollados(5). Con respecto a este grupo, los expertos aluden al papel potencial de la migración en la promoción del desarrollo y la reducción de la pobreza, especialmente dados los notables efectos que tienen en los países de origen las remesas financieras y otros beneficios. En cambio, la migración forzada y la trata de seres humanos, son los aspectos que generan más vulnerabilidad atinentes a los desplazamientos internacionales, particularmente cuando afectan a mujeres y niños (véanse los Capítulos 3 y 4).

Pese a que muchos creen lo contrario, la proporción de migrantes internacionales ha permanecido a un nivel relativamente bajo en todo el mundo, pues ha aumentado sólo desde 2,5% del total de la población mundial en 1960 hasta 2,9% en 2000(6). No obstante, la migración neta constituye una creciente e importante proporción del crecimiento demográfico en las regiones desarrolladas: en el lapso 2000-2005, representó las tres cuartas partes(7). Si bien en las regiones en desarrollo la emigración no ha causado reducciones apreciables en el crecimiento de la población, en 48 países-en su mayoría, Estados pequeños o insulares-ha redundado en reducciones de más del 15%(8).

Actualmente, la cantidad de personas que viven fuera de su país natal es mayor que en cualquier otro momento de la historia. Si los migrantes internacionales residieran todos en un mismo lugar, equivaldrían a un país que ocuparía el quinto lugar entre los más populosos del mundo, después de China, la India, los Estados Unidos e Indonesia(9). Con todo, en realidad la migración se ha hecho más lenta: vale decir, la cantidad absoluta de nuevos migrantes internacionales ha disminuido desde 41 millones en el lapso 1975 a 1990 hasta 36 millones en el lapso 1990 a 2005(10). Parte de esa disminución puede atribuirse al menor número de refugiados.

Los países en desarrollo están experimentando una pronunciada reducción en la tasa de aumento de la inmigración, mientras que para los países desarrollados (excluida la ex Unión Soviética), esa tasa sigue elevándose: de los 36 millones de personas que migraron entre 1990 y 2005, 33 millones terminaron residiendo en países industrializados(11). Las tendencias ponen de manifiesto que actualmente, un 75% de todos los migrantes internacionales viven en sólo 28 países(12). Entre 1990 y 2005, un 75% del aumento ocurrió en sólo 17 países, mientras que en 72 países, la migración realmente disminuyó(13). En síntesis, la migración se concentra en un grupo relativamente pequeño de países: uno de cada cuatro migrantes reside en América del Norte y uno de cada tres, en Europa(14).



Gráfico 1: Estado de la ratificación de los instrumentos jurídicos internacionales relativos a la migración internacional

Click here to enlarge image

Fuente: Naciones Unidas 2006. Migración internacional y desarrollo: Informe del Secretario General (A/60/871).




CONTENTS