UNFPA Logo

UNFPA - United Nations Population Fund

State of World Population 2005

www.unfpa.org

CAPÍTULO 6

© David Alan Haviv/VII
Un hombre muestra orgullosamente su hijito a los visitantes en una aldea de la isla Chacahua (México).

Alianzas con adolescentes
varones y hombres

-Papel del hombre en el logro de los Objetivos de Desarollo del Milenio

-El efecto sobre los hombres de los papeles de género

-Para llegar a los niños varones y los hombres

-Reinterpretación de la masculinidad

-Los años formativos

-Aceleración del progreso

Para llegar a los niños varones y los hombres


Estimulados inicialmente por la exhortación de la CIPD a involucrar a los hombres y seguidamente, por la urgencia de la epidemia de SIDA, muchos proyectos innovadores han tratado de llegar a los hombres en bares y prostíbulos, en barberías y paradas de camiones, en canchas deportivas y centros de la juventud, en cuarteles militares y academias de policía, en mezquitas e iglesias y en aulas y clínicas.

Esos proyectos han abordado a los hombres en sus papeles de hijos, padres, esposos, compañeros sexuales, mentores, educadores, proveedores de servicios de salud, periodistas y encargados de formular políticas. Se han servido de libros de historietas, música "rap", sitios en la Internet y líneas telefónicas de emergencia, jóvenes educadores de otros jóvenes, consejeros de grupo, juegos, producciones teatrales, programas de radio y de entrevistas. Varios países se están dirigiendo cada vez más a los hombres en su función de padres(22). Dado que los hombres son más propensos a escuchar a otros hombres, los proyectos han captado a respetados miembros de la comunidad, desde funcionarios políticos de alto nivel hasta líderes religiosos. En la Arabia Saudita, los imanes han prohibido que los padres obliguen a sus hijas a contraer matrimonio; en Camboya, los monjes tradicionales se han pronunciado acerca de la prevención del VIH; y en el Brasil, funcionarios nacionales y estatales han alentado a los hombres a que contribuyan a eliminar la violencia contra la mujer(23). En 2005, el UNFPA organizó una conferencia regional de asociaciones islámicas de 17 países africanos. Los imanes y otros líderes religiosos adoptaron una declaración en que exhortan a promover los derechos de la mujer y la salud reproductiva como "indispensables" para salvar las vidas de nuestras hermanas e hijas y reducir la pobreza en África"(24).


"Si ustedes presentan la imagen de un servicio de salud como atención maternoinfantil, es obvio que un hombre no lo utilizará. El hombre se dice a sí mismo, ¿Voy a ir a un servicio destinado a mujeres? Yo no estoy embarazado. Es obvio que no acudirán a los servicios".

- Un encuestado en el estudio sobre las perspectivas masculinas realizado en Nicaragua con el patrocinio del UNFPA


Esas diversas acciones reflejaron diversos enfoques de la colaboración con los hombres(25). El enfoque más común, que fue también el inicial, es centrarse en los hombres como clientes y tratar de que los servicios de salud reproductiva y la información al respecto sean más accesibles y atrayentes para ellos(26). Esto incluye superar la idea de que la salud reproductiva es cuestión de mujeres y el hecho de que los servicios suelen estar diseñados para las mujeres o son utilizados principalmente por ellas. Con frecuencia, los hombres manifiestan que los avergüenza ir en procura de servicios de salud y lo probable es que lo hagan sólo como último recurso(27).

El enfoque de los hombres como aliados reconoce la influencia de los hombres sobre las opciones y decisiones en materia de salud reproductiva(28) y alienta a hombres y mujeres a abordar conjuntamente cuestiones como anticoncepción, planes de emergencia para el trabajo de parto y el parto, detección voluntaria del VIH y asesoramiento voluntario al respecto, y asesoramiento posterior al aborto. Este enfoque tal vez exceda el ámbito de la salud reproductiva para involucrar a los hombres en cuestiones más amplias, como la violencia por motivos de género y la mutilación o corte genital femenino.

Un tercer enfoque, que destaca a los hombres como agentes de cambio positivo, involucra más plenamente a los hombres en la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres y el cambio social. Ofrece a los hombres oportunidades de reflexionar sobre su propia historia y sus propias experiencias, cuestionar las actitudes en materia de género y reconocer que las inequidades de género perjudican a sus compañeras y los perjudican a ellos mismos.

Los programas que tratan de involucrar más eficazmente a los hombres enfrentan un dilema en cuestiones éticas y de derechos humanos. Los programas que hacen caso omiso de los desequilibrios de poder existentes entre hombres y mujeres tal vez tengan la involuntaria consecuencia de reforzar la falta de equidad y el control del hombre sobre la adopción de decisiones por la mujer. Esta cuestión es especialmente crítica en materia de salud reproductiva. Por esa razón, al formular políticas y programas, es necesario contar con un enfoque explícito que responda a las cuestiones de género.

Reinterpretación de la masculinidad >>
<< El efecto sobre los hombres de los papeles de género