Printer Friendly Imprimir artículo


Proteger a los jóvenes migrantes

Este informe ha intentado reconstruir con sus propias palabras ciertos pasajes críticos de la vida de diez jóvenes. Sus testimonios cubren una amplia gama de los desafíos y oportunidades que enfrentan millones de mujeres y hombres jóvenes afectados por la migración internacional. Aunque sus historias son muy diversas, todas apuntan al deseo de cada ser humano de vivir una vida mejor.

Los jóvenes hacen su transición hacia la adultez con la esperanza de lograr una buena educación y un trabajo decente. Anhelan conseguir seguridad personal bajo el imperio de la ley. Cada año, millones de jóvenes dejan sus países para buscar estas condiciones.

Algunos jóvenes parten movidos por un sentido de aventura o para escapar de una tragedia personal o simplemente porque viajar es más fácil que lo que nunca ha sido. Pero la mayoría de las personas cuyas historias contamos habrían preferido quedarse en sus lugares. Asegurar que la migración sea voluntaria, garantizar que suceda en condiciones seguras y respetar tanto los derechos humanos como las fronteras nacionales es un desafío para todos los países.

ADAMA podría no haber dejado su país si hubiese habido suficientes empleos para los millones de jóvenes como él que ingresan cada año en el mercado laboral de los países en vías de desarrollo. Nadie debería dejar su país porque no le ofrece oportunidades laborales.

KAKENYA podría no haberse ido si su comunidad hubiese valorado la educación de las niñas y si el sistema educativo de su país le hubiera ofrecido las oportunidades que necesitaba. Mientras este informe entraba en imprenta, Kakenya recibió una beca para empezar a construir una escuela para niñas y una maternidad en su pueblo. Su sueño está empezando a realizarse.

BIBI no estaría pensando en empacar y partir si su país hubiera sido capaz de ofrecer a los trabajadores de la salud como ella sueldos decentes y mejores condiciones de trabajo.

EDNA se habría beneficiado de información sobre el VIH y servicios dirigidos a los grupos de riesgo, como los trabajadores migrantes masculinos y sus parientes. Los grupos de riesgo también incluyen a mujeres jóvenes que viven en la pobreza, casadas o no, trabajadoras sexuales y mujeres jóvenes en peligro de tener sexo transaccional. Estas jóvenes vulnerables deben poder protegerse de la infección con el VIH.

NATALIA y otras como ella se beneficiarían de intervenciones gubernamentales para combatir la violencia de género, para reconocer el tráfico como una violación de los derechos humanos, para ofrecer asistencia a las víctimas retornadas a través de programas de rehabilitación y para protegerlas de ser nuevamente traficadas. Los gobiernos deberían actuar contra los responsables del tráfico y unirse a otros países para impedirlo.

KHADIJA se beneficiaría de políticas y programas, para las familias inmigrantes y los ciudadanos de los países anfitriones, que promuevan la integración y la aceptación. La aceptación completa es un requisito de la cohesión y la armonía sociales, necesaria para maximizar la contribución de los migrantes a sus nuevas sociedades. Un liderazgo político eficaz y una cobertura mediática efectiva promueven una percepción positiva de los migrantes.

NORAIDA y millones de trabajadoras domésticas migrantes se beneficiarían de una regulación gubernamental de las agencias de empleo, por ejemplo a través de un contrato de trabajo normalizado que incluyera tareas, horarios de trabajo, descanso semanal y otros términos de empleo acordes con las normas laborales internacionales. Los países de origen también deberían asistir a las víctimas de abuso ofreciéndoles servicios en las embajadas y misiones diplomáticas, con acceso a ayuda legal, cuidado sanitario, consejería post-traumática y albergue.

RICHARD se habría beneficiado de una acción inmediata de la comunidad internacional para impedir los conflictos que lo envolvieron, o para mitigar al menos su impacto sobre los civiles. Instrumentos internacionales contemplan los derechos y las necesidades de los adolescentes afectados por la guerra. La Convención sobre los Derechos del Niño, por ejemplo, establece que los adolescentes no deben sufrir las brutales consecuencias de la guerra y que, cuando la guerra no puede ser evitada, deben recibir el cuidado y la protección que necesitan. Pero estos instrumentos sólo son efectivos si existe la voluntad política de sostenerlos. Los países deberían prestar más atención a la provisión de oportunidades educativas apropiadas y de servicios de salud reproductiva para los jóvenes desplazados por los conflictos armados y sus consecuencias. Deberían desarrollar programas con especificidades culturales y de género con la participación de los propios jóvenes. Se deberían hacer todos los esfuerzos para reunir a los jóvenes refugiados y desplazados con sus familias.

RAJINI aunque tiene que vivir separada de Unnikrishnan, seguirá recibiendo las remesas que le han dado el poder, como a tantas "esposas del Golfo", de manejar sus hogares e invertir en la educación y la salud de sus hijos. Muchas se beneficiarían de programas que enseñasen cómo manejar remesas e invertir los ahorros. Las remesas son importantes tanto para los países como para los individuos, y los gobiernos deberían considerar la posibilidad de rebajar las tasas para facilitar las transferencias.

FALCAO acaricia el deseo de tantos niños y adolescentes alrededor del mundo de alcanzar un futuro mejor a través de su talento deportivo. Pero los jóvenes talentosos también necesitan protección, por ejemplo de la explotación por agentes inescrupulosos. Los gobiernos nacionales y los cuerpos internacionales que gobiernan los deportes y el entretenimiento deben actuar para proteger los derechos y el bienestar de sus jóvenes trabajadores. Mientras tanto, jóvenes como Falcao seguirán inspirando los sueños de millones de niños y jóvenes de convertirse en ídolos del fútbol y encarar un futuro mejor.

Las mujeres y hombres jóvenes migrantes están cambiando la composición étnica de las comunidades a través del mundo. Ellos son el elemento más visible de la "cara humana de la globalización". Es probable que la migración continúe mientras haya demanda de fuerza de trabajo en los países de destino y condiciones económicas y sociales inestables en los países de origen.

La migración internacional es inseparable de la historia humana. Naciones enteras se han construido abriendo sus puertas al mundo. Muchos de los países actualmente más prósperos vieron partir a sus propios ciudadanos en tiempos de dificultades políticas o económicas. Pese a la larga experiencia acumulada, el manejo de las migraciones internacionales sigue siendo un desafío para todas las sociedades.

La migración ofrece grandes oportunidades tanto para los países de origen como para los países de destino, si se la maneja con políticas y programas que protejan los derechos humanos de los migrantes, desalienten la discriminación y la xenofobia y promuevan la integración de los migrantes en las sociedades anfitrionas.

En la medida en que cada vez hay más niños y jóvenes que migran solos, no como parte de sus familias, los países necesitan mejor información y análisis para guiar las respuestas y las políticas, y ayudarlos a adaptarse a las nuevas condiciones.

Estos y otros temas serán discutidos en el Diálogo de Alto Nivel dedicado a la Migración Internacional y el Desarrollo de las Naciones Unidas, en septiembre de 2006. El encuentro es una oportunidad para prestar a los jóvenes la atención que se merecen como una parte principal de los migrantes del mundo.



CONTENTS