UNFPA Logo

UNFPA - United Nations Population Fund

State of World Population 2005

www.unfpa.org

CAPÍTULO 5

© Tim Dirven/Panos Pictures
Joven madre afgana y su hijito desnutrido esperan en un centro de nutrición dirigido por Médecins sans
frontières.

La travesía sin mapas:
adolescentes, pobreza y género

-Adolescencia: oportunidades y riesgos

-Salud reproductiva en las vidas de los adolescentes y la juventud

-Los jóvenes y el VIH/SIDA

-Matrimonio en la infancia

-Los jóvenes y el empleo

Los jóvenes y el empleo


Una de las metas de los ODM es ampliar el acceso de los jóvenes al trabajo "decoroso y productivo"(96). Dado que de los desempleados del mundo, la mitad tiene entre 15 y 24 años de edad, el reto es considerable(97). Esto ocurre especialmente en los países pobres de Asia, África al sur del Sahara y el Oriente Medio, donde las poblaciones de jóvenes siguen en aumento(98). Las más altas tasas de desempleo de jóvenes se registran en África al sur del Sahara, la región más pobre(99). Cuando los jóvenes encuentran trabajo, muchos quedan atrapados en empleos con bajos salarios y pocas oportunidades de adquirir conocimientos prácticos. Esos empleos, en su mayoría, están en la economía paralela o no estructurada (informal), donde la remuneración es demasiado baja para poder superar la pobreza(100). Si bien las jóvenes mujeres han ingresado en grandes cantidades a la fuerza laboral en los últimos 30 años, en todas las regiones en desarrollo sus tasas de desempleo son mayores que las de los varones de la misma edad, salvo en el Asia oriental y en África al sur del Sahara(101).


"Me casé cuando tenía 12 años de edad y tuve un hijo dos años después. Tuve muchos problemas porque era muy joven. Yo no quería casarme".

- Bangladesh

"Fui prometida en matrimonio a un hombre antes de cumplir 10 años.Cuando llegó el momento de la boda, me entregaron a la familia de mi esposo y cuando lo vi, me percaté de que era más viejo que mi papá".

- Burkina Faso

De "Too Brief a Child: Voices of Married Adolescents" (videofilme).


NIÑOS Y ADOLESCENTES QUE TRABAJAN-SE ESFUERZAN Y SON EXPLOTADOS. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomienda una edad mínima de 16 años para poder trabajar, pero admite que esto no es siempre posible en ámbitos rurales, donde la supervivencia económica de la familia depende del trabajo de sus miembros más jóvenes (102). En el año 2000, había unos 352 millones de niños y adolescentes de entre 5 y 17 años de edad que participaban en actividades económicas y de ellos, 171 millones trabajaban en condiciones peligrosas(103). En Etiopía, casi la mitad de los niños de 10 a 14 años de edad tienen actividad económica y en Bangladesh, más de una tercera parte(104). El SIDA es una importante causa del aumento del trabajo infantil en África al sur del Sahara, donde un 29% de los niños de entre 5 y 14 años de edad trabajan, la mayor proporción en todo el mundo. La mayoría de esos jóvenes trabajadores han perdido a uno o ambos progenitores debido al SIDA(105).

En muchos países en desarrollo, se envían a las niñas y las jóvenes a trabajar en hogares que están en posición económica más holgada, a fin de suplementar el ingreso de la familia. Se deniega a esas niñas, en su mayoría, una educación, una remuneración equitativa y unas condiciones de trabajo decorosas. Muchas corren riesgo de abuso sexual y malos tratos físicos, así como de ser objeto de trata dentro de su propio país o a través de las fronteras(106). El UNICEF estima que en el Asia meridional hay cinco millones de trabajadoras domésticas; en la India, la proporción es de aproximadamente una de cada cinco niñas menores de 14 años y en Dhaka (Bangladesh) solamente, hay 300.000 en esas condiciones(107).

MÁS TRABAJO DECOROSO. Se está prestando cada vez mayor atención al empleo de los jóvenes. En 2002 se emprendió la campaña de Youth Employment Summit (YES), con el apoyo del UNFPA y varios aliados. La campaña trata de fomentar las aptitudes empresariales y las oportunidades de autoempleo de los jóvenes. Hay redes nacionales en 60 países que están formulando estrategias, con apoyo internacional, y la Red de Empleo de la Juventud, una alianza con el Banco Mundial, la OIT y las Naciones Unidas, está prestando asistencia a diez países beneficiarios para que formulen planes de acción tendientes al empleo de la juventud(108).

Aprovechar las energías, el potencial y las aptitudes cívicas de las personas jóvenes representa una oportunidad invaluable para propiciar la creación de promotores de la igualdad entre hombres y mujeres y del desarrollo socioeconómico. Las repercusiones socioeconómicas, en materia de seguridad nacional y demografía, de no efectuar inversiones en las personas jóvenes, son de gran magnitud. Las políticas que elaboren al respecto los países y la comunidad internacional beneficiarán no sólo a esta generación, sino a la siguiente ola de niños que entrarán en la adolescencia en 2015.

6 Alianzas con adolescentes varones y hombres >>
<< Matrimonio en la infancia