UNFPA Logo

UNFPA - United Nations Population Fund

State of World Population 2005

www.unfpa.org

CAPÍTULO 8

© James Nachtwey/VII
Una mujer internamente desplazada atiende a su hijo enfermo en el hospital de Mornei, Darfur Occidental
(Sudán).

Las mujeres y los jóvenes en
situaciones de crisis humanitaria

-Después de una crisis: oportunidades para la equidad y la paz

-Un marco en evolución para los derechos humanos

-Participación de las mujeres e igualdad de género: hacia la recuperación

-Habilitar a los jóvenes tras el fin de las crisis

-Protección de la salud reproductiva y los derechos reproductivos en emergencias humanitarias

Participación de las mujeres e igualdad de género: hacia la recuperación


En la etapa inmediatamente posterior a un conflicto, la plena participación política de las mujeres puede mejorar la seguridad y la gobernabilidad y fomentar la reconciliación y el desarrollo socioeconómico. Como lo demuestra el modelo de Camboya (véase Recuadro 33), las mujeres que ocupan cargos políticos, colaborando con ministerios gubernamentales y grupos de mujeres, pueden señalar eficazmente a la atención las cuestiones de igualdad de género y desarrollo e impulsar las estrategias para la reducción de la pobreza. En Sudáfrica, por ejemplo, las mujeres parlamentarias y las líderes de la sociedad civil contribuyeron a la reforma del ejército después de la abolición del apartheid(24). El Gobierno designó a mujeres para ocupar altos puestos en el Ministerio de Defensa, ofreció capacitación en cuestiones de género a todos los funcionarios ministeriales e instituyó políticas de personal equitativas, inclusive la licencia de maternidad. El Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) ha trabajado en situaciones posteriores a conflictos para crear aptitudes en las mujeres líderes y alentar a las mujeres votantes a participar en el proceso político. En el Afganistán, en el proceso previo a las elecciones de 2004, el UNIFEM facilitó el primer foro público de su tipo sobre derechos de la mujer, congregando a mujeres activistas defensoras de los derechos, periodistas y candidatas presidenciales(25). El UNFPA apoyó estas acciones mediante la capacitación de mujeres líderes en cuestiones de género(26).

33    |    ADELANTOS DE LA IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES
              EN CAMBOYA

El período posterior a un conflicto puede ofrecer la oportunidad de promover la participación de la mujer, como parte de la reconstrucción nacional y el desarrollo. En Camboya, país que ha emergido después de 30 años de conflicto, las mujeres y las viudas de guerra son jefas de más de uno de cuatro hogares, que son también los más pobres. Actualmente, un 80% de la población femenina del país está en edad activa y tiene actividad económica: es la más alta participación femenina en la fuerza laboral registrada para cualquier país de la región. Hacer caso omiso de sus contribuciones conduciría a desaprovechar oportunidades de reducir la pobreza.

El Ministerio de Asuntos de la Mujer y varias organizaciones internacionales y no gubernamentales han sido decididos promotores de la igualdad de género. La Constitución de 1993 consagra la igualdad entre hombres y mujeres. El Gobierno de Camboya ha apoyado un marco jurídico en evolución que salvaguarda la igualdad entre hombres y mujeres en el matrimonio, la familia, el empleo y la propiedad de tierras. Asimismo, el Gobierno ha incorporado las cuestiones de género en las más importantes iniciativas de políticas, inclusive la Estrategia Nacional de Reducción de la Pobreza de 2002, los Objetivos Camboyanos de Desarrollo del Milenio de 2003, la Política Nacional de Desarrollo de 2003 y la Estrategia Rectangular de 2004 para el Crecimiento, el Empleo, la Eficiencia y la Equidad. En esta última se reconoce que "las mujeres son la columna vertebral de nuestra economía y nuestra sociedad" y se exhorta a "velar por la vigencia de los derechos de la mujer a participar activamente y en condiciones de igualdad en la construcción nacional". El Plan Nacional de Desarrollo Estratégico de 2005 define claramente la incorporación de las cuestiones de género en las actividades principales y el enfoque de los derechos humanos, como componentes estratégicos en todos los sectores. Están en curso planes para asignar prioridad a las mujeres casadas en las formulaciones de políticas, por reconocer su alta vulnerabilidad a la infección con el VIH. En el Plan nacional sobre los ODM se incluyeron como metas para 2005 la formulación de proyectos de ley sobre violencia doméstica y trata de seres humanos; Camboya fue el primer país del mundo que adoptó medidas de ese tipo.

El Ministerio de Asuntos de la Mujer movilizó alianzas con otros ministerios, con entidades de la sociedad civil y con donantes internacionales, para formular una estrategia integral de incorporación de las cuestiones de género en las actividades principales. Actualmente, se han establecido planes quinquenales, con funcionarios asignados a nivel central, provincial y comunal y coordinadores de cuestiones de género, además de grupos de trabajo técnico, incluidos en todos los ministerios gubernamentales. El Ministerio ha iniciado la capacitación de sus funcionarios en cuestiones de género y promueve políticas sensibles a las cuestiones de género para los funcionarios públicos. La presupuestación sensible a las cuestiones de género ha conducido al aumento en la financiación para proporcionar becas a las niñas, eliminar los costos escolares que deben sufragar las familias y convertir a las escuelas en lugares más acogedores para las niñas. La acciones para fortalecer el análisis sensible a las cuestiones de género de los datos para el plan nacional sobre ODM condujo a agregar nuevos indicadores para seguir la pista a los progresos en la participación política de las mujeres, su educación, su salud y su empleo, así como a la violencia contra la mujer.

Esas medidas han posibilitado que Camboya promueva la igualdad entre hombres y mujeres y también avance hacia el logro de otros ODM. En ciertos grupos han disminuido las tasas de mortalidad derivada de la maternidad, fecundidad y prevalencia del VIH. En zonas rurales y remotas, ha aumentado la matriculación escolar primaria y secundaria y también ha aumentado el número de mujeres que estudian en universidades e institutos de enseñanza superior. Hay mujeres líderes que contribuyen a la buena administración pública y a la reducción de la pobreza, mediante el establecimiento de alianzas entre el Gobierno y la sociedad civil, la promoción de la resolución de controversias locales por medios pacíficos y la cooperación entre distintos partidos. Si bien muchos problemas persisten, Camboya ofrece un preclaro ejemplo de cómo la incorporación integral y sostenida de las cuestiones de género en las actividades principales de desarrollo puede mejorar las vidas de sus ciudadanos. Fuentes


Las mujeres también tienen un destacado papel que desempeñar en la promoción de la justicia y la reconciliación. A escala internacional, la designación de juezas ha propiciado considerables adelantos. Por ejemplo, en cada uno de los casos que tramitaron ante el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en que se impusieron estrictas sanciones por delitos sexuales (a hombres y a mujeres), una jueza presidió las actuaciones(27). En Sierra Leona, un equipo de tareas de mujeres participó en la formulación de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, y en la creación de una dependencia especial encargada de investigar delitos de guerra (28). En Rwanda, a nivel local, el UNIFEM apoya el sistema de justicia comunitaria posterior al genocidio, denominado gacaca, y ha capacitado a 100 jueces en los conceptos de género, justicia, reconciliación y establecimiento de la paz(29).

Muchas organizaciones internacionales reconocen que apoyar a las mujeres es una manera eficaz de ayudar sus comunidades a recuperarse después de crisis. En las zona afectadas por guerras y desastres en la República Islámica del Irán, el Gobierno, con el apoyo técnico del UNFPA, estableció un amplio programa de ayuda a mujeres que son jefas de hogar. El programa abarca apoyo para comenzar proyectos que generen ingresos, además de capacitación en alfabetización, adquisición de aptitudes para la vida y salud reproductiva(30). En Sierra Leona, el Movimiento de Mujeres en Crisis ayuda a las jóvenes sexualmente explotadas o que corren riesgo de dedicarse a "relaciones sexuales para sobrevivir" a cambio de productos de primera necesidad. Imparte enseñanza de oficios, asesoramiento psicosocial, atención de la salud y servicios para prevenir las infecciones de transmisión sexual(31)

34    |    RWANDA: EL ACCESO AL PODER PASA POR LAS URNAS

En las elecciones parlamentarias de 2003, las mujeres obtuvieron un 49% de los escaños de la Cámara de Representantes y un 34% del Senado. Actualmente, Rwanda cuenta con la más alta proporción del mundo de mujeres parlamentarias. En las elecciones a nivel de distrito celebradas en 2001, el Gobierno estableció una técnica de "voto triple": cada votante escoge un candidato general, una mujer candidata y un joven candidato. Un experto señaló: "Este sistema, no sólo reservó escaños para mujeres y para jóvenes, sino que también estipuló que todo el electorado debía votar por mujeres". El Foro de Mujeres Parlamentarias, integrado por mujeres pertenecientes a los grupos étnicos hutu y tutsi, fue el primer comité político del Parlamento rwandés cuyos miembros provenían de distintos partidos. Las mujeres líderes realizaron programas de reconciliación a escala nacional y local, redactaron una nueva Constitución y promovieron activamente la transparencia y la rendición de cuentas en todos los niveles del Gobierno. Fuentes


Habilitar a los jóvenes tras el fin de las crisis >>
<< Un marco en evolución para los derechos humanos