UNFPA Logo

UNFPA - United Nations Population Fund

State of World Population 2005

www.unfpa.org

CAPÍTULO 6

© David Alan Haviv/VII
Un hombre muestra orgullosamente su hijito a los visitantes en una aldea de la isla Chacahua (México).

Alianzas con adolescentes
varones y hombres

-Papel del hombre en el logro de los Objetivos de Desarollo del Milenio

-El efecto sobre los hombres de los papeles de género

-Para llegar a los niños varones y los hombres

-Reinterpretación de la masculinidad

-Los años formativos

-Aceleración del progreso

Reinterpretación de la masculinidad


Las presiones sociales que requieren un desempeño y los "códigos de honor" con los cuales van criándose los niños varones y los hombres pueden alentarlos a competir, recurrir a la violencia o asumir riesgos sexuales para demostrar su "hombría"(29). Dado que se les enseña a reprimir sus temores y sus emociones, tal vez tropiecen con dificultades para revelar sus verdaderos sentimientos y preocupaciones. Aun cuando esas normas suelen ser rígidas y limitantes, no son estáticas. Es posible cultivar alternativas positivas(30). La noción de fortaleza, por ejemplo, puede conducir a un comportamiento violento, pero también puede expresarse en resistencia contra la presión de los demás jóvenes o en protección a sí mismo y a los seres queridos. A veces, la manera de presentar el mensaje puede significar una enorme diferencia. En varios países de América Latina, cuando se les dijo a los hombres jóvenes que tenían derecho a involucrarse en las vidas de sus hijos, esto tuvo efectos positivos, mientras que cuando se presentó su participación como una obligación, el efecto fue el opuesto(31).

La investigación muestra que, en todas las partes del mundo, muchos hombres expresan su interés en apoyar la salud reproductiva de sus compañeras y participar más en ella. Pero cuando hay una retroinformación negativa por parte de otros hombres, miembros de la familia o empleadores, y los proveedores de servicios de salud se resisten, esto puede impedir que los hombres lleven a la práctica su interés(32). Tal vez estén incómodos con rígidas normas de género, pero no pueden cuestionarlas por sí mismos, sin el apoyo de otros hombres y de un ámbito social propicio.

Algunos programas han mostrado que cuando se les da oportunidad y se los alienta, los hombres se motivan para adoptar actitudes y comportamientos más equitativos y saludables(33). Por ejemplo, en virtud de un Proyecto de salud reproductiva, educativa y comunitaria patrocinado por el UNFPA en Uganda, realizado en colaboración con la Asociación de Ancianos Sabiny, varios jóvenes espontáneamente formaron grupos de presión para oponerse a la mutilación o corte genital femenino(34). En Malawi, en la Asociación Nacional de Personas que Viven con el VIH/SIDA, 9 de cada 10 miembros varones confesaron que no habían podido revelar a sus esposas que estaban infectados con el VIH. Tras el establecimiento de grupos de apoyo para jóvenes parejas, un 65% de los jóvenes varones que anteriormente no podían admitir que estaban infectados con el VIH, trajeron a sus esposas(35). También en Malawi, la Red de Hombres en pro de la Igualdad entre Hombres y Mujeres patrocina clubes masculinos conde se crea conciencia sobre cuestiones de igualdad entre hombres y mujeres. Viet Nam ha ingresado en la esfera de las responsabilidades domésticas compartidas, con una campaña cuyo lema es: "Si usted comparte las tareas domésticas con las mujeres, se duplicará su felicidad"(36).

El proyecto ReproSalud, ejecutado por el Movimiento Manuela Ramos en el Perú, capacitó a educadores masculinos para ayudar a los hombres de comunidades pobres e indígenas a pensar críticamente acerca de las normas de género y la salud reproductiva. Sus talleres demostraron que los hombres valoran la oportunidad de hablar de la violencia, el alcoholismo, la sexualidad, la paternidad, y la posibilidad de vivir de manera diferente (37). Además, se observaron cambios sustanciales en los comportamientos. Los servicios locales de salud informaron sobre aumentos notables en el número de usuarios. Por ejemplo, al cabo de un año, en un hospital cercano hubo un aumento del 400% en las visitas para planificación de la familia. Los miembros de la comunidad estaban muy contentos acerca de los cambios promovidos por esta iniciativa.


Yo seré un esposo diferente [de la forma en que mi padre fue un esposo]. Yo compartiré las tareas domésticas, apoyaré a mi esposa fuera del hogar, y le daré libertad. No la tendré sujeta"

- Víctor, 25 años, miembro del grupo del proyecto de Concienciación de adolescentes varones, Nigeria


El programa Los Hombres como Aliados, iniciado por EngenderHealth en Sudáfrica, trata de frenar la transmisión del VIH mediante talleres, diálogos en programas radiofónicos y en la Internet, que posibilitan francos intercambios de ideas entre hombres y mujeres acerca de las normas y las relaciones de género. Con frecuencia, los hombres facilitan talleres, motivados por su propia experiencia de violencia doméstica y SIDA, y convencidos de la necesidad de cambiar. EngenderHealth, que inició el programa, ahora lo ha ampliado mediante alianzas con otros grupos, entre ellos el Foro de Hombres Sudafricanos, y mediante otro componente centrado en los hombres jóvenes(38).

Los años formativos >>
<< Para llegar a los niños varones y los hombres