UNFPA Logo

UNFPA - United Nations Population Fund

State of World Population 2005

www.unfpa.org

CAPÍTULO 9

© Maria Soderberg/Panos Pictures
Una mujer se quita su burqa en Kandahar (Afganistán).

Plan de campaña para alcanzar
los Objetivos de Desarrollo del
Milenio y continuar

-Empoderamiento de la mujer: elevación de las familias y los países por encima de la pobreza

-Empoderar a los jóvenes: los ODM y más adelante

-Acceso universal a la salud reproductiva: cumplir con los objetivos de El Cairo para alcanzar los ODM

-Derechos e igualdad: orientación de las políticas para la reducción de la pobreza

-Recursos: un modesto precio para la dignidad humana y la equidad

Derechos e igualdad: orientación de las políticas para la reducción de la pobreza


El Proyecto del Milenio recomienda una inmediata revisión de las estrategias y políticas nacionales para la reducción de la pobreza. Una medida fundamental es determinar cuáles son los grupos que tienen menos poder y menos capacidad para ejercer sus derechos. La eficaz participación de esos grupos en la búsqueda de soluciones a sus propios problemas es, a la vez, un derecho humano y un principio de programación racional y sostenible. Al imbuir la formulación de políticas en los principios de derechos humanos e igualdad entre hombres y mujeres puede contribuirse a formular estrategias eficaces para la vigencia progresiva de los derechos de los más pobres entre los pobres(30).

No obstante, aun cuando según el Proyecto del Milenio, aplicar un marco de derechos humanos a la formulación de políticas es "un requisito previo esencial para alcanzar todos los objetivos", en la práctica no hubo "ninguna acción sistemática" en ese sentido(31). Esto se confirma en las revisiones de los Documentos de Estrategia para la Reducción de la Pobreza (PRSP), que a partir de 1999 deben preparar los países sumamente endeudados que solicitan la mitigación de la deuda. Las entidades de la sociedad civil, inclusive grupos de mujeres y jóvenes, sólo han participado de manera limitada o ineficaz en la preparación de esos documentos(32), aun cuando los procesos participatorios constituyen la esencia misma de un enfoque basado en los derechos humanos y además, se ha comprobado que son el componente más importante para lograr PRSP "en pro de los pobres" que aborden las cuestiones de género(33). Los marcos nacionales y regionales de políticas, como la Nueva Alianza para el Desarrollo de África, prevén nuevas oportunidades para integrar la igualdad entre hombres y mujeres, el desarrollo de los jóvenes y la salud reproductiva en las estrategias para la reducción de la pobreza. Pero esos marcos con frecuencia han hecho caso omiso de los factores de género en las políticas macroeconómicas y laborales(34).


"Un [sistema de salud] también debe entenderse y abordarse como una institución social básica. Cuando lo caracterizan la negligencia, el abuso o la exclusión de algunos individuos o grupos, el sistema de salud contribuye en gran medida a la injusticia social. En cambio, el fortalecimiento de los sistemas de salud acrecienta el capital social dentro de la comunidad y propicia la vigencia de los derechos de los individuos".

- Proyecto del Milenio, de las Naciones Unidas


En una evaluación realizada por el Banco Mundial en 2002 se comprobó que en la mayoría de los PRSP, el análisis de género era en general débil(35), aun cuando estaba mejorando. El examen realizado por el UNFPA de los PRSP confirma la limitada y poco sistemática atención prestada a cuestiones de género, juventud, salud reproductiva y derechos humanos(36). La mitad de los PRSP no abordaban la relación entre pobreza y derechos humanos y muchos prestaron una atención superficial(37). Aun cuando el alcance y la profundidad varían(38), ahora se suele asignar a esas cuestiones mayor prioridad en los PRSP, lo cual ha de tener implicaciones positivas cuando se realice en 2005 la reunión mundial de seguimiento.

En el Proyecto del Milenio se recomienda que las instituciones nacionales de derechos humanos preparen "evaluaciones de derechos humanos" en el seguimiento de los ODM(39), y que se capacite a los agentes comunitarios de desarrollo para que promuevan la participación local, la igualdad entre hombres y mujeres y los derechos de las minorías (40). Esos agentes, utilizando sus conocimientos locales, también podrían contribuir a perfeccionar y aplicar enfoques con sensibilidad cultural. El PRSP de Rwanda, considerado un prominente ejemplo de la integración de la igualdad entre hombres y mujeres, involucró a grupos de mujeres desde un primer momento(41). Actualmente, se reconoce el éxito de esta estrategia: Una de las "soluciones de efectos rápidos" del Proyecto del Milenio, requiere que se faculte a las mujeres para desempeñar un papel central en la formulación y el seguimiento de las estrategias de reducción de la pobreza basadas en los ODM y en otros procesos de reforma normativa de importancia crítica, particularmente a nivel de los gobiernos locales(42)".

Los jóvenes, por carecer de poder político o económico, suelen recibir poca atención de los encargados de formular políticas. Si bien en todos los países en desarrollo constituyen una apreciable proporción de la población-y más aún en los países más pobres-los recursos reservados para ellos suelen ser limitados y asignarse ad hoc. Las políticas raramente consideran a los jóvenes como grupo específico que vive en la pobreza. Incluso cuando los PRSP han incluido expresamente a los jóvenes, son pocos los países que vincularon esas estrategias con sus presupuestos(43).

Al igual que una presupuestación sensible a las cuestiones de género puede fundamentar la formulación de políticas nacionales para los ODM, del mismo modo el análisis de los presupuestos desde la perspectiva de las necesidades de los jóvenes y la igualdad de género puede arrojar luz sobre prioridades relegadas e inversiones estratégicas postergadas. Costa Rica proporciona un modelo: vigila el porcentaje del PNB gastado en beneficio de niños y adolescentes, en educación, salud, abastecimiento de agua, albergue, nutrición, protección y recreación(44). En Camboya, el Ministerio de Educación, Juventud y Deportes proporciona otro buen ejemplo de compromiso institucional en pro de cuestiones de género. El Ministerio utiliza datos desagregados por género para abordar las inequidades por razones de género en su presupuesto, particularmente en lo concerniente a la educación de las niñas. Ha elaborado una estrategia para incorporar las cuestiones de género en las actividades principales y trata de aplicarla con un Comité donde están representados los niveles provincial, de distrito y de comuna(45).

38    |    LAS UTILIDADES DE INCORPORAR LAS CUESTIONES DE GÉNERO

Los escépticos han desvalorizado desde hace tiempo la incorporación de las cuestiones de género a las actividades principales de desarrollo. El informe "So What?" consideró 400 proyectos sobre salud reproductiva y VIH/SIDA ejecutados en todo el mundo. Sus conclusiones refutan la percepción común de que la incorporación de cuestiones de género es algo periférico. El informe muestra que al integrar las cuestiones de género se obtienen mejores resultados, en lo concerniente tanto a la salud reproductiva como a la equidad entre hombres y mujeres, y se ofrecen pruebas de lo que puede aportar la incorporación de cuestiones de género al seguimiento de los ODM. Los proyectos que incorporaron la perspectiva de género obtuvieron los siguientes resultados pertinentes a los ODM:

  • Cambios positivos en las relaciones entre hombres y mujeres y actitudes sociales más respetuosas hacia la mujer;


  • Mayor participación de las mujeres en la adopción de decisiones y las cuestiones políticas en la comunidad;


  • Mayor conocimiento por las mujeres de sus derechos jurídicos;


  • Mayores probabilidades de que las niñas sigan asistiendo a la escuela;


  • Menor violencia contra la mujer;


  • Mejor comunicación y apoyo mutuo entre hombres y mujeres respecto de la planificación de la familia, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual;/li>

  • Mayores conocimientos por los hombres de cuestiones atinentes a la atención de la salud de la mujer; y


  • Transformaciones en las actitudes acerca de compartir funciones y responsabilidades entre hombres y mujeres en lo tocante a la crianza de los hijos, el trabajo y las cuestiones de salud reproductiva.

Fuentes


Recursos: un modesto precio para la dignidad humana y la equidad >>
<< Acceso universal a la salud reproductiva: cumplir con los objetivos de El Cairo para alcanzar los ODM