Printer Friendly Imprimir artículo


VIRUS SIN FRONTERAS

EdnaTal como lo muestra la historia de Edna, las migraciones juegan un papel crítico en la difusión del VIH. Diversos factores vinculan movilidad y VIH, incluyendo las condiciones en las que mucha gente migra, la pobreza, las desigualdades de género, la separación de sus familias y compañeros, y la ausencia de las normas socioculturales que guían las conductas de la gente en las comunidades estables.(2)

En Zambia, como en el resto de África del Sur, el VIH/SIDA es devastador. Las migraciones internas e internacionales exacerban la difusión de la enfermedad. Cientos de miles de hombres de la región se ganan la vida trabajando en las minas de Sudáfrica, donde pasan años alejados de sus familias. En esas condiciones, suelen practicar conductas sexuales inseguras. Tienen distintas compañeras, recurren a trabajadoras sexuales, y raramente usan condones (preservativos).

Las desigualdades de género y la falta de respeto por los derechos de mujeres y adolescentes aumentan los riesgos de contraer el virus. De los 6,2 millones de jóvenes que viven con VIH/SIDA en África al Sur del Sahara, tres de cada cuatro son mujeres.(3)

Las poblaciones móviles, como trabajadores emigrantes, trabajadoras sexuales, conductores de camiones, comerciantes, trabajadores ferroviarios y miembros del ejército están entre los grupos que enfrentan los mayores riesgos. Los conductores de camiones y comerciantes, por ejemplo, que transitan el llamado "Gran Corredor de El Cabo al Cairo", corren particular peligro de contraer el VIH. Los mapas muestran que los pueblos y ciudades de esa ruta son focos de gran incidencia de VIH. A lo largo del corredor, en paradas de camiones y campamentos provisorios, comunidades fronterizas y vecindarios de cuarteles militares, las mujeres pobres pueden recurrir al trabajo sexual comercial para pagar su subsistencia. Los hombres suelen compartir sus compañeras sexuales, incrementando la vulnerabilidad general al VIH.(4)

No sólo la migración ha ayudado a difundir el VIH/SIDA; hay investigaciones que muestran que la propia epidemia ha traído consigo una nueva forma de migración, la de los niños y jóvenes afectados con VIH/SIDA que se ven forzados a partir por la enfermedad o muerte de sus padres. En África del Sur, la región más afectada por el VIH/SIDA, alrededor de uno de cada diez niños ha perdido a sus padres.(5)

En la medida en que el ingresos dismuyen como consecuencia de la enfermedad o muerte de los familiares adultos, los niños y jóvenes se van a vivir con otros parientes. Pero pueden verse obligados a dejar la escuela para ganarse el sustento cuando esos parientes ya tienen demasiadas bocas que alimentar. Pueden incluso ser empujados a vivir en las calles. Las muchachas pueden ser obligadas a casarse. Algunos jóvenes parten para cuidar a un padre o pariente enfermo. Un buen número de ellos deben buscar los medios para sobrevivir, como cabezas de familia. Esos jóvenes que migran al extranjero no sólo dejan su entorno familiar y sus amigos sino que pueden, además, ignorar el idioma y la cultura de sus lugares de destino, lo cual afecta su sentido de pertenencia.

Los migrantes nacionales e internacionales necesitan acceder a un espectro completo de opciones de prevención del VIH, que incluye asesoramiento, exámenes y tratamientos para infecciones de transmisión sexual, condones accesibles e información sobre cómo enfrentar, reducir y eliminar el riesgo de infección.

En Asia, por ejemplo, otra región donde la pobreza empuja a los jóvenes a migrar, el UNFPA y la Unión Europea han lanzado la Iniciativa de Salud Reproductiva para los Jóvenes en Asia, para responder a estas necesidades. Bajo esta iniciativa, y en colaboración con la Federación Internacional de Planificación de la Familia, jóvenes migrantes empleados en fábricas y en trabajo sexual comercial en comunidades del "Triángulo Dorado" de las fronteras de Tailandia, Laos, Myanmar y China están empezando a disfrutar de un mayor acceso a servicios de salud reproductiva y sexual que incluyen prevención del VIH.(6)



CONTENTS