UNFPA Logo

UNFPA - United Nations Population Fund

State of World Population 2005

www.unfpa.org

CAPÍTULO 7

© Marie Dorigny/UNFPA
Una aldeana con el rostro cubierto en el poblado de Tigray (Etiopía).

Violencia por motivos de género:
un precio demasiado alto

-La magnitud y las múltiples variantes de la violencia por motivos de género

-La violencia contra la mujer y los ODM

-Movilización para imponer la "Tolerancia nula"

-Las hombres forman equipos para eliminar la violencia contra la mujer

Movilización para imponer la "Tolerancia nula"


Durante varios decenios, los promotores de derechos de la mujer y los organismos internacionales, entre ellos el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), han trabajado para promover una cultura de tolerancia nula de la violencia contra la mujer. Va en aumento el número de comunidades, coaliciones y países que se están movilizando en torno a esta causa.

Unos 25 países han puesto en práctica su compromiso, formulando planes nacionales de acción sobre la eliminación de la violencia contra la mujer(64). Muchos países también están adoptando leyes sobre diversas modalidades de la violencia por motivos de género. Por ejemplo, en 2004 Túnez configuró como delito el acoso sexual. En el Níger, una ley de 2003 define la violación y el acoso sexual y prohíbe toda forma de esclavitud de mujeres y niñas(65). Una ley promulgada en 2003 en Kirguistán fue resultado de una iniciativa de organizaciones no gubernamentales, que recopilaron 30.000 firmas en un esfuerzo comunitario sin precedentes para promover la legislación contra la violencia. En Jordania, se ha eliminado la impunidad de los asesinatos "para preservar la honra". Aumentó el número de países que han configurado como delito la violación dentro del matrimonio(66).

La violencia por motivos de género es un problema de múltiples dimensiones que requiere una respuesta polifacética. En la India, los Centros de Asesoramiento de la Familia, establecidos por el Departamento de policía del estado de Madhya Pradesh y apoyados por el UNFPA, proporcionan asesoramiento psicosocial y servicios jurídicos en casos de violencia relacionados con dotes, acoso por parientes políticos, matrimonio en la infancia, violación y abuso(67). Asimismo, el UNFPA ha colaborado estrechamente con la Red de Mujeres Ministras y Parlamentarias Africanas para aumentar la escala de sus acciones nacionales de promoción de leyes más firmes y de aplicación más estricta(68). En Kenya, los servicios de asesoramiento psicosocial ayudan a las niñas que escapan de su hogar para no ser sometidas a mutilación o corte genitales o matrimonio forzado, a regresar a sus hogares sin riesgo(69). China ha preparado un manual sobre violencia doméstica para trabajadores sociales(70). Es imprescindible difundir información jurídica en un lenguaje fácilmente comprensible, para velar por que las comunidades, las mujeres y los posibles perpetradores-especialmente los analfabetos, pobres o de distintos ámbitos lingüísticos-estén informados de los derechos y las sanciones que estipula la ley.

En Honduras, casi una de cada seis mujeres mayores de 14 años informa de que ha sido víctima de violencia física. En virtud de una iniciativa sin precedentes, se está impartiendo capacitación a oficiales de policía para que tengan mayor sensibilidad de género cuando intervienen en casos de violencia doméstica. La alianza involucra al Ministerio de Seguridad, la policía nacional, el Instituto Nacional de Asuntos de la Mujer y el UNFPA y ha alcanzado su objetivo de capacitar a todos los egresados del Instituto Nacional de Policía, unos 1.500 por año. El currículo sobre violencia por motivos de género forma parte ahora de los programas regulares de capacitación policial. En 2004, en la conferencia regional convocada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre buena administración pública e igualdad entre hombres y mujeres, se reconoció esa iniciativa como una de las "mejores prácticas" y se la encomió como segundo logro, por orden de importancia, de la administración del Presidente, según su informe anual. Desde el comienzo del proyecto en 2002, aumentó sustancialmente el número de casos de violencia doméstica denunciados a las autoridades. Esto fue resultado de la colaboración de muchas otras organizaciones e instituciones que se movilizaron para abordar esta cuestión. A escala regional, el Consejo de Asuntos de Género de la Comisión de Jefes de Policía de Centroamérica y el Caribe, con el apoyo del UNFPA, continúa su labor para mejorar la respuesta a la violencia contra la mujer mediante cursos y protocolos de sensibilización en cuestiones de género.

32    |    CAMPAÑA CONTRA EL TURISMO SEXUAL Y LA EXPLOTACIÓN SEXUAL
              EN PANAMÁ

Con el apoyo del UNFPA, el 25 de noviembre de 2004, Día Internacional para Eliminar la Violencia contra la Mujer, la Dirección Nacional de la Mujer, de Panamá, emprendió una campaña masiva en los medios de difusión contra la explotación sexual. La campaña estaba dirigida al público en general, a los funcionarios gubernamentales, a los medios de difusión y a los turistas y dio a publicidad la Ley sobre turismo sexual aprobada en el año 2000. Difundió mensajes radiofónicos de personas célebres, distribuyó carteles en tiendas de los vecindarios, los cibercafés, hoteles y casinos, y ofreció juego de documentos informativos a funcionarios ejecutivos gubernamentales y periodistas. En presencia de los medios de difusión, la Primera dama y altos funcionarios entregaron a los turistas en el Aeropuerto Nacional tarjetas postales de promoción del turismo sin riesgo, en lugar del turismo sexual.


CAMPAÑAS NACIONALES: "RESULTADOS POSITIVOS RÁPIDOS". Las campañas nacionales contra la violencia por motivos de género figuran entre las soluciones para obtener "resultados positivos rápidos" recomendadas por el Proyecto del Milenio, de las Naciones Unidas. Se trata de iniciativas relativamente poco costosas, pero de grandes efectos, que, según se espera, han de arrojar beneficios de desarrollo al cabo de tres años(71). En algunos países, ya comenzaron las acciones. Por ejemplo, en 2004 se inició en Turquía, con el apoyo del UNFPA, la campaña "Eliminación de la violencia contra la mujer". El Gobierno captó la colaboración de personas célebres y atletas, que aparecieron en anuncios de utilidad pública difundidos por 15 canales de televisión. Se produjeron camisetas de la Federación de Fútbol de Turquía con lemas de lucha contra la violencia y los líderes religiosos aludieron al tema durante las plegarias del viernes en todas las mezquitas. Las entidades del sector privado participaron en la campaña, como patrocinadoras y como paladines de la causa(72). En América Latina y el Caribe, una campaña interinstitucional de las Naciones Unidas se logró gracias a un progreso sostenido sobre el tema (véase el Recuadro 29) y reforzó otras acciones. Tailandia emprendió su campaña "Amor y paz en el hogar"(73). En Burundi, el UNFPA ha desempeñado un papel prominente en una campaña nacional que combate la violencia sexual contra la mujer, y ha patrocinado investigaciones sobre la magnitud de la violencia sexual entre poblaciones desplazadas. En 2004, gracias a la campaña el número de mujeres víctimas de violencia sexual que solicitaron servicios en los centros de ONG apoyados por el UNFPA aumentó en 53%. Los centros también ofrecen asistencia jurídica a mujeres víctimas de violación, por conducto de la Asociación de Mujeres Abogadas de Burundi y la Liga ITEKA de Derechos Humanos.

Las hombres forman equipos para eliminar la violencia contra la mujer >>
<< La violencia contra la mujer y los ODM