FUGA DE JÓVENES CEREBROS

BibiAunque ciertos países pueden alentar el éxodo de trabajadores especializados para recibir sus remesas, también están preocupados porque entregan a otros países sus profesionales, pensadores y empresarios mejor educados, sus líderes potenciales.

Pese a las remesas, cuando la proporción de trabajadores educados representa una parte sustancial de la población migrante, la migración suele representar una pérdida neta muy severa para el país de origen. Estos países no sólo pierden los servicios de profesionales competentes, sino también sus contribuciones a la productividad. Tampoco reciben el beneficio de su inversión en la educación de trabajadores altamente especializados.(1)

Bibi es una entre los miles de trabajadores de la salud formados en los países en vías de desarrollo que planean irse a Europa o Norteamérica en busca de un empleo bien pagado. Su proyecto de migrar no es excepcional: vive en una región que manda al extranjero una proporción importante de sus profesionales. De hecho, el Caribe tiene el mayor porcentaje mundial de migración de trabajadores especializados. Los últimos datos sobre emigración de personal capacitado en Suriname, muestran que casi la mitad abandonó el país entre 1965 y 2000.(2) A causa de esas migraciones, la fuerza de trabajo educada de Jamaica y Haití se ha reducido en un 85 por ciento.(3)

En ciertos países de ingresos medios, los gobiernos entrenan a jóvenes para que trabajen en el extranjero. Filipinas, por ejemplo, coloca enfermeras en países de la OCDE, como Estados Unidos o el Reino Unido, inmediatamente después de su graduación.(4)

Aunque representan una pequeña proporción de los migrantes, los trabajadores de la salud que parten constituyen una pérdida de recursos humanos irremplazable para los ya debilitados sistemas de salud de los países en vías de desarrollo. Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 23 por ciento de los médicos que estudiaron en diez países de África al Sur del Sahara están trabajando en ocho países de la OCDE, particularmente en países angloparlantes.(5) Al mismo tiempo, la epidemia de VIH/SIDA incrementó rápidamente la demanda de trabajadores de la salud en la región, no sólo por el aumento de trabajo que supone sino también por el impacto del VIH/SIDA en los propios trabajadores de la salud.

Mejores remuneraciones, condiciones de vida y seguridad en los países de destino, y falta de facilidades, incentivos de promoción y perspectivas en sus propios países, están entre las principales razones para migrar, según argumentaron médicos de Camerún, Sudáfrica, Uganda y Zimbabwe.(6)

Unos pocos países de origen están experimentando programas innovadores para enfrentar a algunas de las condiciones que producen migración. Ghana, por ejemplo, que perdió alrededor del 69 por ciento de los médicos y 19 por ciento de las enfermeras que estudiaron entre 1995 y 2002, ha adoptado un plan de acción de "ganancia de cerebros" que incluye incentivos tales como pago de horas extras, autos para los doctores y otras compensaciones no financieras. El plan ya ha dado resultados positivos entre los médicos.(7)

Filipinas también está tratando de recuperar a sus trabajadores de la salud tras un período de servicio en el extranjero. En 1995, el gobierno creó la Administración Filipina del Empleo en el Exterior, que desarrolla un programa de incentivos que incluye préstamos y becas de estudios para los trabajadores que regresan.(8)

Los países de destino también pueden contribuir a reducir el flujo de migrantes calificados absteniéndose de reclutarlos en países con escasez de trabajadores de la salud; los países de origen lo consideran una práctica éticamente correcta. Sudáfrica y el Reino Unido, por ejemplo, han firmado convenios para colaborar en programas de intercambio para trabajadores de la salud, acuerdos de colaboración entre instituciones, y licencias sabáticas para alentar los movimientos de corto plazo de los trabajadores de la salud entre los países de destino y de origen, con la expectativa de terminar con algunos de los factores que hacen que los trabajadores de la salud migren definitivamente.(9)